NOSTALGIAS DE FIN DE AÑO Y ESPERANZAS PARA EL QUE VIENE

Written by Adalberto Sardiñas

26 de diciembre de 2023

La llegada del fin de año nos envuelve en una mescolanza de sentimientos entre la nostalgia del que nos deja con sus siempre inevitables recuerdos, y el que se acerca, cargado de humanas expectativas. Nos mecemos, en esta parte del año, entre la rememoración y la esperanza. Se nos abren, por la magia del tiempo, los ojos del recuerdo. En fin, ¿qué diferencia visible puede haber entre el 31 de diciembre y el primero de enero? Aparentemente ninguna. Pero en el intrincado y extraño mundo de las emociones humanas, si las hay. ¡Y muchas!

Cuando navegamos en el mar de los recuerdos acumulados, y detenemos la mirada, brevemente, en este año que está por dejarnos, nos saldrán al paso los logros alcanzados, las promesas realizadas, como también los fracasos por lo que hicimos mal, o dejamos de hacer, como producto de nuestras deficiencias humanas, y esos fallos, naturalmente, adquieren una importancia notable en nuestra memoria

El mes de diciembre tiene resonancia especial en la fibra humana por muchas razones. No sólo porque el año llega a su fin, dado que, en el orden natural de las cosas, todo lo que comienza termina, sino porque en el conjunto de sus 31 días, por los pasados 20 siglos, se celebra el nacimiento en un pesebre del que habría de morir en una cruz, para que, en ese instante, el universo entero cupiera en Galilea. Allí nació la vida para explicar la muerte, que escogería la muerte para explicar la vida.

Por una ocurrencia singular, el fin de año ejerce una influencia candorosa en la mayoría de la conciencia humana. Y también en su memoria. Nos tornamos memoriosos al recordar a todos los afectos ausentes. A los amigos que ya no están y que una vez formaron parte de nuestra alegría y de nuestros planes, y los vemos desfilar, con la pupila del recuerdo, envueltos en las cariñosas reflexiones de fin de año. 

Si recordar es volver a vivir, por siempre vivirán en mi recuerdo amigos como Mario Ulises Tápanes; Fernando Segundo; Lionel Rodríguez de la Torre; Juan Bruno Zayas; Demetrio Pérez Jr. y otros muchos que habitan en un sitio especial en el rincón de mi más sensible recuerdo.

Al alcanzar la cumbre del año que se va, al final del periplo, repasadas las reminiscencias y reflexiones del pasado, no sólo el reciente, sino el lejano, casi de inmediato, y por secuencia lógica de la rutinaria costumbre, aparecen las ilusiones del Año Nuevo.

La noche, tal vez agobiada por el peso de sus 365 días, se hizo vieja. Llegó a su final. Comienza, inmediatamente, en cuestión de segundos, la Noche Nueva, con el estreno de otro ciclo vital lleno de magnificente e indubitable entusiasmo. El alma, quizás más acomodada y tranquila en la ternura de la paz del momento, nos invita a sentir un inusitado optimismo. Le deseamos al prójimo, a los familiares y amigos, y hasta al vecino, salud, amor, prosperidad y éxitos. Nos envuelve el inusitado júbilo que viene con la fecha: ¡ha llegado el Año Nuevo! 

En un mutis maravilloso, como de repente, parecen haber desaparecido todas las tristezas, las ilusiones rotas, los fiascos, para dejarnos a solas con la esperanza del nuevo ciclo cronológico que nos anuncia, en la euforia de nuestros sentidos, el amanecer de otro comienzo pleno, abundante de momentos felices, como si la vida nos extendiera un borrón y cuenta nueva para que, en este nuevo año, alcancemos nuestros más caros sueños, aquellos que quedaron inalcanzables en el que acaba de terminar.

Y terminaremos, como cada Año Nuevo, con la solemne promesa de que este año sí, acertaré en todos mis propósitos. 

Este año sí continuaré mi dieta con éxito.

Lograré corregir algunas de mis resoluciones fallidas del pasado año.

Este año organizaré mi escritorio y pondré en orden alfabético los libros en mis libreros

¡“Este año sí”! Siempre… “este año”

BALCÓN AL MUNDO

Por el Mar Rojo navegan los barcos mercantes que transportan el 10% de las mercancías y petróleo que Europa y África necesitan. Pero los rebeldes huties, proxis de Irán, que se mantienen en guerra en Yemen, los atacan frecuentemente con drones, rockets y misiles con el propósito de alterar las comunicaciones y la estabilidad en el área. Dos barcos mercantes han sido dañados, aunque ligeramente, motivando que dos compañías navieras hayan decidido aminorar su presencia en esa vía marítima para evitar daños a su tripulación.

Estados Unidos sabe de dónde provienen los ataques. No sería difícil para nuestro poderío naval en el área destruir rápidamente esas plataformas agresivas. Pero, en la Casa Blanca, escasea la voluntad para un enfrentamiento que neutralice esta amenaza.

Nuestros enemigos, que no son pocos, observan estas dubitaciones. De este tipo de confusión y falta de liderazgo, surgió la invasión de Ucrania. La mostrada, o percibida debilidad, de una gran potencia, en este caso la mayor conocida en el planeta invita, indefectiblemente, a fuerzas hostiles a tomar pasos agresivos cuyas consecuencias suelen ser fatales. Países de la NATO están en la mirilla de Putin, como Taiwán está en la de Xi Jinping. 

Estados Unidos tiene que decidir si quiere seguir siendo la primera súper potencia mundial y tomar las medidas necesarias al respecto. 

La primera sería, en mi opinión, el reemplazo del timonel en la Oficina Oval.

*****

Los chilenos rechazaron, por segunda vez, la enmienda constitucional propuesta por el presidente Gabriel Boric en un referendo efectuado el pasado domingo 17 de diciembre. Los chilenos decidieron mantener la actual constitución, aprobada durante el gobierno de Pinochet, que ha sido modificada más de 80 veces.

Por cierto, que a Boric no le va bien para mantener su gobierno a flote. Las condiciones económicas, sociales y políticas del país están en crisis. Su aprobación, anda por los suelos.

*****

Las fanfarronadas de Nicolás Maduro de anexar por la fuerza parte del Esequibo, bajo la jurisdicción de Guyana, se han enfriado desde que Estados Unidos anunció ejercicios militares con las escuálidas fuerzas militares de Guyana. 

Y a propósito, ¿para qué habrá ido Díaz-Canel, casi secretamente a Guyana, pocos días después de las amenazas de Maduro?

 *****

El socialista- cuasi comunista presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, por más señas demagogo populista incorregible, aconseja al pueblo argentino que, “pacíficamente”, rechace la política de su nuevo presidente, Javier Milei. 

Este López Obrador, es el presidente de las dos caras: por un lado, se presenta como un adalid del respeto a la autodeterminación de los pueblos; y, por la otra, instiga contra presidentes de países independientes, como Perú y ahora Argentina.

Sería bueno que algunos de los presidentes atacados, le recuerde que su país, México, tiene un horrendo récord de criminalidad, aumentado al triple, desde que él asumió la presidencia con el lema de abrazos y no balazos, para justificar sus estrechas relaciones con los carteles de la droga, en especial con el “Chapo” Guzmán y sus “chapitos” delincuentes y asesinos consumados.

Suerte para México, que es un pueblo noble y trabajador, que este presidente charlatán se irá del poder en el año que se avecina.

Temas similares…

Alejandro de Humboldt en Cuba

Alejandro de Humboldt en Cuba

Considerado “el segundo descubridor de Cuba”, el naturalista y explorador prusiano Alejandro de Humboldt (1769-1859)...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish