“PATRIA Y VIDA”: HIMNO DEL EXILIO CUBANO SE MERECE CIEN PREMIOS “GRAMMY”

Written by Roberto Cazorla

23 de noviembre de 2021

Un Reportaje Especial y Exclusivo  para LIBRE

A cargo de Roberto Cazorla

Nuestro corresponsal en España

Semejante triunfo la dictadura no lo perdona. Saben que ya no cuentan con los perversos Silvio (“Ginebrita”), Rodríguez y Pablito (“Mamá Dolores”), Milanés. Ahora los

cantautores son lo contrario, encargados de ponerles el punto a la i, de informar al mundo cuán asesinos han sido y son.

Musicalmente hablando, en la “Arena Michelob Ultra” de Las Vegas (Estados Unidos), el triunfo de una canción que se ha convertido en el “Himno del exilio cubano”, hizo temblar los cimientos de la música, en su caso Urbana. Para la mayoría que no sea cubana y que no sufra los estragos de un exilio ¿interminable?, quizá no signifique tanto, pero para los que tuvimos el privilegio de nacer en aquella isla que desde que la pisó Cristóbal Colón (que Dios lo tenga en el paraíso celestial), todo lo que la represente, y, en este caso, cuando está desangrándose por cada pararrayos de sus palmas reales, tenemos que gritar hasta la afonía: ¡Gracias, Señor, porque se está haciendo justicia! Cuba, no podía resistir tanta felicidad, libertad y un futuro aún mucho más prometedor. En este caso si la isla hablara, diría lo que dijo el joven poeta cubano (asesinado por los comunistas) Agustín Gómez-Lubián:“Muy pocos años, para tanta vida”.

Durante la ceremonia de dicho acontecimiento (uno de los más impactantes de la música latina en Estados Unidos), se concedieron 45 de los 53 galardones referente a la música latina y portuguesa.

Desde estas páginas de “LIBRE”, queremos felicitar a sus autores, la cantante Beatriz Luengo y el músico Yadam González, que subieron al escenario para recibir tan preciado galardón y que tanto significa para los exiliados cubanos, así como para los venezolanos y el resto de los que sufren el exilio por culpa de cancerígeno comunismo.

No sé si mis amigos lectores recuerdan o se enteraron de la persecución que tuvo que soportar mi inolvidable amigo Luis Aguilé por haber compuesto la canción que se convirtió en otro himno del exilio cubano, “Cuando salí de Cuba”. Recibió todo tipo de amenazas, incluso fue vetado como artista en muchos lugares de España y en el extranjero.

Pero jamás se arrepintió, siempre presumió de ello y nunca dejó de considerar que Cuba había sido su “segunda patria”. También él fue víctima del comunismo tanto moral como materialmente. Pues la co-autora de “Patria y Vida”, Beatriz Luengo también ha sido víctima de la chusma alimentada por el comunismo internacional, la mano negra que mece la cuna de la desgracia que estamos atravesando: “Quiero que sepan que, por ser coautora de esta canción, mi familia ha recibido todo tipo de amenazas porque en ella lanzamos fuertes críticas al régimen dictatorial cubano. Una injusticia, con lo hermosa que es la música cuando está al servicio de las  causas sociales, a darles voz a los que no la tienen, a todo aquel que le han sellado la voluntad y arrebatado el valor para gritar ¡basta ya, de tanta injusticia! ¡Basta ya de asesinar a los pueblos aplastados por el comunismo!”.

“GINEBRITA” Y

“MAMÁ DOLORES”

Mientras que los cubanos de pura cepa, los que sí amamos la libertad y conservamos la dignidad patriótica (aunque hayamos cometido el error de exiliarnos (hablo por mí), seguimos adorando y anhelando a aquel trozo de isla que Dios bendijo desde el instante en que la creó, los asesinos de lesa humanidad, encabezados por Raulina Castro,  y su descubrimiento el “buga”, Díaz-Canela Fina, se están dando cabezazos contra la pared por el triunfo de una canción que expone cuán criminales son y lo miserables que han sido desde hace casi 63 años.

 No perdonan que ese pueblo (la mayoría joven), que fue amamantado con la leche envenenada del comunismo, tanto dentro, como en el exilio, se haya despertado hasta el extremo de combatirlos y gritar a “los cuatro vientos” que no están dispuestos a seguir soportando tanta opresión y tanta miseria moral y material; jóvenes convencidos de que más allá de las playas cubanas existe algo de esperanza y un “perfume” denominado “libertad”.Quieren olerlo. No lo perdonan, no lo digieren. Saben que ya no cuentan con los perversos Silvio (“Ginebrita”)  Rodríguez y otro Pablito (“Mamá Dolores”),Milanés. Ahora los cantautores son lo contrario, los encargados de ponerles el punto a la i, de informar al mundo cuán asesinos han sido y son.

“Como mujer compositora en la categoría urbana, que es tan difícil para las mujeres, quiero recordar a otras mujeres que han puesto el arte al servicio de la libertad de expresión: a la poeta Dulce María Loynaz, a Gloria Estefan y, sobre todo, a una mujer que murió queriendo regresar a Cuba y no pudo y la enterraron con un poquitico de tierra que pudo agarrar bajo la reja de Guantánamo. A ella, esta noche, le quiero dedicar esto porque nos enseñó lo que significaba la palabra libertad en la música, y para todas esas madres cubanas: ¡Celia. Celia Cruz este premio va para ti!”, añadió Beatriz Luengo. Por su parte, el co-autor del nuevo “himno”, Yadam González, dedicó el premio a Cuba: “Esto es para mi país, por la libertad de expresión y por la libertad de los cubanos”.¿Comprenden mis compatriotas exiliados, hasta dónde llega el valor de estas palabras que fueron aplaudidas estentóreamente por una multitud de decenas de miles de seres? ¡Tenemos que sentirnos orgullos de hasta qué punto se ha virado la tortilla!

EN “YOUTUBE”

“Patria y Vida” fue interpretada por Yotuel Romero (esposo de Beatriz Luengo), Descemer Bueno, Alexander Delgado y Randy Malcom y los raperos El Fanky y Maykel Osorbo Castillo. “Patria y Vida, no significa solamente el himno del exilio cubano, sino de los que también han huído del comunismo: venezolanos, nicaragüenses, chilenos, bolivianos, peruanos, etc., puesto que en ella se alienta a las protestas antigubernamentales.

La canción fue interpretada en la ceremonia principal que se inició a las 8.30 de la noche de tan feliz día, donde los artistas cubanos pidieron la liberación de los presos políticos en Cuba. Fueron secundados por estruendosos aplausos, demostrando una vez más que, si Dios quiere, la dictadura cubana tiene los días contados. (Soñar no cuesta).

Existe un movimiento internacional que, hasta ahora, sus protagonistas habían ignorado la maldición cubana. “¡A cada santo le llega su día”! “¡No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista!”.

Los artistas cubanos presentes, sintieron la ausencia de Maykel Osorbo, uno de los prisioneros políticos cubanos, recluído desde el pasado 18 de mayo en una cárcel en la isla y actualmente en delicado estado de salud y sin adecuada atención médica. Injusticia de la dictadura comunista que aumenta el odio y la repulsión que decenas de miles de asistentes demostraron durante dicha entrega de premios. “Estoy preso por componer una parte de la canción que ha enloquecido a las autoridades cubanas por sus severas críticas al sistema político y a la situación económica y social en que se encuentra varada la isla tras 62 años de socialismo”, mensaje de Osorbo a sus compañeros.

Desde su estreno en “Youtube”, en febrero pasado, el himno “Patria y Vida”, batió todos los records de audiencia. Hoy tiene más de 41 millones de reproducciones en dicha plataforma. Si ello no es un rotundo éxito, “que venga Dios y lo vea”.

Temas similares…

Los estudiantes de Medicina

Los estudiantes de Medicina

El 27 de Noviembre El clamor de la prensa La noticia de que los inocentes estudiantes de medicina habían sido...

0 comentarios

Enviar un comentario