Ossiel González y el 10 de octubre de 1868. “Fue el primer y gran día de libertad para los cubanos”

Written by Libre Online

6 de octubre de 2021

El vice secretario de Alpha 66 , Ossiel González,  destacó que el 10 de octubre de 1868 fue quizás el mayor y más grande día en que se gritó por la libertad de la isla  y se vivió uno de los momentos más importantes en la historia de Cuba.

Ossiel se refirió  a la inmemorable fecha del  10 de octubre de 1868,  cuando  el abogado Carlos Manuel de Céspedes tomó la decisión heroica de dar el grito de Independencia o Muerte,  en su ingenio La Demajagua.

“Fue algo inmemorable para Cuba porque allí  reunió a toda la dote de esclavos y le dijo a todo grito: “Ciudadanos, ese sol que veis alzarse por la cumbre del Turquino, viene a alumbrar el primer día de libertad e independencia de Cuba”.

“Hay que recordar todo esto porque nos hace vibrar y mirar hacia el oriente en que hay que mantener firme la lucha para devolverle la libertad a la isla afianzándonos también en el legado que nos dejó nuestro apóstol José Martí”, agregó.

“Por eso muchos han calificado a Céspedes como  el hombre del ímpetu, el patriota que supo dar sentido sublime a su decisión, convencido de que la hora de Cuba para ubicarse en el concilio de naciones libres del yugo español, había llegado”, insistió González, oriundo de Cárdenas:  Ciudad Bandera.

“Pero lo más grande en este momento histórico de Cuba es que hubo uno ocurrido un día antes, el 9, cuando en la hacienda Caridad de Macaca, un hermano de Carlos Manuel, Pedro María de Céspedes, reunió a unos 400 hombres y se apoderó del poblado de Vicana”, relato Ossiel.

“Allí  tras someter a una pequeña guarnición española, un adelanto de lo que sucedería menos de 24 horas después,  prácticamente se selló uno de los pasajes más dignos y heroicos de nuestra lucha por la libertad”, resaltó.

EL INICIO

INDEPENDENTISTA

Para Ossiel el  levantamiento en armas de Carlos Manuel de Céspedes– el 10 de octubre de 1868—prácticamente dio inicio en Cuba a  la lucha por la independencia del yugo español, y sembró la semilla para la continuidad de otras gestas libertarias, muy importantes también en  nuestra historia”, afirmó.

“Pero otro hecho muy grande es destacar que tanto los  hacendados como los intelectuales que seguían a Céspedes,  aportaron a esta contienda los ideales más progresistas de la época, aunque las discrepancias y la falta de unidad, menguaron los objetivos propuestos de eliminar el sistema colonial”, explicó.

“ Y en todos estos recordatorios también está el de la mujer que confeccionó la bandera, Candelaria Acosta (Cambula), hija del mayoral del ingenio, quien la tejió a mano trabajando toda la noche del 9 de octubre”, trajo a colación.

“Y se celebró el  primer abanderado siendo  el joven de 20 años Emilio Tamayo, quien recibió el estandarte de manos de Cambula, y lo paseó por todo el ingenio, convertido ya en campamento y concentración de las fuerzas libertadoras”, relievó.

 “Pero tampoco podemos desconocer que el joven bayamés Manuel García Pavón, último sobreviviente del histórico alzamiento, fue quien tocó las primeras campanas llamando al grito de libertad en aquella época de inmensa recordación para los cubanos”, sostuvo.

“Todo esto, cuando vinieron más guerras, fue prácticamente  el comienzo de cien años de lucha, el comienzo de la revolución en Cuba, porque en Cuba solo ha habido una revolución: la que comenzó Carlos Manuel de Céspedes el 10 de Octubre de 1868”, apuntó.

“Por eso en este pleno siglo XXI no  podemos dejar de pensar y tampoco de claudicar en que la lucha final poco a poco se va aproximando para por fin poder liberar a Cuba de ese infame sistema comunista que ha durado más de 60 años”, sintetizó.

“Por eso nunca podemos olvidar el pasado de nuestras luchas heroicas en que se sembraron las primeras semillas de libertad y ahora ,como un roble, tenemos que afianzarlas y finalizarlas para el bien del pueblo cubano”, concluyó.

“Pero antes quiero que sepamos que la historia nos advierte que no hay que olvidar  a Céspedes, ni tampoco a los miles de cubanos que le secundaron, pues en esa savia generosa, se forjó el crisol de la nación cubana”, sintetizó.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish