SI PERDEMOS EN UCRANIA…

Written by Libre Online

7 de febrero de 2023

(III de III)

Pero si la dejadez política abandonara a Ucrania en estos momentos en que la victoria total está a la mano, nos abocaríamos a las más terribles consecuencias. 

La nueva Rusia soviética (que es lo mismo de antes), no perdería tiempo en convertir a Ucrania en un complejo militar masivo, empotrando su cohetería nuclear al este de la frontera con Polonia y al norte de Rumania y Moldavia, contando con más de doscientas mil tropas acantonadas en el corazón de Europa, para dominar el continente con su conocido chantaje político, militar y energético. Trasnistria sería el trampolín para ocupar a Moldavia, y quizá partes de Polonia y Rumania como ya han manifestado algunos en la Duma rusa, y la nueva Rusia Soviética se enseñaba tras el domino del Mar de Azov, el Mar Negro y el Mediterráneo, ampliando su potencia naval en Sebastopol y Siria, y dotando a Irán de cohetería nuclear irresponsablemente.

El pueblo de Ucrania sería más abusado, maltratado y avasallado que nunca antes. El extenso prontuario de crímenes, saqueos y torturas del ejército ruso podría aumentar su bochornoso listado desatando toda su furia contra un país que le venció en el campo de batalla y le ridiculizó militarmente. Pero la pesadilla sólo comenzaría entonces.

La República Popular China (que sigue siendo China Roja, no se ilusionen) envalentonada aún más por la desidia del mundo occidental, y contando con la flota mayor del mundo, ocuparía Taiwán sin necesidad de lanzar ni un cohete, pues con Europa intimidada y acosada, Inglaterra aislada en el norte y el fortalecido emplazamiento de Kaliningrado más potente que nunca, la flota rusa del norte dominando totalmente el golfo de Riga, el golfo de Finlandia y el Mar Báltico y las pobres y pequeñas repúblicas bálticas de Letonia, Lituania y Estonia anuladas por completo, China Roja controlaría el mar del Japón y crearía un arco ofensivo sobre los nipones entre su flota del sur y la de Corea del Norte regenteando de hecho las vías marítimas mercantiles y militares, y teniendo a Taiwán aislado, indefenso y a la mano.

Los países de África y América Latina, cuyas enormes masas de familias malviviendo bajo el nivel de la pobreza han sido influenciadas durante años con las engañosas y nocivas teorías izquierdistas, y con sus universidades minadas de comunistas, casi serían aliados naturales del nuevo mundo unipolar de los países autocráticos con Rusia y China al frente.

Nueva Zelandia, Australia, los Estados Unidos de América y Canadá, serían gravemente afectados no solamente en su influencia democrática a escala mundial, sino en su propia prosperidad económica, ahora constreñida y de limitados alcances. 

El nivel económico y social de la nación norteamericana cambiaría drásticamente y su presupuesto militar sería cada vez más reducido, al igual que el nivel de vida de sus ciudadanos. Ya la OTAN no importaría. 

Por otra parte, el moderno y poderoso estado de Israel, democracia rodeada de enemigos y antiguos seudo-aliados de Norteamérica, quedaría a merced de Irán y el hostil mundo árabe, sin que su «Domo de Hierro» pudiese evitar el exterminio que posibles bombas tácticas nucleares desatarían sobre su ejemplar y digna nación la cual, sin embargo, ostenta tristemente un fatal «talón de Aquiles»: Su enanismo geográfico, una nación de diminutas dimensiones.

No, los párrafos finales aquí descritos, no constituyen el desenlace trágico de una novela de ciencia-ficción, sino todo lo contrario, una posible realidad cuyas probabilidades de concretarse se verían aumentadas dramáticamente, si perdemos en Ucrania.

Felipe Lorenzo 

Hialeah, Fl.

Temas similares…

El hijo de Dios

El hijo de Dios

Cristo es la gran esperanza,  es la única verdad  que aclara la oscuridad  y te hace tener confianza....

0 comentarios

Enviar un comentario