Tribuna LIBRE. En otro mundo y raro

Written by Libre Online

29 de diciembre de 2021

Estoy recuperando mi memoria y espero que LIBRE sea vehículo cabal para tan indispensable reintegro a quien nació en Santiago de Cuba, Oriente; en de julio de 1924.

Avanzo hacia mi año 98 a paso firme, pero no de vencedor porque, aunque me iluminan digna y orgullosamente las 50 estrellas de la bandera norteamericana, en mi recuerdo y deber permanece amorosamente -como en tantos otros- la estrella solitaria de la bandera de Cuba. Y cómo agradecería que el honor de Nuestra América rescatara esa estrella para la dignidad y la indispensable paz hemisférica.

Este tema gravita sobre toda elección y por ello me apresuro a saludar al nuevo presidente de Chile, cuyos pronunciamientos inteligentes y valientes sobre Cuba, Nicaragua y Venezuela reclamando respeto para esos pueblos tiranizados, sorprenden, asombran y enorgullecen! Ojalá no sea concesión confirmando una victoria; sí convicción de carácter e ideología. En tal caso Chile proyectaría en América una luz de paz e inteligencia. Por los votos que perdieron y los votos que eligieron.

Como ardid para consolidar una victoria no debe interpretarse, porque esta fue amplia, en paz, y ratificada prontamente por la elegancia del candidato derrotado como caballero a todo dar y decir.

Chile ofrece así una lección sobre elección normal, en paz y crecimiento. Ojalá que nuestro asombro permanezca y se haga reconocimiento suficiente y bastante.

Otras elecciones generales en otros países de América han tenido también un desarrollo aceptable.

Esto invita a la esperanza.

UNA FUERZA DE PAZ

Una vez alimenté el sueño de una Fuerza Interamericana de Paz y Libertad que garantizara en toda América elecciones periódicas, libres y honestas. Fue cuando contribuImos a que 1200 brasileños sustituyeran a 14,000 marines de los Estados Unidos.

El presidente Lyndon B. Johnson aceptó la idea y se concretó la paz en República Dominicana en 1965. Pero no se concretó el concepto permanentemente. Y aunque se celebró la pacificación de entonces y conmovió mi orgullo el homenaje en la Organizacion de los Estados Americanos, el concepto y la realidad no permanecieron.

Acaso un día con nuevos y mejores intérpretes el concepto reaparezca como realidad inconmovible que garantice la democracia en las tierras de América. Si hubiera elecciones prefijadas y libres y limpias, el progreso sería extraordinario y enaltecedor.

Y viviríamos con el orgullo nacional hecho poder y creación. Hasta la delincuencia común iría desapareciendo y las competiciones colectivas serían sonriente y eficaz mecanismo de desarrollo colectivo  e individual.  Porque el secreto del éxito lo tendría la nación misma con el orgullo de ser y hacer.

Los Estados Unidos hoy no tienen tantos motivos de noble grandeza. Se desdibujan en pequeñeces.  Entristecen muchos de sus espectáculos. Parecen  broma cruel. Más cruel que broma. Satanismo absurdo. Porque corren la sangre y el miedo y el asombro y la duda… No sólo por las epidemias que se van y regresan multiplicadas sino por el fatalismo de presencia y esencia. Apena un Presidente que corre hacia la tribuna por miedo a caerse. Y lo que luce trivial es esencial porque parece que vivimos una fantasía tremendamente trágica donde hasta la victoria es derrota porque vencer no equivale a ganar. Medite y piense usted. Estamos perdiendo la razón.  ¡Camine y dele una vuelta a la manzana donde vive. regresará como quien ha vivido en otro mundo y raro!

Dr. Luis Conte Agüero

Miami, Fl.

Temas similares…

Al equipo de Libre

Al equipo de Libre

Muchas gracias por publicar “Un Nacimiento  Pinareño” en la edición del  15 de diciembre de 2021. ¡Salud y...

0 comentarios

Enviar un comentario