Su progenitora es sobreviviente de cáncer. Joven cubana asombra al mundo con traje diseñado por su madre alusivo al «Viejo Lázaro»

Written by Germán Acero

19 de diciembre de 2022

La maestra Yamy creció en un hogar que profesaba profunda y ciegamente su fe en San Lázaro. Desde niña sus padres Eduardo y Martha le enseñaron en Cuba a ella a rezar frente a la imagen de este santo isleño.

Porque, en el transcurrir de la vida de esta familia, hubo muchos milagros atribuidos a él en Cuba.

Yami ya siendo una adulta, comprobó en carne propia que sus rezos habían servido de mucho porque los médicos le detectaron cáncer, pero pudo más la fe que ella tenía por San Lázaro, que los malos pronósticos médicos y, a la larga, pudo superar y curarse de esta terrible enfermedad.

Por eso luego Yamy ya en el exilio de Hialeah, donde queda el Rincón de San Lázaro, ella se dedicó como buena modista a tejer y confeccionar un traje que le hiciera honor a este santo cubano ideándolo con todos los símbolos y colores religiosos. 

Sentada en su máquina de coser, llena de fe y noche tras noche, fue logrando su cometido de buen sastre y, por fin, terminó esta indumentaria que ahora es toda una sensación en los círculos religiosos de Hialeah donde este santo es venerado por la comunidad cubana.

Y como si fuera poco su hija, Jasmine Liz Martínez, desfiló y exhibió este traje durante el certamen internacional Miss Teen Universe representando a Cuba, el que causó toda una sensación y admiración en el público allí presente.

“Fue diseñado y confeccionado de forma artesanal por mi mamá, la Maestra Yamy, siendo inspirado en la imagen de San Lázaro”, relató Jasmine Liz, quien es la hija de esta admirable maestra que ha sido reconocida en Hialeah por diseñar trajes para otra clase de eventos populares y religiosos.

“Como devotas de este santo tan milagroso ha sido un gran honor poder compartir con el mundo parte de nuestra tradición folclórica de confecciones para eventos especiales, como éste, en honor a San Lázaro”, dijo la maestra Yamy.

“Como se sabe –recordó– la devoción por San Lázaro en Cuba ocupa el segundo lugar después de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba. Cada 17 de diciembre y, un día antes como en este caso el 16, los devotos del «Viejo Lázaro» le rinden homenaje”. 

“El pueblo religioso se reúne en el Rincón de San Lázaro, para hacerle ruegos y súplicas, en su gran 

mayoría, se trata de fieles de familias que algunos miembros están padeciendo de cierta enfermedad crónica o 

devastadora”, insistió Yamy.

 “Y lo más significativo es la procesión en ese sitio de Hialeah, donde la gente sale por las calles en una multitudinaria demostración de fe religiosa, a mostrar la imagen del santo cubano, que tiene profunda popularidad desde hace muchos años cuando empezó a crecer el exilio cubano”, sostuvo.

“La mayoría de ese pueblo religioso amante de San Lázaro, paga sus promesas y le lleva flores amarillas como símbolo de esperanza y de milagros, mostrando también la mayoría de ellos, mujeres y hombres, sus prendas de saco”, sostuvo.

 “Son vestimentas alegóricas para exhibir en una peregrinación, además para rendirle homenaje a San Lázaro, pagar así sus promesas y gritar y agradecer por sus milagros, especialmente, en el aspecto de la salud”, añadió.

“Todos los materiales para la confección del vestuario de San Lázaro fueron comprados en «El Mundo de las Telas», un negocio local de la Ciudad de Hialeah, donde las empleadas amablemente ayudaron a encontrar todo lo necesario para que quedara impecablemente diseñado”, relató Yamy.

“El vestido artesanal es de color dorado con transparencia en la parte inferior, las mangas y ruedos del vestido son de tela de saco, adornados con caracoles y flores en miniatura de color violeta. Y la amplia capa es de color púrpura, con bordes en dorado y una imagen de tres pies”, insistió.

“Todo mostrado en tercera dimensión en el centro de la espalda, adornada con bordes de tela de saco, caracoles, lentejuelas y monedas de un centavo, así como el estandarte de San Lázaro junto a la bandera cubana, representando la salud, la fuerza y la esperanza, de todos los cubanos en el mundo”, enfatizó.

“El corazón de los cubanos se refleja en esa fe que tienen, tanto por la virgen de la Caridad, como por los milagros de San Lázaro, que les ha permitido vivir en fe y en oración, además de paz y tranquilidad, en el exilio de Miami donde aún conservan sus culturas religiosas”, sintetizó.

“He sido una cubana muy afortunada, porque gracias a mi fe que profeso por San Lázaro mi familia, que son mis hijos Liz y Jordan Martínez, ha logrado levantarse en un hogar donde permanecen intactas las creencias religiosas, lo cual nos ha permitido vivir unidos y en paz”, sostuvo Yamy.

“Yo nací el día de vísperas de San Lázaro y nuestra familia, por siempre, ha sido devota a este santo milagroso que en este caso me ha permitido, gracias a sus bondades derramadas en mí, sobrevivir al cáncer. Por eso también tengo mi traje alegórico a San Lázaro el cual he exhibido en el Rincón de San Lázaro en Hialeah, concluyó.

Temas similares…

VALENCIA, LA PATRIA ABUELA

VALENCIA, LA PATRIA ABUELA

Por Gerardo Álvarez Gallego (1954) “Se viene de padres de Valencia y madres de Canarias”, escribe José Martí, con...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish