SIN PIEDAD NI PERDÓN, BARBARIE Y CRUELDAD EN LA POLÍTICA

19 de diciembre de 2023

La culpa es de la pandemia de la Covid 19: ha habido que esperar casi cinco años para ver plasmados en un libro magnífico (1) las intervenciones que en su momento escuchamos en el coloquio “Pas de pardon, pas de pitié. La cruauté en politique”, el cual sesionó a mediados de marzo de 2019 en el Instituto Católico de Vendée, centro de estudios pluridisciplinario situado en La Roche sur Yon. Nos llega ahora, y digo al fin, en un volumen de 472 páginas presentado por Éditions Perrin, bajo la dirección de Stéphane Courtois. De paso lo sugiero como un excelente regalo a colocar al pie del arbolito navideño.

Para tratar describir el grado de bestialidad a la cual se ha dado la humanidad desde el primer crimen conocido guiándonos por lo escrito en el Viejo Testamento, cuando por celos, envidia y resentimiento Caín asesinó a su hermano Abel, la temática propuesta se abordó dividiéndola en cuatro partes:

-Desde la Antigüedad hasta los mundos cristiano y musulmán 

-De la crueldad revolucionaria a la crueldad totalitaria

-Entre guerras mundiales y guerras civiles: el apogeo cruel que va de 1914 a 1949

-Vigencia permanente de la crueldad política en el tiempo presente

El ejemplar está constituido por 24 capítulos firmados por una pléyade de catedráticos universitarios procedentes de varios países europeos que vinieron a disertar e intervenir en mesas redondas y debates, desarrollando un programa que Courtois había preparado conjuntamente con François Saint Bonnet, Olivier Dard y Thierry Lentz en representación de sus respectivas casas de estudios superiores. 

De entonces a este final del año 2023 hay que admitir que la gama de ejemplos en la materia se ha incrementado dramáticamente. La crueldad, es una constante en la Historia, es contagiosa. Digamos que la sangre pide más sangre: Ucrania, Armenia y Palestina son tres ejemplos dramáticos y en curso, de una espiral que por lo que se está viendo va a continuar añadiendo eslabones a lo que aparece cual cadena inacabable.

Observemos estas demostraciones en la perspectiva histórica que ofrece este libro. Si intentamos analizarla a la luz de los hechos cotidianos se hace evidente plantear la siguiente interrogante: ¿es la crueldad inherente al ejercicio del poder? Aquellos que han estudiado el comportamiento de quienes en todas las latitudes han dirigido a grupos y pueblos, no tienen otra que admitir que, desde la tribu hasta los reinos y las naciones modernos, se ha acentuado esa manera de actuar, mal que le pese a quienes sustentan corrientes de pensamiento lenificativas.

Y si por una parte las guerras han existido siempre la Primera Guerra Mundial marca el comienzo de las modernas cuando después de que en su comienzo los soldados se mataban bayoneta en mano para el final se estaban lanzando bombas incendiarias desde los zepelines o bombardeando a distancia con cañones gigantescos que mataban sin ver: nuestra realidad potenciada geométricamente hasta ahora mismo. Ni hablar en ese sentido de las llamadas guerras irregulares como la que desató Bonaparte contra España que por cierto a través del inmortal cuadro goyesco, El tres de Mayo de 1808 en Madrid, aparece en portada.

Están también descritas las afinidades y diferencias entre los gobiernos democráticos y los totalitarismos con el retorno a prácticas de crueldad históricas en países como China Comunista donde se observan prácticas que en el pasado obraron en los años más oscuros del maoísmo.  Las democracias liberales que en el llamado Occidente han conseguido limitar considerablemente estas prácticas debe mantenerse vigilante e intransigente ante sus enemigos por lo que analizar ciertas realidades desde la perspectiva de la historia es un ejercicio que servirá a ciudadanos y a gestores políticos: la lectura de esta obra es indispensable.

(1) De la cruauté en politique. De la Antiquité aux Khmers rouges. Éditions Perrin, Paris. (precio 25€)

Temas similares…

Adiós a Pedrito Román

En días recientes, Cuba se despidió del multifacético y querido cantante, compositor, dramaturgo, animador, locutor y...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish