PABLO CASADO TROPEZÓ CON EL MURO DE MADRID: ISABEL DÍAZ AYUSO

Written by Roberto Cazorla

2 de marzo de 2022

Un Reportaje Especial y Exclusivo de Roberto Cazorla para LIBRE

Pablo Casado, presidente del Partido Popular ha intentado derrotar a Isabel Díaz Ayuso inventándole una mentira, porque no soporta que sea la política más famosa dentro y fuera de España. Se ha cogido el C. con la puerta. Miles de manifestantes le piden que renuncie a la presidencia del partido y proclaman a Ayuso “Presidenta futura de España”.

Soy de derecha, pero de los recalcitrantes. Es por ello que, desde que existen elecciones (con Franco no las había y España era lo más parecido al Paraíso) he votado al partido de derecha que, con el tiempo se convirtió en el Partido Popular. Dicha formación, se “despepinó” desde el instante que en él entró Mariano Rajoy, (conocido en los corrillos como “La trotona de Pontevedra” porque, en su época universitaria, se pasaba las noches saltando de un club gay a otro en Pontevedra y ciudades adyacentes), pero jamás fue “santo de mi devoción”.

Si actualmente España está en manos de los comunistas empecinados en convertirla en un satélite de la maldecida ideología comunista, se lo debemos a él. Fue débil, flojo de piernas. Incluso se le llamó el “maricomplejín” por el temor que le tenía a los comunistas y a socialistas. Hacía lo que aquellos les ordenaban. Fue degenerando la situación hasta el punto de que Pedro Sánchez alias “Frankenstein”, el personaje más agrio, detestable y odiado, le impuso una moción de censura. Claro que Sánchez no tenía ni donde caerse muerto, pero con tal de vivir en el Palacio de la Moncloa, le vendió el alma a Satanás pactando con cuatro o cinco partidos comunistas, entre ellos el despreciable y sanguinario “Bildu”, formado por miembros de la banda terrorista ETA, causante de 1.200 muertes, donde se cuentan decenas de niños, pues fueron tan asesinos que volaron colegios repletos de criaturas inocentes. Con ese elemento Sánchez formó desgobierno, y Rajoy tuvo que salir con el rabo dentro de las patas.

Pasó un tiempo, y se celebró un congreso entre los componentes del Partido Popular, saliendo elegido presidente Pablo Casado, niñato que carecía de experiencia política, un imberbe, incapacitado, ambicioso y más postalita que “Popeye el Marino”. Desde que Casado puso los pies en la sede de dicho Partido en la calle Génova (Madrid), la forma de funcionar siempre fue turbia, inestable y carecía de hombría: también se bajó los pantalones delante de los de izquierda. Sin duda, dentro del Partido Popular han estado grandes luminarias, personajes de gran valía, entre ellos José María Aznar, que nos trajo la democracia, estabilidad y aniveló la economía, que el mal parido José Luis Rodríguez Zapatero había dejado en la ruina.

“HIJA DE PAPÁ”

Los años de Aznar fueron brillantes, aunque muy combatico por los comunistas. Era lógico, ellos odian hasta una cucaracha si no se pinta en el caparazón la hoz y el martillo. Mujeres como Esperanza Aguirre, que fue Presidenta de la Comunizad de Madrid, que anteriormente había desempeñado importantísimos cargos en el Congreso y fuera de él. A ésta la sustituyó en la presidencia de la Comunidad, Cristina Cifuentes, tan digna y preocupada por España como la señora Aguirre y Aznar. Los cabecillas del Partido Popular les hicieron la vida imposible: Cristina Cifuentes tuvo que renunciar a su puesto.

La portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados fue Cayetana Álvarez de Toledo, mujer valiosa y defensora del bienestar de España, que en el Congreso puso a temblar hasta las columnas. Cuando subía al podio el resto de los diputados olían a heces, pues se iban en los pantalones. No había existido otra que fuera tan radical y verdadera como la señora Álvarez de Toledo. Con una carrera política plausible y una ostentosa cultura, porque durante una intervención le dijo a Pablo Iglesias, alias “El Coleta piojoso” “que él era hijo de un terrorista”, porque él antes la había ridiculizado llamándola “niña mimada”, “hija de papa”, etc. Todo porque la señora Álvarez de Toledo puso en su sitio a la alimaña comunista empecinada en destruir aún más a España. Por eso, Pablo Casado, presidente del Partido Popular, supuestamente de derecha, puso a la señora Álvarez de Toledo como un trapo, quitándola del cargo como Portavoz del partido en dicho Congreso. En vez de hablarle puesto una medalla, de premiarla por haber demostrado tener los C. que ningún de los partidos tienen, la humillan, la rebajan y, de ahí que dicha señora haya escrito el libro “Políticamente Indeseable”, el cual va por su décima edición. Aun así, Álvarez de Toledo insiste en permanecer dentro del Partido Popular porque, son muchos años dedicados a la causa y, no se va a rendir delante de un niñato…, monigote como Pablo Casado ni de su brazo derecha Teodoro García Egea. Para ambos la mayoría de los españoles, ahora mismo, están pidiendo su dimisión.

MURO DE BERLÍN

Pero también Casado ha intentado destronar a la mujer que ha revolucionado a toda la comunidad de Madrid, así como al resto de España: Isabel Díaz Ayuso.

Los politólogos de varios países europeos y de Estados Unidos, la consideran el mayor “fenómeno en cuanto a una mujer en la política de Europa”. Casado, como Rajoy, carece de personalidad propia y, ante el triunfo apoteósico, fuera de lo normal, jamás ocurrido en este país, ha intentado destruir a Díaz Ayuso, siendo miembro y que tantos años ha trabajado para el propio Partido Popular.

Casado, ha tenido el cinismo, de inventarse, como miembros comunistas del desgobierno de Sánchez, una mentira del tamaño de una catedral, acusando a Díaz Ayuso de haberle permitido a un hermano cierto privilegios relacionado con las mascarillas para durante la primera etapa de la pandemia. La acusa de haber influido en su hermano para que obtuviera buena cantidad de dinero. Totalmente incierta. Casado fue tan perverso, que hasta nombró detectives privados para que averiguan a la familia de Días Ayuso. La que se ha formado ha sido la de madre. Desde el primer día en que surgió el desparpajo de Casado, miles de seguidores de Días Ayuso se plantaron delante del edificio del Partido Popular con cientos de pancartas que decían: “¡Ayuso presidenta!”, pues la señora se ha ganado tanto el corazón de los españoles (especialmente del 98% de los madrileños) que la ven como futura presidenta del país.

Desde hace una semana, todas las tardes miles de personas se manifiestan a favor de Díaz Ayuso. Casado y su banda han hecho el ridículo. El resto de los barones del propio partido, los que los queda un poco de dignidad, sostienen que “Casado ha metido la pata, que no sabía con quien se metía”.  En todo el país hay manifestaciones de miles de personas pidiendo su renuncia como presidente del Partido Popular, que se celebre urgentemente un congreso para que dicho personajillo salga como bola por tronera.

Todos sabemos la amarga historia del Muro de Berlín levantado por los comunistas de la Alemania del Este, hasta que la democracia de un empujón lo derribó y a tomar por el saco. Aquí, Casado ha cometido el error de tropezar con” El muro de Madrid” que resulta Isabel Días Ayuso. Las manifestaciones diarias son apoteósicas. Y solamente se escucha un grito: “¡Isabel presidenta!”.

En caso de que Ayuso se fuera del Partido Popular, los que somos de Vox, la estaremos esperando con los brazos abiertos.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish