SACERDOTE ORA POR LOS MUERTOS. EL GRAN DOLOR POR LOS DESAPARECIDOS EN EL DESPLOME DEL EDIFICIO

Written by Germán Acero

7 de julio de 2021

A diario cientos de personas desfilan por las calles adyacentes al desplome de Champlain Towers mostrando su profundo dolor porque, al menos, sus seres queridos no han podido ser encontrados por las brigadas de rescate que trabajan  en la zona de la tragedia desde hace ya más de una semana.

Muchas familias de las posibles víctimas, al menos, tienen alguna esperanza de que podrán ser encontrados sus seres queridos antes de que terminen las labores de búsqueda las cuales se han visto entorpecidas por la constante lluvia que no cesa ni de noche ni de día.

En una iglesia cercana al sitio de la tragedia se reunieron varios familiares y oraron y el padre que ofició la misa habló  y les levantó el ánimo a estos y les pidió confiar en Dios acerca de la suerte que hayan podido correr sus seres queridos.

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, informó este jueves que 102 personas, el doble de lo que se dijo inicialmente, están localizadas y seguras tras el derrumbe parcial de un edificio de Miami-Dade, mientras que 99 siguen desaparecidas.

ARGENTINOS

Portavoces de la Cancillería de Argentina confirmaron que hay cuatro argentinos que están desaparecidos tras el derrumbe, según se ha podido conocer por personas que sabían que estaban en ese edificio, pero  no han logrado contactarse con ellos.

Tras el derrumbe, cuyas causas se desconocen, una montaña de escombros se formó junto al edificio Champlain Towers, donde han trabajado a lo largo de la noche unos 80 rescatistas en la búsqueda de posibles víctimas y supervivientes para sacar del edificio a las personas que están todavía dentro.

COLOMBIANOS

Por su parte se sabe hasta el momento que  la Cancillería de Colombia informó que se sabe de seis colombianos que residían en la edificación y que se «verifica si se encontraban en el edificio en el momento de los hechos».

En los servicios de comunicación de emergencia, los bomberos de Miami Beach indicaron que trabajaban en el colapso del edificio «con múltiples pacientes» y solicitaban la asistencia de «todas las unidades disponibles».

Numerosas personas se han congregado en las inmediaciones del edificio, por fuera del cordón de seguridad, como Santos Mejía, quien informó  que su esposa, Janet Rodríguez, estaba en el edificio cuidando a una persona de 95 años y lo llamó para decir que había sentido un terremoto.

El edificio tiene 130 apartamentos, pero no se sabe cuántos estaban ocupados ni cuántas personas había dentro cuando cayó una parte completa de la estructura, pues hay muchos vecinos que no vivían permanentemente allí.

«Lo más difícil es no saber nada», dijo Betsy González, quien desde la mañana del jueves espera alguna noticia de su sobrina Anaeli Rodríguez y su esposo Marcos Guara, y de las dos hijas de la pareja.

Todos los días va a la zona de la tragedia con la esperanza de recibir una noticia alentadora. Un vecino, Armando Roig sintió el colapso.

Los familiares de González están entre las decenas de desaparecidos tras el derrumbe en la madrugada del jueves de una parte del edificio residencial Champlain Towers, un condominio de 12 plantas y más de 130 apartamentos frente al mar, en el norte del condado de Miami -Dade.

Tras enterarse de la tragedia, González y cientos de personas pasaron el jueves reunidas en el Centro Comunitario de Surfside, a pocas cuadras del edificio colapsado. «Abandoné a mi hija cuando era una bebé y 16 años después me salvó la vida», relató por su parte  Lucy Wallis.

 «Vimos a gente en los balcones pidiendo auxilio»: el horror que provocó el colapso de un edificio de apartamentos”, insistió Betsy ,quien todos los días le da gracias a Dios por estar viva pero muy desconsolada porque muchos de sus amigos están entre los desaparecidos.

“Sucedió alrededor de las 2 de la mañana. Nos despertamos por una onda de sonido que azotó las ventanas y salimos a ver qué pasaba», cuenta Juan Esteban Triana, un joven brasileño criado en Colombia que vive cerca del edificio que se derrumbó el jueves 24 en Surfside, al norte de Miami Beach.

Decenas de personas que habitaban la torre de 12 pisos permanecen desaparecidas y sus familiares intentan desesperadamente encontrarlos. «Sentimos como un temblor y a los dos minutos vimos pasar ambulancias y socorristas” dijo un sobreviviente, quien no quiso d ar su nombre.

“ La zona quedó bloqueada. Con mi familia lo primero que hicimos fue salir a la calle y vimos a gente en los balcones pidiendo auxilio y alumbrando con las linternas de sus teléfonos», apuntó esta persona, quien pidió a los reporteros que no le tomaran fotogra-fías.

“Nosotros intentamos socorrerlos pero no nos dejaron pasar. Fue muy frustrante porque estábamos frente a las personas que estaban pidiendo auxilio y no podíamos hacer nada. Es muy triste», apuntó y se fue del lugar afanosamente.

Cecilia Barría, sobreviviente , estuvo que «Sucedió alrededor de las 2 de la mañana. Nos despertamos por una onda de sonido que azotó las ventanas y salimos a ver qué pasaba. En la noche solo se veían ruinas por todo lado».

Juan Esteban Triana, un joven brasileño criado en Colombia que vive cerca del edificio que se derrumbó este jueves en Surfside, al norte de Miami Beach, enfatizó que «Sentimos como un temblor y a los dos minutos vimos pasar ambulancias y socorristas”.

PRESENCIA ISRAELÍ

El coronel Golan Vach, comandante de la unidad del ejército israelí que colabora con las operaciones de búsqueda y rescate, explicó que él y otros rescatistas habían encontrado lo que llamó túneles entre los escombros, y en un caso ese espacio estaba entre balcones de apartamentos que se desplomaron.

«Entre ellos quedaba un gran espacio de aire», dijo. «Nos arrastramos por esos túneles. Llamamos a las personas y, lamentablemente, no encontramos nada». Vach dijo que la posibilidad de encontrar sobrevivientes tanto tiempo después del colapso era «muy, muy escasa».

«Debemos ser realistas», señaló. Un venezolano y una uruguaya-venezolana fueron identificados entre el total de fallecidos. Hay al menos otros 29 latinoamericanos de los que todavía no se tienen noticias: nueve de Argentina, seis de Colombia, seis de Paraguay, cuatro de Venezuela, tres de Uruguay y uno de Chile.

Temas similares…

VALENCIA, LA PATRIA ABUELA

VALENCIA, LA PATRIA ABUELA

Por Gerardo Álvarez Gallego (1954) “Se viene de padres de Valencia y madres de Canarias”, escribe José Martí, con...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish