Opositores bolivianos recuerdan los tres años de la renuncia de Morales en 2019

Written by

11 de noviembre de 2022

La Paz, 10 nov (EFE).- Evo Morales renunció a la Presidencia de Bolivia hace tres años y este jueves los expresidentes Jeanine Áñez y Jorge Quiroga recordaron la crisis de 2019 tras los comicios anulados en ese año, mientras que ni el exmandatario ni el oficialismo se han pronunciado sobre esta fecha que consideran fue un «golpe de Estado».
El 10 de noviembre de 2019 Morales anunció su renuncia denunciando un «golpe cívico, político y policial» y bajo la explicación de que tomaba esa decisión para evitar una escalada de violencia en el país, que ya completaba 21 días de enfrentamientos entre afines y detractores del entonces mandatario.
Áñez y Quiroga, por separado, dedicaron varios mensajes en Twitter para insistir en que el conflicto de 2019 fue producto de un «fraude electoral» y no un «golpe de Estado».
«El 10 de noviembre de 2019, a 20 días del fraude electoral denunciado por la @OEA_oficial y de la protesta pacífica del pueblo de Bolivia en las calles, huyeron al Chapare y renunciaron a la Presidencia y a la Vicepresidencia de Bolivia, Evo Morales y García Linera», escribió Áñez.
La exmandataria transitoria está en prisión desde marzo pasado y en junio de este año fue condenada a 10 años de cárcel por acusaciones de resoluciones contra la Constitución e incumplimiento de deberes, al considerarse que se colocó indebidamente en línea de sucesión presidencial.
Áñez recordó que, junto a Morales, también renunciaron todos los funcionarios que estaban en línea de sucesión cuando ella era la segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores de Bolivia.
«Renunciaron Adriana Salvatierra a Presidencia del Senado y Rubén Medinacelli a 1ª Vice. Siendo 2ª Vice del Senado, me encontraba en las calles, junto a mi pueblo, a 600 km. en Trinidad, como otra ciudadana unida a la protesta pacífica. La violencia del MAS atacaba a civiles», señaló.
Áñez ha insistido en que es una «presa política» y que asumió la Presidencia de manera legítima ante el vacío de poder y con el aval de los entonces legisladores del gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS) y demás autoridades.
«El fraude electoral, el abandono de funciones y el vacío de poder continúan impunes y sus autores libres. La historia los condena como los mayores cobardes, impostores e instigadores de violencia y confrontación. Tarde o temprano, será Justicia», reiteró Áñez en sus redes sociales que son manejadas por sus más cercanos.
También Quiroga recordó que hace tres años «la OEA entregó informe de auditoría que pidió, firmó y publicitó Evo Morales. Ante el dolo comprobado Evo anuló comicios fraudulentos y destituyó al Órgano Electoral. Después renunció y pidió asilo» en México.
El diputado Beto Astorga, del principal partido opositor que lidera el expresidente Carlos Mesa quien fue el contrincante de Morales en las fallidas elecciones de 2019, dijo que «el presidente Arce es la fotocopia de Morales, no gobierna escuchando al pueblo».
«Hoy recordamos 3 años de la renuncia y fuga del país de Evo Morales, después de haber desconocido el 21F y haber realizado un fraude monumental. Ahora el Presidente Arce es la fotocopia de Morales, no gobierna escuchando al pueblo, ya que la ciudadanía movilizada exige Censo 2023», escribió en su cuenta de Twitter.
Por su parte, Evo Morales, que viajó a Colombia para asistir a un encuentro del Grupo de Puebla en la ciudad de Santa Marta, no ha emitido ninguna declaración sobre los sucesos de hace tres años pero sí cuestionó las declaraciones de Quiroga y del presidente de Chile, Gabriel Boric, sobre Nicaragua.
«Allende fue derrocado por un golpe sangriento ejecutado por la #CIA de #EEUU. Lamentamos que el hermano presidente @gabrielboric coincida con el eterno perdedor, heredero del dictador y agente golpista de EEUU, @tutoquiroga para sumarse a los ataques de la #CIA contra #Nicaragua», afirmó.
La madrugada del 10 de noviembre de 2019, la Organización de Estados Americanos (OEA) publicó los resultados preliminares de la auditoría vinculante de las elecciones presidenciales, en las que Morales fue declarado ganador para acceder a un cuarto mandato, estableciendo que hubo irregularidades «muy graves».
Poco después, el entonces presidente anunció la «renovación» de los vocales de Tribunal Supremo Electoral (TSE) y convocó a nuevas elecciones con «nuevos actores políticos».

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish