NUESTRA IGNORANCIA SOBRE LA ÉLITE CASTRISTA

Written by Esteban Fernández

18 de agosto de 2021

Adeptos y enemigos estuvimos completamente errados sobre los jerarcas de la tiranía. Y coincidíamos en que se trataba de un grupo de hombres “dedicados y sacrificados” en el logro de dos objetivos diametralmente diferentes.

Nosotros los veíamos como un grupo dedicado 24/7 los 365 días del año a implantar una tiranía en Cuba, los fidelistas pensaban con admiración que hacían lo mismo para implantar el socialismo y de alguna forma beneficiarlos a ellos.

Donde radicalmente nos equivocamos fue en la dedicación. Nos llevó casi 60 años descubrir (y hasta ayudados por esbirros desertores) que mientras desesperadamente lograban pintarse como humildes servidores de una causa, en realidad vivían (y los que quedan vivos 62 años después siguen viviendo) como una claque de potentados que se han pasado toda una vida divirtiéndose, en bacanales y de fiesta en fiesta.

Comenzado por el principal líder quien siempre logró engañar a muchísimos con una imagen de sacrifico, luciéndoles a sus admiradores peor que el Caballero de París.

Si usted que me lee es millonario yo le garantizo que jamás usted se ha puesto un traje más caro que el uniforme que utilizaba Fidel Castro y su mansión lucirá un bohío comparada con Punto Cero.

Mientras tanto le aclaro que no solamente les comento sobre el dinero, los autos, las mansiones, sino el derecho hasta a matar sin ver a un calabozo por dentro.

Universo Sánchez asesinó a un vecino tras una disputa y no le pasó absolutamente nada, quizás un pequeño regaño.

Campos de golf para ellos, cotos de caza de patos, fortunas en el extranjero, vaquerías privadas.

Jamás les ha faltado las Navidades, los arbolitos, turrones, vacaciones en Cancún, Punta Cana, y desde luego en Varadero y Tarará.

Mariela Castro va más a Italia que lo que un cubano adinerado viviendo en Miami va a Naples o San Marcos.

Hasta las prohibidas crías de gallos finos, y vallas de lujos para pelearlos, son propiedad de Guillermo García Frías.

Y siempre sale un come fana diciendo: “Ah, pero en todos los países del mundo los gobernantes viven mejor que el pueblo”.

Eso es cierto, la gran diferencia es que Cuba es uno de los países más depauperado y empobrecidos del planeta gracias a esta gentuza y dos, que los gobernantes cubanos llevan 62 años martirizando a nuestra nación mientras la han tratado como una gigantesca piñata.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish