Reacciones en el Sur de la Florida y Miami. Las escuelas públicas de Miami usándose para posibles refugios atómicos. Cierre de vuelos. Fin de Peter Pan. El exilio vigoroso en pie de lucha en 1962

Written by Libre Online

19 de octubre de 2022

Aunque buena parte de aquellos testigos y protagonistas han ido desapareciendo con el transcurrir de los años, quedan en LIBRE muchos recuerdos latentes que somos a compartir o revivir con ustedes, en Miami, New York,  New Jersey,  México,  Madrid,  Puerto Rico y más.

Los escasos programas radiales dirigidos a la comunidad cubanoamericana, las transmisiones de La Voz de los Estados Unidos de América, los pocos medios escritos que se publicaban la existencia de Diario Las Américas y su director Horacio Aguirre en respaldo abierto a Cuba Libre y así como poco espacios televisivos cumplían su rol, a la vez que el Noticiero del Canal 4 dirigido por Ralph Renick con una versión en español a cargo del Dr. Manuel Reyes, junto a la serie de organizaciones anticastristas ocupando un tramo en la calle Flagler desde el “Cielito Lindo” hasta el puente de Flagler y continuaciones, mantenían bien viva la llama de la emoción patria cubana.

El Consejo 

revolucionario Cubano

En el 1700 Biscayne Boulevard estaban establecidas las oficinas del Consejo Revolucionario Cubano que presidía el doctor José Miró Cardona y era el punto central a dónde se dirigía la prensa mundial en busca de la reacción del exilio organizado y militante.

En locales vecinos se encontraban el Frente Revolucionario de Tony Varona, Frente  Obrero FORDC que encabezaba Mario Fontela,  Colegios profesionales de Cuba en el Exilio,  el Directorio Magisterial,  las organizaciones juveniles cubanas con Alberto Joffre Cousido y Antonio Fernández Bueno,  el organismo deportivo,  con Julio Machado;  la “AAA” del doctor Aureliano Sánchez Arango y Mario Villar Roces.

WMIE fue la primera emisora que aceptó contratar espacios radiales a exiliados cubanos escuchándose ahí y en otros medios en 1962 las voces de Juan Amador Rodríguez, Luis Conte Agüero, Salvador Lew,  José Luis Massó,  Alberto Gandero, Manolo de la Torre,  Sergio Vidal Cairo, Tomás García Fusté,  Norman Díaz entre otros.

En lo escrito Ernesto Montaner, Alberto Rodríguez, Armando García Sifredo, el Dr. Rafael Díaz Balart y la Rosa Blanca.

 Entonces familias que esperaban a recién llegados acudían en la noche a los portales del Hotel Tamiami donde se hospedaban hasta encontrarse con familiares o ser relocalizados.

Robert King High

Miami era una ciudad muerta en la noche. En los pasillos y portales  del Hotel Tamiami la policía trataba de cumplir las órdenes y pautas de entonces.

Era el alcalde de la Ciudad Robert King  High, un norteamericano que hablaba español y había cursado estudios legales en la Universidad de La Habana,  fue caluroso con los cubanos,  aspiró a Gobernador de la Florida sin éxito y falleció de un paro cardiaco. El edificio de viviendas públicas de la calle 7 de North West y la avenida 13 lleva su nombre.

Abogados cubanos 

Uno de los pocos abogados cubanos de entonces era el Dr.  Carlos Benito Fernández, con licencia legal de la Florida pinareño de origen y quien después ocupó un asiento como Juez de la Corte Municipal de Miami, con sede en el antiguo Departamento de la Policía de Miami en la Avenida 12 de North West y Little River Dr. donde hay hoy un Winn Dixie. Representó al ex presidente Dr.  Carlos Prío Socarrás en un proceso de inmigración y también se impuso en el orden político y radial. Voz, talento y simpatía no le faltaban.

También ejercía el Dr. Gaspar Aldrich, de origen matancero Director del Instituto del Café en Cuba a cuyo bufete se afilió después el Dr. José Luis Pelleyá.

En aquel entonces los integrantes de la Brigada 2506 continuaban presos en Cuba sus familiares abogaban por su libertad en la iglesia Episcopal que pastoreaba el reverendo Max I. Salvador, donde hubo un centro de reclutamiento de la Brigada 2506.  El reverendo Martín Añorga en programas de ayuda junto a la Iglesia Prebisteriana. El sacerdote Eugenio del Busto muy cerca del Obispo Coleman Carroll viabilizando los recursos católicos. Caravanas de rastras y camiones de todo el  país surtiendo los distintos centros para refugiados.

¿Cómo reaccionó

Miami a la Crisis

de Octubre de 1962?

Las comunicaciones aéreas entre Cuba y Estados Unidos fueron totalmente canceladas y el servicio de correos y teléfonos también suspendidos.

La Operación Peter Pan que había logrado sacar a más de 14,000 niños y jóvenes cubanos fue interrumpida.

Las escuelas públicas de Miami fueron asignadas para servir de “refugios atómicos” en caso de un ataque nuclear. Como en cualquier multitud algunos veían a los refugiados cubanos como responsables de esa presunta debacle mundial mientras otros eran totalmente solidarios. Debe decirse que al margen de los extremistas de siempre Miami recibió a los cubanos exiliados con gran comprensión amistad y hospitalidad. Un programa para refugiados fue abierto en la Avenida Segunda del North East y la Calle 5, posteriormente trasladando a la actual Torre de la Libertad. La tarjeta azul del Refugio, gran credencial de acceso a servicios sociales y de salud,  mientras Howard Palmatier dirigía el Programa para Refugiados,  a quien sucedieron posteriormente Ricardo Núñez García y Manolo Rodríguez Fleites.

Inicios  comerciales

Había establecimientos ya formados, como las Tiendas Crown, la carnicería de Isidoro Rosas, Cruz Pino Electric,  la bodega de Luis Sabines, Andrés Pharmacy, Mechoso Store, La Cultural,  las obras de Vicente Valcárcel, Farmacia Tarará de Andricaín y Reyes; Matanzas de Andrés Pumariega,  Farmacia de Lincoln Rodón, la distribución del Miami News con “Choco” Parra en Fagler y avenida 12; El Toro Sentado, La Quincallera  Marianao,  Salomón Trajes, la tienda de ropa usada y de mercancía barata de “Johnny el millonario”, (Juanito el Vende M); Mencías  “regalando la mercancía”; las clínicas cubanas de entonces, farmacias, funerarias, escuelas en formación, muchas continuación de Cuba como la Academia Comercial Garcés. Instituciones como los Leones y Rotarios  cubanos, grupos religiosos y fraternales, el Colegio de Periodistas Cubanos en el Exilio, en el mismo 1962, con un animado proceso electoral que eligió a Mario Barreras como su Decano, el Colegio de Pedagogos encabezado por el Dr. Rolando Espinosa, distintos colegios de abogados encabezados por los doctores Humberto Quiñones del Sol, Francisco Alabau Trelles y otros.

Los dos periódicos locales contratando repartidores. Ernesto Alzuri, en el Miami News y el Dr. Samuel Nodarse,  en una de las distribuciones del Herald  desde el North West hasta Miami Beach hacia el este, ambos matanceros.

La lechería MacArthur con nuevas oficinas en la Avenida Segunda de North East y la Calle 62 extendiendo su presencia en la parte cubana habiendo contado con los patriotas Jorge Más Canosa y Roberto Rodríguez de Aragón,  entre muchos otros en sus filas laborales a la vez que luchaban por Cuba.

Alpha 66, con Aurelio “Yeyo” y Andrés Nazario Sargén, primero. II Frente del Escambray; Comandos L,  reunidos en los altos del Miami Colonial con el Dr. Santiago Álvarez y Tony Cuesta; Comando Mambises,  con Luis Conte Agüero, como vocero; El doctor Orlando Bosch Ávila teniendo que enfrentar procesos legales, Luis Posada Carriles.

El doctor Modesto Mora encabeza la edificación del Pan American Hospital,  siendo uno de los pocos médicos licenciados, con hondas raíces pinareñas. El Dr. José M.  Pintado y Pablo Bardino fundan la primera clínica mutualista.

De la crisis 

de octubre de 1962 

al pacto 

Kennedy-Kruschov

Mientras Washington se mantenía en en vela noche y día y Nueva York era escenario de encuentros mundiales convocados por aquella crisis cuyas primeras imágenes estremecieron al mundo muchas de ellas atribuidas a fuentes de Miami y partes relacionadas,  un llamado pacto Kennedy-Kruschov parecía sellar para siempre la libertad del pueblo de Cuba, al comprometerse ambas potencias a proteger y garantizar unos acuerdos que traicionaban el afán de libertad del pueblo de Cuba por el cual habían ofrendado destino, vida y orígenes en gran número de patriotas caídos en paredones, cárceles y mazmorras.

El deseo de LIBRE

Al evocar este 60 aniversario de la Crisis de Octubre de 1962 es la intención de LIBRE  brindar espacio a aquel itinerario vivido aquí en el Sur de la Florida, donde centenares de unidades,  equipos y recursos de toda índole fueron movilizadas por aire, mar y tierra sin conocerse su verdadero destino y propósito;  la base militar de Homestead llegó a albergar recursos, estrategias, tácticas y valores humanos con destino desconocido y hasta los escolares de entonces con edades entre los alrededores de 8 y 18 años eran movilizados durante varias veces en aquellos días de octubre de 1962 para someterse a ejercicios de desalojo, protección y refugio en caso de ataques atómicos en horas escolares.

En aquel entonces no se suspendían las clases escolares de manera fácil, aunque sí podíamos encontrarnos una paralización del transporte local por huelga laboral,  como ocurrió en 1961, o una huelga sindical de maestros que paralizaba el curso y que posteriormente las Cortes regularizaron.

Del análisis histórico de la Crisis de Octubre de 1962 bastante se ha escrito y con el tiempo poco se ha aportado para ir más allá del entendimiento que cambió la libertad cubana.

Sin embargo, muy pocos se ha aludido sobre la experiencia y relato de los testigos, observadores y protagonistas en aquellos días trágicos en Miami, el Sur de la Florida, Puerto Rico,  Nueva York, New Jersey, y tantos otros sitios que entonces recogían a más de 400,000 cubanos que encontraban refugio fuera de la isla, veían paralizados sus esfuerzos de comunicación con Cuba y ante el fatal resultado de la crisis encontraban vías legales de escape a través de México, España y otros terceros países hasta forzar el resurgimiento de los Vuelos de la Libertad y hasta el establecimiento de una Casa de la Libertad en las inmediaciones de Opa Locka. 

Aún no nos quedan afortunadamente muchos testigos y protagonistas de aquellas páginas de episodios.  No esperemos a que sea tarde para preguntarle dónde estaban y qué recuerdan de aquel Octubre de 1962.  

LIBRE les abre sus páginas para recoger esos relatos de quienes estaban en calles, prisiones o escondites dentro de Cuba o ya radicado fuera de la isla prisión. Vuestras anécdotas son necesarias. Aquí espacio para recogerlas.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish