Poesías al Día de la Independencia

Written by Libre Online

19 de mayo de 2021

20 de Mayo
Por Oscar Pérez Moro

Veinte de Mayo inmortal
que Cuba es libre se escucha,
después de un siglo de lucha
incesante y desigual.
Tu historia trascendental
con patriotismo recorro,
porque la sangre que a chorro
fluía por donde quiera,
dignificó la bandera
en el Castillo del Morro.

Allí está Cuba ese día
que, de la justicia en pos.
en mil novecientos dos
tuvo la soberanía.
Allí está la rebeldía
nacida en candente lava,
y está la conciencia brava
-firme, valiente y hermosa
de una nación valerosa
que no quiso ser esclava.

Allí no estaba Maceo,
pero su bandera estaba,
y aquel pueblo que pensaba
en San Pedro y Coliseo.
Allí estaba, ¡ya lo creo!
el recuerdo de Martí,
y hoy pienso, después que vi
todo aquel pueblo de pie,
que aquello un obsequio fue
del esfuerzo del mambí.

Pero hoy está en el Castillo
del Morro, desamparada,
la insignia que fue ganada
a machete y a cuchillo.
Allí está buscando el brillo
azulino del espacio,
y aunque todo va despacio
sigue esperando hasta el fin
por el canto de Agustín,
de Jacinto y Bonifacio.

20 de Mayo
Por Agustín Acosta
(Poeta Nacional de Cuba)

Era una tormenta
de oprobio, de afrenta,
la Patria moría en la cruz…
Y fue una alborada
el rojo destello de sangre que tuvo la espada
de luz…!

Amargo, doliente, tortuoso el camino…
Un trapo divino
era la bandera ideal:
llevaba en jirones la muestra de cada victoria;
bajo de sus pliegues pasaba la Gloria
como por debajo de un arco triunfal…!

No ha habido tan brava epopeya;
no ha habido una estrella
que en sí

llevaba en jirones la muestra de cada victoria;
bajo de sus pliegues pasaba la Gloria
como por debajo de un arco triunfal…!

No ha habido tan brava espoeya;
no ha habido una estrella
que en sí
llevase tan vivo, tenaz centelleo…
No vuelve a nacer un Maceo!
No vuelve a soñar un Martí…!

Columnas de heroicos granitos; pilares
que son como altares
de amor y dolor…
La tierra se siente más triste y más vasta;
burlóse el futuro del iconoclasta:
gloriosa la enseña tremola en el asta,
y un eco entusiasta
subraya un eterno loor…

El alma en el culto pasado se enciende;
la garra de águila heroica desprende
y salva a la Patria de la tormentosa visión de la cruz,
y enormes sus alas extiende
como dos hélices de luz.

Fue brusca, tan brusca que ofusca la horrible visión de tragedia;
la enorme Edad Media

jamás vio guerreros de tan sorprendente valor.
La muerte, espantada, besaba humillada a la vida;
la sangre en la herida
era flor…

Hosanna! pintaban en oros las amplias auroras
Hosanna! trinaba en sus trinos el ave al pasar.
Josué milagroso detuvo el eterno volar de las horas…
Hosanna! rugieron los róeos rugidos del mar…!

Que siempre en lo alto perdure en su trémulo rayo
la estrella gloriosa que supo en vivaz resplandor,
abrirse en el gayo sinople de mayo
como una simbólica flor…!

Veinte de Mayo
Por Ernesto Montaner

Pinta pintor los latidos
de una mano encadenada,
pinta una espalda azotada
con seis puñales hundidos.

Pinta pájaros sin nido
pinta una cuna vacía
pinta la inmensa agonía
de un pueblo crucificado
y verás como has pintado
pintor a la patria mía.

No, no la pintes mejor
pinta la Cuba que fue
cuna del cucalambe
caña, tabaco y amor.

Si has de pintarla… pintor
píntala sin desmayo,
pinta un machete y un rayo
una estrella y un altar
y habrás logrado pintar
a Cuba el 20 de mayo.

Elegía por Martí

Tú que hablaste a los niños como insigne cubano.
Tú que hiciste de Cuba el más dulce ideal
Tú que siempre soñaste con la aurora sublime.
Tú que amaste a un amigo, a una flor, a un rosal.

Tú impulsaste tu alma por tortuosos caminos.
Tú sufriste en tu carne un dolor sin igual.
Tú entregaste la vida en ofrenda gloriosa.
Tú cantaste a la Patria la canción inmortal.

Tú que en versos sencillos predicaste al hermano,
predicaste a los pueblos, al arroyo, al mar,
a la tumba vacía, a la Patria irredenta,
a una ingenua sonrisa, a un infante al llorar.

Tú cantaste a la madre, al amor, a la vida,
definiste al tirano, definiste al error,
pero siempre cantaste con amor de poeta
la ternura que encierra la palabra Mujer.

A tu suelo querido lo esclavizan cadenas,
unos seres extraños ya lo invaden doquier;
se ha perdido el respeto, el honor, el decoro,
hoy tus versos no hablan, ya tu luz se apagó.
Un cubano distinto ha surgido esta noche,
no es aquel que dispuesto siempre estuvo a morir
por la Patria sufrida, por sus hijos hambrientos,
por la madre que llora o un hermano al partir.

A tu prédica hermosa pisotea un tirano,
ya la noche es eterna, ya no habrá esplendor,
en las aguas profundas se debate tu hermano,
esperanzas y sueños ya murieron de horror.

Sólo queda una puerta que por siempre está abierta,
esa es Dios que a los hombres prometió transformar,
mis rodillas se doblan ofreciendo holocausto
a ese Dios que es perfecto, que es mi Dios, que es Amor.

A ti, Padre amoroso, se dirigen mis preces.
Cuba está en el Calvario esperando por ti.
Cuando Tu voz lo ordene » se echan fuera demonios «.
¡Da Señor,, esa orden !…¡Dala pronto Señor…!

Alma Rosa Gil
Miami, Fl.

Temas similares…

Saludando el Día de los Padres

Saludando el Día de los Padres

Mi Personaje Inolvidable Rogelio Eduardo Gil León Quince años yo tenía cuando mi padre murió, mi alma tanto sufrió que...

DEL TRUEQUE A LA CRIPTOMONEDA

DEL TRUEQUE A LA CRIPTOMONEDA

Por María C. Rodríguez Históricamente, el origen del trueque se remonta al año 6000 a.C en Mesopotamia. Las tribus que...

0 comentarios

Enviar un comentario