SAN NICOLÁS, Papá Noel o Santa Claus

Written by Libre Online

22 de diciembre de 2021

Por Alvaro J. Alvarez,  Exclusivo para LIBRE

Nicolás nació en el siglo III en Patara, pequeña ciudad situada en la región de Licia, bañada por el Mediterráneo y se encuentra a unos 650 km al S.O. de Ankara, Turquía.

Pertenecía a una familia acomodada, que lo educó en el cristianismo. Desde su juventud siempre fue muy obediente, quedó huérfano muy joven al morir ambos por la misma causa. Su padre quería Nicolás siguiera sus pasos de comerciante en el Mar Adriático mientras su madre pretendía fuera sacerdote, como su tío, el Obispo de Mira. La peste solucionó su dilema al llevarse a sus padres. El muchacho, conmovido por la desgraciada situación de su gente ante semejante enfermedad, repartió sus bienes entre los necesitados y partió hacia Mira para vivir con su tío y ordenarse sacerdote, cosa que logró a los 19 años. Más tarde al morir su tío, fue elegido para reemplazarlo como Obispo.

LA FORTUNA PATERNA

Usó toda su fortuna paterna para ayudar a necesitados, enfermos y pobres. Fue elegido Obispo de Mira y bajo el reinado del emperador Diocleciano estuvo exiliado y encarcelado, hasta allí le quemaron sus barbas.

Al ser liberado en el año 325, participó en el Concilio de Nicea y murió en Mira el 6 de diciembre del 343. Son muchos los episodios que nos han llegado sobre Nicolás y todos demuestran una vida al servicio de los más débiles, los pequeños y los indefensos. Es el patrono de Rusia, Grecia y Turquía.

Una de esas historias más antiguas sobre San Nicolás tiene que ver con su vecino que tenía 3 hijas en edad de casamiento, pero carecía de dinero para asegurarles una dote, para así salvarlas de un seguro destino de prostitución.

Nicolás, una noche provisto de dinero envuelto en un paño, lo lanzó a través de la ventana de la casa del vecino y huyó para no ser reconocido. Gracias a esa donación, el vecino pudo casar a la primogénita.

SUS GESTOS GENEROSOS

Nicolás repitió su gesto generoso otra vez, pero al volver por tercera noche, la ventana estaba cerrada así que se dice que San Nicolás subió al tejado y tiró la bolsa por la chimenea. Por la mañana, las chicas encontraron las bolsas de oro dentro de las medias que habían puesto al lado de la chimenea para que se secaran. De aquí viene la costumbre de colgar calcetines la noche de Navidad para que Papa Noel, Santa Claus o San Nicolás los llenen de regalos.

OTRA HISTORIA

Otra historia cuenta sobre 3 jóvenes estudiantes de teología en viaje hacia Atenas pararon una noche a descansar en una posada, el dueño los asaltó, los mató y luego escondió sus cuerpos en una barril.

El Obispo San Nicolás, también camino a Atenas, se detuvo en la misma posada y tuvo en sueños la visión del delito cometido por el posadero. Recogido en oración, San Nicolás obtuvo el milagro del regreso a la vida de los 3 muchachos y la conversión del posadero asesino.

RESUCITÓ A TRES NIÑOS

Otro milagro conocido es el de haber resucitado por su intercesión a tres niños que habían caído de un árbol y muerto al instante.

Este episodio como el de la milagrosa liberación de Basilio, un muchacho raptado por los piratas y vendido a un Emir, que luego reapareció misteriosamente en casa de sus padres, contribuyeron a difundir su imagen de patrono de niños y jóvenes.

A TIERRA SANTA

Durante sus años de juventud, Nicolás se embarcó para acercarse en peregrinación a Tierra Santa.

Caminando por los mismos caminos que recorrió Jesús, Nicolás rogó poder hacer una experiencia todavía más profunda de cercanía a la vida y a los sufrimientos de Jesús.

En el viaje de vuelta, se desencadenó una tremenda tempestad y la nave corría el peligro de hundirse.

Nicolás se recogió en la oración, el viento y las olas repentinamente se calmaron, ante la sorpresa de los marineros, que ya temían el naufragio.

Durante su época como obispo, y en su afán por erradicar los cultos paganos, ordenó demoler el templo de Artemisa en Mira; el templo más grande y famoso de Licia, así como otros varios edificios paganos.

SU TUMBA EN MIRA

Después de la muerte de San Nicolás, su tumba en Mira se convirtió pronto en meta de peregrinaciones y sus reliquias fueron rápidamente consideradas milagrosas a causa de un misterioso líquido llamado el maná de San Nicolás, que salía de ellas.

Cuando Licia, en el siglo XI fue ocupada por los turcos, los venecianos intentaron hacerse con ellas, pero fueron precedidos por los bareses, que llevaron las reliquias a Apulia (región adriática italiana donde está Bari) en el 1087.

Dos años después fue terminada la cripta de la nueva Iglesia, deseada por el pueblo de Bari, para colocar las reliquias del santo sobre el altar, en donde se encuentran todavía hoy.

El traslado de las reliquias de San Nicolás tuvo un eco extraordinario en toda Europa y en el Medioevo (del año 476 al 1492), el santuario pullés se convirtió en una importante meta de peregrinaciones, con el resultado de la difusión del culto a San Nicolás de Bari (y no de Mira). En Oriente lo llaman San Nicolás de Mira, porque allí están sus reliquias.

Más de 2,000 templos están dedicados a San Nicolás en todo el mundo.

EN LOS PAÍSES BAJOS

En los Países Bajos y en general en los territorios germánicos, la fiesta invernal de San Nicolás que en holadés “Sint Nikolaas” y después “Sinteklaas”, que tiene en particular bajo su protección a los más jóvenes, ha dado origen a la tradición infantil de la espera de los regalos: la vigilia de la fiesta del santo, los niños dejan zapatos o calcetines sobre una silla o junto a la chimenea y se van a dormir confiados en que a la mañana siguiente, los encontrarán llenos de dulces y regalos.

SANTA CLAUS, UNA DISTORSIÓN

Según varios historiadores, Santa Claus es la distorsión -primero literaria y luego comercial- de San Nicolás, el generoso Obispo de Mira, patrono de los niños, navegantes y cautivos.

Estas son sus principales diferencias según St. Nicholas Center, un centro virtual donde la gente puede aprender sobre San Nicolás, en Holland, Michigan:

1. Santa Claus se asocia a la infancia, en cambio, San Nicolás es un modelo de cristiano para toda la vida.

2. Santa Claus, como lo conocemos, surgió para aumentar las ventas y el mensaje comercial de la Navidad. En cambio, San Nicolás llevó el mensaje de Cristo y la paz, la bondad y el mensaje cristiano de esperanza.

3. Santa Claus alienta el consumo, mientras que San Nicolás promueve la compasión.

4. Santa Claus aparece cada año para “ser visto” por un período de corto tiempo; en cambio, San Nicolás es parte de la comunión de los santos y nos acompaña por la oración y su testimonio.

5. Santa Claus “vuela” a través de los aires desde el Polo Norte, mientras que, San Nicolás caminó por la tierra preocupándose y atendiendo a los más necesitados. 

6. Para algunos, Santa Claus sustituye al Niño de Belén, pero San Nicolás nos señala y conduce a todos al Niño de Belén.

LA COCA COLA

Hay varias teorías sobre el origen de Santa Claus. La más difundida es que fue la empresa Coca Cola quien inventó el personaje para promover el consumo de su bebida en 1920.

Cuando encargó al pintor Haddon Sundblom que remodelara la figura de Papá Noel para hacerlo más humano y creíble. Esta versión data de 1931. En este punto, sin embargo, se debe aclarar que es solo una leyenda urbana la creencia de que el color rojo y blanco de Santa Claus tenga su origen en los anuncios que la marca Coca-Cola, aunque sí es cierto que contribuyeron a la popularización de estos colores y del mito mismo. Hay muchas ilustraciones y descripciones casi fidedignas anteriores al anuncio, como la de Thomas Nast (1869) o St. Nicholas Magazine (1926), entre otras.

EN NUEVA YORK

Sin embargo, en el siglo XIX, escritores de Nueva York intentaron dar un sello nacional a las fiestas de Navidad llenas de tradiciones cristianas de los inmigrantes europeos. En poco tiempo, las celebraciones dejaron de lado el carácter santo de estas fechas y se popularizaron las fiestas desenfrenadas, con borracheras y desorden es  públicos.

En 1821 se publicó el libro de litografías para niños “Santa Claus, el amigo de los niños“ en el que se presentaba a un personaje que llegaba del Norte en un trineo con un reno volador. Esa publicación hizo aparecer al personaje cada Nochebuena y no el 6 de diciembre, día de la fiesta del santo obispo.  Un poema anónimo y las ilustraciones de esa publicación resultaron clave en la distorsión de San Nicolás.

Según los expertos de St. Nicholas Center, fue la élite de Nueva York la que logró nacionalizar la Navidad a través de Santa Claus y el apoyo de artistas y literatos como Washington Irving, John Pintard y Clement Clarke Moore. 

En 1809, el escritor Washington Irving escribió la sátira “Historia de Nueva York”, en la que deformó al santo neerlandés, Sinterklaas, en la burda pronunciación angloparlante Santa Claus.

Más tarde, el poeta Clement Clarke Moore publicó en 1823 un poema donde dio cuerpo al actual mito de Santa Claus, basándose en el personaje de Irving.

En ese poema se hace mención de una versión del personaje que, aunque gordo, es ágil como un duende, y que regala juguetes a los niños en la víspera de Navidad y que se transporta en un trineo tirado por 8 renos.

 LA NUEVA IMAGEN

En 1863, durante la Guerra Civil, el caricaturista político Thomas Nast comenzó a dibujar a Santa Claus con los rasgos que ahora le atribuyen: gorro rojo, abundante barba blanca y abultado vientre. Junto con los cambios de apariencia, el nombre del santo cambió a Santa Claus, una alteración fonética del “Sankt Niklaus“ alemán.

Papá Noel, Santa Claus o San Nicolás son algunos de los nombres con los que se conoce universalmente al personaje legendario que según la cultura occidental trae regalos a los niños por Navidad o sea la noche del 24 al 25 de diciembre.

Otros creen que el paso de la imagen de San Nicolás a la de Santa Claus sucedió alrededor del año 1624, cuando los inmigrantes holandeses fundaron la ciudad de Nueva Ámsterdam, más tarde llamada Nueva York, obviamente llevaron con ellos sus costumbres y mitos, entre ellos el del Sinterklaas, la fiesta de su patrono (cuya festividad se celebra en Holanda entre el 5 y el 6 de diciembre.

EN OTRAS REGIONES

La alemana, Bettina Schade es una de las promotoras de la iniciativa para defender la figura de San Nicolás frente al Santa Claus invasor, en Alemania. Bettina explicó que “el origen cristiano de la Navidad, el nacimiento de Jesús, ha sido colocado en el segundo plano. Se está volviendo cada vez más una festividad reducida a un simple comercio y compra de regalos“.

En Austria, Walter Kriwetz lideró una campaña para salvar al niño Cristo (Christkind) de Santa Claus. “No es contra Santa. Él será bueno para los británicos y los estadounidenses, pero no es bueno para nosotros”, argumentó.

En la República Checa también existe una campaña para defender la tradición del Niño Jesús frente a Santa Claus.

Temas similares…

LA CASA TURULL

LA CASA TURULL

La crisis económica más amplia y honda, particularmente en las órdenes agrícolas e industriales, fue el efecto...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish