“Reconquistar el 20 de  Mayo es un  deber de todos los cubanos”

Written by Germán Acero

9 de mayo de 2023

“Reconquistar la fecha del 20 de Mayo es un deber de todos los cubanos para volver a saborear las mieles de una vida republicana y soberana donde se vuelvan a respetar y valorar todos los derechos del pueblo contemplados en el marco de una ambiciosa política de la libertad”.

 Así lo declaró el dirigente y escritor del exilio cubano José Raúl Vidal, quien ha sido autor de innumerables obras, el cual nació en La Habana en 1968. Es Ensayista y crítico. Y profesor investigador de la obra martiana. Autor de José Martí: a la lumbre del zarzal (2014) y Los Versos libres de José Martí.

“Por supuesto el 20 de Mayo es una fecha importante en la historia moderna. Porque fue el momento en que nació la república y por primera vez ondeó la bandera de Cuba en el Morro. Y lógicamente también es muy importante porque tuvimos por primera vez nuestro primer presidente”.

“O sea que fue algo importante para la historia de Cuba después de tantos años de guerras que fueron por más de tres décadas con España, pero realmente nos enseñó que teníamos que volver a nuestras raíces”, sostuvo.

“Sobre todo cuando se trataba  de lo que había que hacer para recuperar la libertad. Sinceramente no tengo la fórmula. No la conozco. Hay por ahí manuales, pero creo en lo fundamental y es que, si algo hay que hacer, es trabajar en la formación de valores”, aseguró.

“Pero desafortunadamente el pueblo cubano no cuenta con esa intelectualidad que lo comprometería para saber escoger los verdaderos caminos en los que hay que transitar para llegar a ese punto tan importante de concretar la independencia”, expresó.

“El pueblo cubano está carente de valores y lealtad patriótica y desconoce la historia y, sinceramente, en esto entonces se corre el riesgo de estar en un estado vicioso que no tiene esperanza de triunfo de la libertad”, reiteró.

“No sé más allá de eso que pudiera decirte en cuanto a lo que se necesita para reconquistar la libertad en Cuba que, al final, sería el más importante paso que podría dar el pueblo cubano para poder disfrutar de una verdadera libertad en el futuro”, concretó.

“Una intervención extranjera creo que no es la mejor fórmula o camino para conseguir ese anhelo de reconquistar la libertad y por ende la independencia que tanto necesita el país tras un dominio dictatorial de muchos años que lo ha llevado a momentos de crisis política”, añadió.

“Eso no es factible. No es una solución porque traería mucho problema, insisto, en una intervención foránea que no tiene lógica en estos momentos en que se necesita volver a ser libres y soberanos”, agregó.

“Creo que el problema cubano debe ser resuelto por los mismos cubanos y desde adentro. Yo insisto en que el único modo de reconquistar esa libertad e independencia es a partir de la formación de valores que tienen que ver con la patria, la lealtad y la familia y, si no existe eso, entonces va a ser muy difícil”.

“Porque el pueblo cubano está muy polarizado en muchas tendencias desde el punto ya no económico sino personal que no tiene que ver con la diferencia que había el 20 de mayo de 1902 ya que es una historia antigua que los cubanos de ahora desconocen y desde luego las nuevas generaciones”.

“Porque entonces lo grandes allí no se ponen de acuerdo sobre todo la oposición en formar gente valerosa y hay otros que están presos, pero al final de la jornada yo creo que hay muchos con la creencia de libertad de fondo”, indicó.

“Porque se siente entonces también la necesidad de llenarse la barriga y hay que empezar en esos momentos, por desatar la formación de educar las nuevas generaciones para que sientan esa necesidad de estar en libertad”, precisó.

“El cubano que sale del país no sale por razones políticas. Esto no se cuestiona. Pero hay que admitir que hay crisis, social y espiritual, que ha sucedido por razones varias ante la inoperancia de un gobierno totalitario”, resaltó.

“Mientras no tengan eso presente la gente seguirá saliendo y, lo peor, regresara de vuelta al país que lo estuvo humillando, no solo a él, sino también a toda su familia, que tampoco tendrá soluciones fáciles a corto plazo”, acotó.

“Es por eso que yo hablo de la formación de educar a ese pueblo que ha perdido todo faro de libertad. Y si no hay conciencia en eso, seguirán siendo esclavos. Entre ellos mismos. Y ante un régimen que no brinda ninguna solución para el pueblo en el futuro”, sintetizó.

Es precisamente por eso que Vidal ha venido impulsando esos valores a través de sus libros como “El cubano exiliado que se ha hecho de puro reto por el curso de los años hasta crear una tradición que hoy es parte vital y guía del pueblo cubano”. 

“Es un libro intenso y múltiple apegado a la condición de vivir exiliado o expatriado o desterrado, con todo el alcance de estos términos que le imprimen, dicho sea de paso, el carácter de imprescindible. Lleva en sí mucho de la Cuba expropiada desde el ’59, sus anhelos y recuerdos, la llegada a los Estados Unidos y la subsecuente diseminación por América y Europa hasta la fecha” explicó Vidal.

“Sabemos que no han faltado incomprensiones —sería iluso negarlas—, pero hoy, con la autoridad de este Libro Cubano Exiliado, podemos hablar despacio y sin prejuicios de nuestra apertura al mundo sin la prepotencia de maniqueísmos ni censuras, sino con la libertad y la responsabilidad que ello implica”, enfatizó.

Sí, tenemos una responsabilidad ética y cívica, ante el pueblo y la Historia. La publicación de un libro es mero hecho de imprenta sino lleva en sí una intención estética, ni cumple con su función lúdica o su autor no es consecuente con su obra”, agregó finalmente.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario