Secretos del perfume

Written by Libre Online

21 de marzo de 2023

Los perfumes han sido creados a través de los siglos y civilizaciones para conseguir lo que a nuestra personalidad por sí sola le cuesta, es decir, atraer al prójimo/a o al deseado/a. Aunque cada cultura tiene preferencias por algunos olores en concreto, también existen otros que inexorablemente provocan rechazo. Además, hay aromas que nos devuelven nuestros recuerdos más íntimos, agradables o sombríos, pero todos ellos guardan algún secreto difícil de descifrar.

Isabel Martínez Pita

“El Perfume” es la célebre obra del escritor alemán Patrick Süskind, donde se narra la vida y vicisitudes de un hombre que, con el defecto de nacimiento de no despedir ningún olor y la desgracia de haber nacido en la miseria, consigue alcanzar posiciones en la sociedad como avezado perfumista. Y tanta es su obsesión por alcanzar a embotellar los aromas más exquisitos y sensuales que no duda en asesinar a jóvenes vírgenes para obtener sus más íntimos fluidos corporales.

Esta es la narración ficticia de la atracción que puede provocar ese aroma encantador del que tantos seres humanos hacen uso para seducir o sentirse más personales, aunque también existen efluvios capaces de ser repulsivos. Pero ¿cuál es el secreto por el que reaccionamos ante un olor?

La Doctora Victoria de Andrés, profesora de Biología Animal de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Málaga (sur de España), explica a cuáles son las razones por las que los olores que inhalamos tienen la respuesta en nuestro cerebro de parecernos atrayentes, nauseabundos o insípidos; por qué algunos consiguen hacernos irresistibles o tan personales y únicos.

EL FUNCIONAMIENTO

ORGÁNICO DEL OLFATO        

“La transmisión del olor del perfume funciona de la misma manera que todos los olores, es decir, que hay determinadas sustancias muy volátiles, que se evaporan a temperatura ambiente, pasan a estado gaseoso, y cuando inspiramos entran por la cavidad nasal y de allí van a su parte dorsal donde se encuentra el epitelio olfativo”, señala de Andrés.

Son las neuronas que están en el epitelio nasal, directamente en contacto con el fondo de la cavidad nasal, las que permiten detectar las sustancias que inhalamos al respirar. “Se puede decir, de una manera muy gráfica, en el caso de los olores, -dice la doctora- que no es la sensación la que va al cerebro, sino que es el cerebro el que sale a buscar la sensación”.

La cavidad nasal capta ese estímulo que se dirige al núcleo del cerebro olfativo donde hay dos vías muy diferentes, por un lado, lo envía a la corteza prefrontal, es decir, a un sitio donde esa información se procesa de una manera racional, por la que en ese momento la sensación olfativa es una percepción que se puede analizar, observar, procesar si ese olor es afrutado, cítrico, con un toque de madera, etc.

 “Pero hay una segunda vía que se pone en funcionamiento simultáneamente, que es extraordinariamente rápida y que va a otra zona del cerebro, el sistema límbico, encargado de regular las emociones y con áreas cerebrales muy importantes como son la amígdala (o hipófisis) y el hipocampo”.

OLORES QUE PROVOCAN 

RECUERDOS

Victoria de Andrés subraya que “la amígdala es el centro cerebral más relacionado con la emoción, mientras que el hipocampo está relacionado con la memoria. Eso significa que la manera que tenemos de procesar esa información no sólo es razonada sino también emocional y, además, relacionamos ese estímulo olfativo con algo que nos ha ocurrido, porque el hipocampo hace que lo podamos asociar a los recuerdos”.

Así, los olores los podemos asociar con una sensación y transformarlos en mensajes neuronales evocadores de afectos, recuerdos y sentimientos.

“Es lo que provoca, a veces, que un olor te recuerde algo que, de una manera automática y rápida, te evoque, por ejemplo, sensaciones infantiles. Así, si tienes una serie de recuerdos positivos de un entorno donde había un determinado olor, ese olor, percibido años después y en un ambiente que puede ser radicalmente diferente, de una manera poco consciente, te recuerda ese bienestar y te produce la misma sensación”, añade la bióloga. 

“Luego -continúa de Andrés-, cuando lo piensas racionalmente, puedes analizar esos recuerdos y tratar de perfilar sus detalles de una forma consciente, pero la sensación ya las has tenido previamente de una manera inmediata”.

Para de Andrés, “hay una manera de reaccionar ante los olores de ‘tabula rasa’ y es a modo de interruptor, es decir, o te atrae o te repugna. Un olor a putrefacción, aunque tú lo huelas por primera vez y no lo asocies a nada olido previamente, te produce un rechazo inmediato, sin que medie un razonamiento elaborado. En cambio, por ejemplo, el olor de las flores te produce inmediatamente una atracción”.

PERFUMES PARA EL AMOR

Son muchos los animales que segregan unas sustancias volátiles, llamadas feromonas, en los momentos de preapareamiento para inducir las cópulas. Estas sustancias químicas, que segregarían como parte del cortejo, tienen un olor muy particular, que atrae a los miembros del otro sexo de esa especie, pero curiosamente no a las de otras especies parecidas.

“Esas feromonas, perfectamente descritas en muchos animales, se han intentado aislar en la especie humana sin conseguirlo. Hay mucho mito sobre las feromonas y, aunque algunas casas comerciales han comercializado frasquitos de feromonas humanas tanto femeninas como masculinas, han resultado ser un gran timo”, aclara la doctora.

Para de Andrés, “lo que hay son olores que de manera instintiva nos resultan atractivos. Cuando vas a acudir a una cita romántica te arreglas, te pones la ropa que más te gusta y también tu perfume porque, de entrada, un buen olor atrae y, además, lo que más nos interesa es que sea un proceso automático, es decir, que la persona no piense mucho el por qué le resultamos atractivo sino, simplemente le atraigamos. Es atracción que no es racional, sino inmediata, emocional y muy evocadora”.

La industria del perfume conoce estas estrategias y las utilizan para obtener beneficios, “pero no solamente en nuestra civilización sino en todas. Cuando se hacen excavaciones arqueológicas, aparecen siempre cerámicas, restos de construcciones y también frasquitos de perfume, porque, aunque la humanidad no supiera hasta hace muy poco cuáles son las vías cerebrales para despertar esa atracción, lo que siempre se ha sabido es cuál es su efecto práctico”, enfatiza la bióloga.

Determinadas combinaciones de olores resultan más atractivas que otras y además se adaptan a las personalidades de cada uno: se trata de ponerte perfume y convertirte en alguien irresistible. Lo único que cambia es el perfil de la personalidad del que decide atraer que, aunque puede oscilar desde lo más pijo a lo más macarra, el formato de seducción al otro sexo es siempre el mismo”.

LO QUE HACE A UN PERFUME ÚNICO

Los perfumes interaccionan con otras sustancias químicas, como las que se encuentran en la superficie de nuestra piel. De esta forma, esos productos químicos que forman el perfume reaccionan con los que tenemos nosotros, por la composición química de nuestra sudoración, o por las pequeñas oscilaciones de nuestro pH (acidez o alcalinidad del cuerpo).

“Hay ligeras variaciones personales que hacen que la reacción del perfume al contacto con nuestra piel no sea idéntica en todo el mundo. Por eso, aunque el olor de tal marca sea el mismo y tú huelas a una determinada marca de perfume, el resultado final va a tener connotaciones ligeramente personalizadas”.

Victoria de Andrés concluye que “la manera de reaccionar con el perfume te hace en, ciertos aspectos, bastante único. Por otra parte, te identificas con determinados olores y rechazas otros de una forma bastante automatizada, aunque, por supuesto, también existe un componente cultural aprendido, que hace que a determinadas culturas les resultan atractivos determinados olores que a otras les puedan inducir rechazo”.

Temas similares…

Recordando a Bienvenido Granda

Recordando a Bienvenido Granda

Bienvenido Granda fue uno de los cantantes más queridos de Cuba. Granda nació el 30 de agosto de 1915 en La Habana....

0 comentarios

Enviar un comentario