Un mundial de controversias políticas. “Los embajadores de los dictadores abofetean a los EE.UU. en Miami»

Written by Germán Acero

21 de marzo de 2023

Un hecho sin precedentes se vivió en el estadio de Los Marlins en la Pequeña Habana cuando un jugador fuera de ligas de Nicaragua tuvo que enfrentar a su represor que había venido desde ese país a participar en el Clásico Mundial integrando el seleccionado nacional de beisbol en el loanDepot Park.

El jugador Jeffrey Jarquín enfrentó desde las tribunas a uno de los represores del régimen del dictador Daniel Ortega, quien había venido, integrando el seleccionado nacional de ese país junto con otros oficiales revolucionarios como el jefe policial Julio Sánchez.

“Esto es inaudito que un país como Estados Unidos, defensor de los derechos humanos, haya autorizado a tres países represores de América como son Venezuela, Cuba y Nicaragua, a participar en su propio territorio en un torneo deportivo a sabiendas de que figuraban directivos en la lista de violadores de esas reglas dentro de las supuestas delegaciones”, dijo Jarquín.

“Los embajadores de los dictadores “abofetean” a los EE.UU. en Miami” porque los represores se camuflaron en esas delegaciones burlando todas las políticas de esta gran nación que no admite que se violen los derechos humanos y lo hicieron en sus propias narices”, recalcó Jarquín.

La comunidad nicaragüense en el exilio, liderada por la periodista Dina Díaz del Colegio Nacional de Periodistas de Nicaragua en el exilio, se dejó sentir esta semana en el sur de la Florida en dos importantes eventos, uno de ellos, en el Festival de la Calle Ocho.

En la tarima “Centroamérica USA 2023”, de dicho evento, pidieron libertad para Nicaragua y también para los presos políticos y religiosos como monseñor Rolando Álvarez cuya salida del país fue impedida por el dictador Ortega.

La periodista Díaz también se mostró sorprendida de que el gobierno de EE.UU. haya permitido el ingreso de tres represores que integran la Federación Nicaragüense de Béisbol (Feniba), pese a la prohibición que establece la Orden Ejecutiva, anunciada hace poco públicamente.

Se trata del comisionado general de la Policía Julio Sánchez, quien enfrenta sanciones por la represión durante las protestas en Managua, que dejaron varios muertos y otros heridos por parte de la policía oficial.

Y también llegó en esa delegación a Miami Dade el otro paramilitar, o sea, el alcalde del municipio El Rosario, Ebert López, y el ortopedista quien es el médico de la selección nacional de Nicaragua, Edgard Zapara Arévalo, quien fue publicado en fotos con un arma con mira telescópica de alto calibre durante las protestas de abril de 2018.

Los tres –según Díaz—eran parte de la selección de Nicaragua que participa en el Clásico Mundial de Béisbol 2023, en el loanDepot Park y presencia de las fichas del régimen, incluyendo a un testaferro allegado al frente sandinista, de nombre Juan Caldera.

Esto lógicamente causó el repudio de los nicaragüenses en Miami Dade. Por eso Jeffrey Jarquín conocido como el “Nene” junto a un grupo de jóvenes exilados, aprovecharon el espacio para pedir la libertad de los 39 presos políticos que actualmente se encuentran aislados en prisiones inhumanas en Managua.

“Estos tres sujetos, según Jarquín, participaron en los operativos que condujeron al arresto de cientos de jóvenes nicaragüenses, el pasado 9 de febrero 2023, junto con Monseñor Álvarez y varios de ellos fueron sacados a la fuerza por el régimen hacia los Estados Unidos que los acogió como refugiados.

 “Lo más irónico es que esos tres sujetos tuvieron algo que ver con mi traslado a la cárcel conocida como el “infiernillo”, de máxima seguridad cuyas celdas miden dos metros de ancho por dos metros de largo. Luego me ordenaron abandonar el país”, expresó Jeffrey. 

“No es posible que las autoridades norteamericanas no se hayan dado cuenta de este error diplomático sabiendo que se trata de tres violadores encausados mundialmente por violaciones de los derechos humanos en Nicaragua”, insistió Díaz.

“Se camuflaron por el régimen sandinista en esta delegación, quizás, para hacer operaciones de espionaje y sabotaje en Miami, donde el exilio ha reaccionado frente a esta bochornosa situación diplomática”, reiteró la periodista asilada en Miami.

“Estamos sorprendidos porque, precisamente esta administración había exigido al régimen de Ortega dejar en libertad a los presos políticos, así como a monseñor Álvarez, para evitar darle más sanciones a Nicaragua y Ortega siempre se burló de este requerimiento de Biden”, aseguró.

Díaz y Jeffrey también acordaron, en una reunión en Miami, hacer una protesta frente al loanDepot Park, el pasado domingo, para denunciar la presencia de peloteros cubanos castristas en la delegación que vino a participar en el Clásico Mundial de Beisbol.

Con una aplanadora destruyeron bates y manillas y exhibieron pancartas rechazando la presencia de los peloteros cubanos que vinieron a este torneo simplemente para recaudar más dinero para llevarle a la revolución comunista que lidera Raúl Castro.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario