OTTO J. REICH, un cubano en las altas esferas de tres gobiernos de EE.UU.

Written by Alvaro J. Alvarez

30 de marzo de 2022

Por Álvaro J. Álvarez. Exclusivo para LIBRE

Como todos sabemos, los Nazis persiguieron a los judíos en todos los países que invadieron. Walter Reich el padre de Otto, había nacido en Austria y era judío pero con raíces en el territorio de Bohemia (Alemania) por lo tanto tenía que escapar antes de ser capturado.

 En 1938 comenzó su odisea de 950 kilómetros caminando a través de los Alpes atravesando todo el territorio suizo hasta llegar a Francia. Estuvo destacado en la Legión Extranjera en el norte de África pero cuando los franceses se rindieron, logró abordar un barco de carga portugués que iba hacia los EEUU, pero cuando el barco llegó al Puerto de La Habana, Walter se bajó y se quedó en Cuba, era el año 1942.

AUTRIACOS EN CUBA

Gracias al Comité de Asistencia Austríaco, formado por los austriacos que habían llegado a Cuba previamente logró establecerse y sobrevivir en la isla caribeña los primeros años. Le encontraron un cuarto en la casa donde vivía la familia de su futura esposa. Walter empezó a enseñarle francés y ella le enseñaba español. Los dos se casaron a fines del año 1942.

Desafortunadamente, no pudo sacar a sus padres de Austria, por eso los abuelos paternos de Otto murieron a causa de la persecución nazi a los judíos (Holocausto).

A Walter le encantaba Cuba, él pensaba que había llegado a un paraíso. Fundó en Cuba, junto con unos amigos, una fábrica de muebles que funcionaba lo suficientemente bien como para asegurarle a la familia una vida cómoda. La fábrica empleaba a unos doscientos empleados.

Otto Juan Reich, nació el 16 de octubre de 1945. En una entrevista dijo: “Yo creo que todos tenemos la misma costumbre de recordar lo bueno. Mi infancia transcurrió en un país muy agradable, teníamos una familia grande, de la parte de mi madre. Era una familia típica cubana, con muchos primos y nos reuníamos siempre para los días de fiesta en la casa de mis abuelos. Era una casa muy modesta. Se acuerda de jugar mucho al béisbol y de las excursiones al campo los fines de semana”

Luego vinieron los tiempos de Batista y sobre esto Otto comentó: “Batista era un dictador autoritario y hay una gran diferencia entre una dictadura totalitaria y una autoritaria. A mí no me gusta ninguna de las dos, pero las autoritarias normalmente dejan el poder más voluntariamente que las totalitarias”.

enero de 1959

Cuando llegó enero de 1959 como muchas familias cubanas, también los Reich fueron a darles la bienvenida a los Castro cuando llegaron a la capital. “No teníamos la menor idea de lo que iba a hacer este señor“.

Su padre, teniendo la experiencia con los dirigentes totalitarios de Europa, logró sospechar el riesgo que Fidel Castro podía representar para Cuba. Lo pensaba por el discurso de defensa que Fidel Castro pronunció en el juicio después del intento de asaltar el cuartel Moncada. “Mi papá me dijo que se le pararon los pelos porque el discurso que él oyó de Fidel Castro le recordaba tanto el discurso de Adolfo Hitler. Es muy curioso porque la frase‚ la historia me absolverá, que fue la última frase de la defensa legal de Fidel Castro, es exactamente la misma frase que había usado Hitler en su defensa cuando fue arrestado en Alemania en los años veinte en el famoso Golpe de Munich. Yo no creo que esto fuera coincidencia”.

RUSTON ACADEMY

Otto aparece en los Anuarios de la Academia Ruston de los años 1951, 1952 y 1953, pero no lo encontré después del Segundo Grado. Ruston fue fundada en 1920 y situada en la avenida 21 y la calle 190 en el Country Club de Marianao. James D. Baker, el muy respetado y querido director que se hizo cargo de la administración de la escuela después de la muerte de Ruston, el fundador, interpretó un papel significativo en ayudar a los niños cubanos a salir de la Isla, una actividad que más tarde se convirtió en la Operación Pedro Pan. Otto pudo haber sido uno de aquellos 14,000 niños, pero su familia pudo salir antes, o sea en 1960.

La Ruston Academy preparaba a sus estudiantes para la educación superior en Cuba y fue clasificada como una de las mejores escuelas preparatorias en EE.UU y América Latina.

Una vez que Fidel Castro empezó a nacionalizar la economía, la fábrica de muebles del padre de Otto fue robada. Por ello, decidieron irse a EEUU pero el proceso no fue fácil. La visa, se demoró varios meses porque ya habían cientos de miles de cubanos tratando de salir. Su papá cayó en una depresión muy fuerte, no podía hacer nada y estuvo en cama tres meses hasta que llegó el permiso de la Embajada de EEUU.

HASTA NEW YORK

De pronto se le fue la depresión, se levantó y empezó a hacer los preparativos. La familia salió de Cuba el lunes 18 de julio de 1960 en el Ferry de La Habana a Key West. En la bahía de La Habana había un barco ruso que tenía en la chimenea la hoz y el martillo. “Me acuerdo que me dio una rabia enorme… que yo tenía que irme de mi país natal, mientras que los rusos habían llegado y se quedaban en La Habana“.

La familia se instaló en Nueva York pensando que aquí les resultaría más fácil hacer una nueva vida ya que no había la sobrepoblación cubana de Miami. Al principio, el padre de Otto vendía de puerta en puerta y después de un tiempo se fue a trabajar con un amigo en una compañía de alquiler de carros en Carolina del Norte.

Chapel Hill, sede de la Universidad de Carolina del Norte (UNC), la universidad estatal más antigua de los EE. UU. Aquí se graduó en 1966 con una Licenciatura en Estudios Internacionales.

Sobre su adaptación a una cultura nueva, comenta: “Siempre es difí́cil para un inmigrante adaptarse a un nuevo país, pero él conocía bastante sobre EEUU por los libros, por las películas y por los viajes que habíamos efectuado con nuestros padres. Tuve una ventaja en comparación con muchos otros cubanos. Para mi mamá fue muy difícil. Yo quería tener éxito, sobre todo por mis padres que habían sufrido tanto. Tenían cuarenta y pico y todo lo perdieron y no sólo lo material, sino los amigos. Mi papá tuvo que dejar dos veces todo lo que tenía”.

Eran los tiempos de la Guerra de Vietnam cuando Otto terminó la licenciatura, sintió entonces una obligación moral de incorporarse al ejército estadounidense como agradecimiento a su estatus de refugiado. Reich quería servir a su nuevo país, ya tenía su título y podía aspirar a ser un oficial. Entonces como voluntario en 1966 se unió al ejército y lo enviaron a la Zona del Canal de Panamá, de 1967 a 1969, como primer teniente en el 3er Destacamento de Asuntos Civiles (Aerotransportado).

Entre 1970 y 1971, Reich trabajó en la Cámara de Representantes como asistente personal del Congresista William R. Hull, Jr. (1906-1977). En 1971 y 1972 fue investigador del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

En 1973 en la Universidad de Georgetown obtuvo una maestría en Asuntos Latinoamericanos.

en la florida

En 1973, Reich comenzó a trabajar como representante internacional del Departamento de Comercio de LA Florida, el primer cargo que ocupó en el gobierno.

Luego fue coordinador de desarrollo comunitario de la ciudad de Miami.

En Miami junto con un amigo abrió una compañí́a de exportación-importación, pero por la falta de experiencia perdieron mucho dinero. “No sabíamos lo que estábamos haciendo y perdimos plata. Aprendimos mucho pero no ganamos mucho”.

Pasó a trabajar en la Oficina para el Desarrollo del Estado de Florida. Había mucho auge económico en los años setenta, la Florida se estaba convirtiendo en un centro financiero y comercial de América Latina.

A WASHINGTON

Otto se trasladó luego a Washington, ciudad que satisfizo su ambición de trabajar en la esfera política. Fue empleado por el Consejo de las Américas, creado para apoyar el

desarrollo económico de América Latina por medio del sector privado.

En aquel momento el presidente era Jimmy Carter y él se consideraba un demócrata, pero al analizar su gobierno consideró que era un presidente muy desafortunado en toda la política nacional e internacional. Las crisis lo convenció de que no podía seguir siendo un afiliado al Partido Demócrata. Posteriormente, se unió a la campaña de Ronald Reagan quien ganó en noviembre de 1980.

De 1981 a 1983, Otto fue

administrador de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos para América Latina (USAID), manejando los programas de

desarrollo económico para los países latinoamericanos.

Entre 1983 y 1986 trabajó en una oficina creada por el presidente Reagan, llamada Diplomacia Pública, diseñada para explicarle al Congreso y a la prensa qué era lo que estaban intentando hacer. Su trabajo era de Asesor Especial del Secretario de Estado, George Shultz (1920-2021) estableció y administró la Oficina Interinstitucional de Diplomacia Pública para América Latina y el Caribe en el Departamento de Estado y recibió el Premio de Honor Meritorio del Departamento de Estado.

En esa época fue cuando los acusararon de apoyar a los escuadrones de la muerte en El Salvador, de apoyar a la gente que estaba matando a las monjas, cuando en realidad lo que estaban haciendo era lo opuesto. Su meta era fortalecer el centro democrático en Centroamérica.

Según The New York Times, “promovió a los guerrilleros que luchaban contra el gobierno marxista de Nicaragua”.

Un informe del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos caracterizó a la Oficina como una operación de propaganda.

En 1987, una investigación del contralor general determinó que la Oficina de Diplomacia Pública participó en “actividades de propaganda encubiertas y prohibidas, más allá del rango de actividades aceptables de información pública de la agencia”. Reich, no fue acusado y calificó la investigación de Irán-Contra como una “Inquisición”.

El Secretario de Estado (de 1982 a 1989), George Shultz en 1984, envió un memorando al presidente Reagan, elogiando a Reich por ayudar a «mejorar la calidad de la información que recibe el pueblo estadounidense». Como ejemplo, Shultz mencionó un informe de CBS Evening News de primavera de 1984 de El Salvador que «transmitía una imagen engañosa favorable a las

guerrillas».

Reich visitó CBS y pasó horas con el corresponsal “culpable” de CBS y los ejecutivos de noticias de CBS. Esto se hizo, escribió Shultz, no en «un esfuerzo por avergonzar a nadie, sino simplemente para tratar de señalar fallas en la información que está recibiendo el pueblo estadounidense. Hasta ahora, todos en CBS han sido muy cordiales y

cooperaron con el embajador Reich».

EMBAJADOR EN VENEZUELA

Como su trabajo fue exitoso, Otto J. Reich fue nombrado embajador en Venezuela desde el 6 de junio de 1986 hasta el 17 de julio de1989. “Era otra Venezuela, tenía problemas de desarrollo, por supuesto, pero era un país riquísimo. Había problemas de corrupción, pero nada comparado con lo que existe ahora”, afirmó Reich.

Como reconocimiento por sus 1,137 días como embajador, recibió el premio por servicio ejemplar y el premio de honor superior del Departamento de Estado.

De 1989 a 2001, el ex-Embajador Reich fue consultor privado, asesorando a clientes sobre relaciones gubernamentales internacionales, acceso al mercado y planificación estratégica, primero como socio en Brock Group y luego como presidente de su propia firma de consultoría. En 1991 y 1992, a pedido del presidente George H. W. Bush, el ex-Embajador Reich se desempeñó como representante alterno de los Estados Unidos ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra.

Posteriormente y hasta 2001, trabajó como asesor corporativo para diversas empresas. ​Entre 1998 y 2001 también fue presentador de Choque de Opiniones en CNN en Español.

en la cancillería

En marzo de 2001, el presidente George W. Bush lo nombró Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental. El Senado, no lo confirmó por bloqueo de senadores demócratas que se oponían a su nominación por considerarlo de línea dura contra el gobierno cubano. ​ El senador Christopher Dodd, titular del comité que debía aprobar el nombramiento, lo cuestionó y expresó que Reich carecía de “capacidad para ser un buen administrador, de juicio sano, con sensibilidad apropiada ante potenciales conflictos de interés”. Tras el fracaso en el Senado, Bush anunció el nombramiento (por decreto) en enero de 2002 y Reich asumió el cargo de forma temporal en marzo de ese mismo año.

Se encontraba en el cargo al momento que ocurrió el golpe de Estado en Venezuela de 2002, que derrocó brevemente a Hugo Chávez. El 18 de abril, en una declaración a The New York Times, el Departamento de Estado explicó que el 11 de abril, Reich le pidió a Charles S. Shapiro, el embajador en Venezuela, que

telefoneara al líder Pedro F. Carmona Estanga y le aconsejara no cerrar la Asamblea Nacional. Carmona, de hecho, siguió adelante y disolvió tanto la Asamblea como el Tribunal Supremo de Justicia. Esto había resultado en “una reacción popular que restauró a Chávez como presidente”.

Reich públicamente había reiterado la posición oficial de los Estados Unidos “de que las acciones antidemocráticas cometidas por el gobierno de Chávez habían provocado la crisis y que, según nuestra mejor información, Hugo Chávez aparentemente había renunciado”. Finalmente, había “instado a otros gobiernos latinoamericanos a seguir de cerca los acontecimientos en Venezuela y garantizar que se preserven los elementos esenciales de la democracia”.

En enero de 2003 se convirtió en enviado especial para Iniciativas en el Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, trabajando para la consejera de Seguridad Nacional Condoleezza Rice. ​ Reich dejó el cargo en junio de 2004, citando “razones personales y financieras”.

Desde su fundación en 2004, Otto Juan Reich ha sido presidente de Otto Reich Associates, LLC, de Washington, DC, una firma de consultoría que brinda asesoramiento sobre relaciones gubernamentales internacionales, comercio e inversiones a clientes estadounidenses y multinacionales. Tiene una amplia experiencia en la empresa privada, el gobierno y el ejército de los EE. UU., centrándose principalmente en América Latina y el Caribe.

Durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2008, se desempeñó como asesor de política exterior de John McCain. En la campaña electoral de 2012, fue portavoz y asesor de polí́tica exterior de la campaña de Mitt Romney.

Reich acusó a Chadderton de representar los intereses, no sólo del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sino del ALBA en su conjunto. «Es un grupo inventado en La Habana, financiado con el petróleo venezolano, que se conoce como la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA) al que Zelaya se había unido recientemente y entre cuyos miembros están déspotas antinorteamericanos como los hermanos Castro, Chávez, Daniel Ortega, Evo Morales y otros», afirmó Reich.

Diplomático de Carrera y conservador por convicción. Otto Reich formó parte de los tres gobiernos republicanos previos a la administración del presidente Donald Trump. Entró a las altas esferas del poder en Washington de la mano de Ronald Reagan. Posteriormente, se ganó la confianza de los Bush, siendo designado para importantes cargos diplomáticos por ambos ex- mandatarios: George H. W. Bush (padre) y George W. Bush (hijo). Destacó su gestión como embajador de EE. UU. en Venezuela entre 1986 y 1989. Y en 2002 se desempeñó como subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental.

el fracaso de obama

Reich espera que Biden no regrese a la diplomacia de la era de Barack Hussein Obama porque considera que fue un total fracaso. En particular, espera que se dé continuidad a la política exterior de Trump frente a los regímenes de Cuba y Venezuela.

Biden comenzó la campaña electoral diciendo que él iba a hacer lo que había hecho Obama, pero luego cambió la canción cuando gente con experiencia sobre todo de América Latina, de la cual Biden sabe muy poco, le explicaron que la política de Obama no había dado resultados. Hasta el propio secretario de Estado de Obama, John Kerry, había dicho que la política hacia Cuba había sido un desencanto porque Cuba no había hecho nada, es más, que Cuba había aumentado la represión. Y al enterarse de esas cosas, Biden modificó su posición y terminó diciendo en un discurso en la Florida que Venezuela y Cuba eran dos dictaduras, que fue algo que Obama nunca dijo.

Otto Reich aseveró que la prensa “se ha ido moviendo hacia la izquierda”. Pero manifestó que esto no es una novedad. “Ya en 1972, la prensa en 89 % prefería polí́ticas y políticos de izquierda. Ahora está en más de 95 %. No hay divergencia de opinión en la mayoría de los medios de comunicación de Estados Unidos”.

Para finalizar la entrevista fue propicio hablar de los cuatro años sin iniciar una guerra por lo que se destacó la administración Trump, lo cual no es precisamente un balance positivo, a juicio del destacado diplomático. Su línea dura lo lleva a afirmar que Trump se equivocó al no haber emprendido acciones

militares más contundentes contra Irán.

“Cuando un país como Estados Unidos –que ha sido el garante de la paz mundial por más de 100 años– se ve agredido, tiene que defenderse”, concluye Otto Reich, ex–subsecretario de Estado de EE. UU. para Asuntos del Hemisferio Occidental.

Otto J. Reich está casado con la Sra. Connie Dillinger y tienen dos hijos.

Temas similares…

 ¡MARÍA BONITA!

 ¡MARÍA BONITA!

Una de las mujeres más hermosas del cine, sin lugar a dudas fue María Félix, ayudaron a forjar su leyenda los hombres...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish