Pinturas de Villalobos en Miami

Written by Germán Acero

15 de agosto de 2023

Una cruda realidad sobre la violencia y la deforestación en ciudades y selvas de Colombia

POR GERMÁN ACERO E.  

Exclusiva para LIBRE

La abrupta inseguridad y la temible deforestación en ciudades y selvas de Colombia fue plasmada con lujo de detalles por el artista Oscar Villalobos en sus pinturas que colgó en la galería de Miami International Fine Arts Mifa.

Oscar Villalobos, es un pintor urbano que luego del conflicto armado descubrió en la capital el arte, y lo aprovechó para reflejar problemas sociales impactantes en su país como la inseguridad urbana y la contaminación ambiental.

Este artista es conocido por sus “paisajes urbanos”, en los que explica su interés por la movilidad cotidiana, sin olvidar la naturaleza. Su nueva serie, ‘Tetris, selva en conflicto’, fue expuesta en esta famosa galería de Miami.

Oscar Villalobos nació en San José del Guaviare, uno de los tantos epicentros de la violencia que ha existido en el territorio colombiano, en las entrañas de la selva amazónica.

Para este joven artista, el conflicto no tuvo como consecuencia la muerte para él, sino la huida forzada a una de las ciudades más importantes de Colombia Bogotá, donde la violencia se aparece a cada momento vestida de muerte.

“Yo vengo de un territorio de desplazamiento, el Guaviare, donde hay unos límites muy marcados tanto de la guerrilla como del ejército, que se transforman en masacres como la de Mapiripán que dejó muchos muertos”, opinó.

“Y esto me sirvió para ver lo que significaba la guerra, pero cuando llegué de nuevo a la ciudad, esos límites también se replicaron en fronteras invisibles, como las pandillas en los barrios haciendo de las suyas”, expresó.

“En Bogotá, la capital, la violencia me rodeaba por todos lados, incluso en el colegio donde estudiaba, allí los jóvenes ya tenían un espíritu guerrerista de violencia”, explicó Villalobos.

“Esta realidad me llevó a retratar todo lo que estaba presenciando día a día. Inicialmente, con trabajos que eran simples ejercicios de la universidad, donde pintaba siguiendo las líneas del impresionismo”, relató.

“Pero además con estas técnicas comencé a reflejar la realidad que vivía para instalarme en una nueva ciudad representada por escenas costumbristas a través de colores llamativos y contrastados”, agregó. 

“Pero también no quise dejar a un lado otros problemas graves como la contaminación ambiental debido a la tala de bosques y la siembra de hoja de coca en las selvas colombianas”, agregó.

“Porque aquí también surgió la fumigación aérea con glifosato que, poco a poco, fue dejando enormes desiertos a falta de la capa verde de la naturaleza selvática con la tala de árboles con una horrible y grave deforestación”, añadió.

Actualmente, el artista en sus paisajes muestra su interés por la movilidad de la ciudad, en especial por Transmilenio, pero es más reconocido aún, por sus representaciones de la vegetación libre.

“Sin embargo, es importante entender que no se trata de una selva interpretada simplemente como un lugar de naturaleza exuberante, sino de la selva como escenario de la vida nacional”, sintetizó.

“Mis pinturas son, ante todo, un llamado de alerta, no solo contra la utilización de la selva como escenario de desacuerdos ideológicos y problemáticas económicas, sino en pro del cuidado del planeta y de la protección de los entornos selváticos”, recalcó.

“Es una serie de trabajos que se deriva de selva en conflicto tanto del concepto como en la forma, pero con sus nuevos paradigmas; donde se habla del enfrentamiento que se está dando entre la naturaleza y la humanidad”, acotó.

“Este desplazamiento del Guaviare me sirvió también para reflejar en mis cuadros el agravamiento del conflicto armado en Colombia y la contaminación urbana que ha transformado árboles verdes en negros”, concretó.

“Además, la transformación de los cilindros de gas para estufas familiares, en bombas utilizadas por el terrorismo nacional en ataques a bases militares y poblados de Colombia, con los que han muerto civiles y militares”, sintetizó.

“Retratando y mostrando en síntesis todos estos problemas es que a través de mis obras hago un llamado a mejorar la vida urbana y de los campos”, insistió Villalobos tras la inauguración de su exposición en Miami.

“El uso de la motosierra que ha devastado las selvas cortando los árboles y causando la deforestación de la naturaleza y también el riego aéreo que ha arrasado la zona”, añadió.

“Hago un llamado a la reflexión con mis pinturas a acabar con el conflicto armado que no se soluciona, sino por el contrario, se va agravando con todos estos problemas humanos y sociales”, concluyó.

“Y que reflexione la humanidad sobre la deforestación y la violencia que causan los grupos fuera de la ley en una de las mayores reservas de la zona amazónica catalogada como los pulmones del mundo”, añadió a renglón seguido.

Temas similares…

UN MILAGRO SOBRE EL MAR

UN MILAGRO SOBRE EL MAR

Por José D. Cablí (1937) Key West se vistió de júbilo para conmemorar la realización de uno de los acontecimientos...

0 comentarios

Enviar un comentario