Yioset de la Cruz, alcalde de Hialeah Gardens. “Hay que emprender una embestida final y total, contra el régimen”

Written by Germán Acero

1 de agosto de 2023

POR GERMÁN ACERO E.  

Exclusiva para LIBRE

El alcalde la ciudad de Hialeah Gardens, Yioset de La Cruz, se mostró partidario de que “hay que empujar duro una embestida final contra el régimen comunista de Cuba, a fin de que la revolución no se perpetúe en el poder de la isla”.

“Se han dado muestras fehacientes de que el pueblo, en un momento dado, puede presionar con protestas fuertes que pueden conducir a abrir los caminos de libertad en Cuba, como las pasadas manifestaciones del 11J”, añadió.

“Las manifestaciones contra el régimen castrista que ocurrieron en varias ciudades y pueblos de Cuba los días 11 y, más diluidas, el 12 de julio, no acabaron con la Revolución, pero sentaron un precedente de la inconformidad social”, dijo.

“Fue una respuesta clara contra esa revolución de que el pueblo, al final, no está dispuesto a soportar más vejámenes y arbitrariedades en la isla, de la que cada día salen más y más cubanos golpeados por el comunismo”, agregó.

“Y todo esto sí constituye un avance considerable sobre su deterioro y final destitución de los dictadores que están viendo que fracasaron en su intento de seguir manteniendo subyugado a todo un pueblo”, reiteró.

“Luego de 62 años de progresivo empobrecimiento, el pueblo cubano, estimulado por el caos en que se encuentra la isla, sin alimentos, con la incertidumbre del coronavirus y el deterioro de todas las instituciones, sin trabajo y escasez de vacunas y alimentos, ha perdido el miedo”, aseguró. 

“A corto plazo, las cosas tendrán que cambiar. Al menos Raúl Castro dijo que no va a ser candidato en 2018, así que entrará una nueva generación, que tal vez no comulgue con este modo político, obligando a un cambio inmediato de poder”, sostuvo.

“El partido sigue teniendo la falta de control, y ellos piensan que pueden abrir la economía, pero con un modelo como el chino, en el que el régimen político se mantenga cerrado, lo cual no tiene ni pies ni cabeza”, aseguró.

“Ellos están equivocados porque su política de satisfacer muchas de las postergadas aspiraciones de crecimiento económico de la población, no han dado resultado alguno, porque no hay líderes que puedan conducir a un cambio positivo”, añadió.

“Ahora, a su vez, eso conlleva a la exclusión de otros sectores, como los militares, que nada han hecho por innovar esa revolución, ya que lo único que piensan es en el poder económico, que se le está saliendo de las manos, por el deterioro del turismo”, afirmó.

“En su desespero el gobierno, que no tiene timonel, apresa en sus cárceles a parte de la sociedad civil y, a los que no encierra, los expulsa al exilio. El éxodo masivo más grande de la historia del país. El caos internamente ya se siente”, aseguró.

“Entonces: ¿Cuál es el futuro de Cuba? ¿Cuántos años más durará el castrismo? ¿Con la extinción del régimen llegará finalmente la democracia a la isla?, se preguntó Yosiet.

“No hay dudas de que el momento bisagra, para lo que viene en Cuba, será la muerte de Raúl Castro. Raúl, a sus 92 años y sin cargos políticos, sigue siendo el jefe supremo del país, aunque la presidencia y la dirección del Partido Comunista única organización política permitida por ley— estén en los hombros de Miguel Díaz-Canel, quien ha dejado claro su absoluta condición de peón de Castro”, sintetizó.

“Esa muerte cambiará de manera inevitable los entresijos del castrismo, como no los cambió la muerte de Fidel Castro. Porque para suplir a Fidel, estaba Raúl. Pero para sustituir a Raúl, no hay nadie”, reflexionó Yioset.

“Porque la inmensa mayoría de los generales con verdadero poder político son también unos ancianos que viven sus últimos días. Por lo tanto, el poder lo tendrán que asumir los civiles, que han podido treparse en la cúspide del gobierno”, agregó.

“Esos civiles son hombres ensamblados en el Partido Comunista, personas igual de encorsetadas que la élite militar. La diferencia radica en que son más jóvenes, pertenecen a otra generación y ya no tendrán encima los dedos decisores y los ojos vigilantes de sus mentores”, precisó.

“De esa manera, se producirá una pugna al interior del “establishment” entre los civiles comunistas y los militares. Por dos razones. La primera: los militares controlan hoy entre 70% y 80% de la economía del país, y obviamente no querrán disminuir esa influencia. La segunda: los civiles comunistas no solo intentarán disputar la economía del país para tener algo de peso en sus manos, sino que, siendo más jóvenes y estando más pendientes del pueblo —sin llegar a importarles mucho— querrán reformar el sistema cubano sin que esos retoques lleguen a cambiar la aparente fisionomía del régimen”, concluyó.

“Creo que este será el hipotético camino de Cuba. Y si no llegará a producirse, entonces, lo que más se desea en la vida es: que la ciudadanía desbanque al gobierno. Cuba es un país maniatado de punta a cabo por el totalitarismo impuesto de un régimen militar”, concluyó.

¿A dónde irá a parar lo que el régimen llama “las conquistas de la revolución”, la salud, la educación, el deporte? Pues, a donde mismo fue el socialismo. Ninguna de esas “conquistas” existen ya, se esfumaron, forman parte del pasado nostálgico de la isla”, sintetizó.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario