¡NO! USA NO ES UNA NACIÓN COMO LAS DEMÁS

Written by Adalberto Sardiñas

5 de septiembre de 2023

o que hace unos meses tenía algunas probabilidades de ocurrir, hoy, las mismas, se han ido debilitando hasta caer solo en el rango de las posibilidades, de que, al final de la carrera, Donald Trump y Joe Biden acaben enfrentándose en una batalla electoral por la Casa Blanca. Pudiera ser. Pero, todavía todo está pendiente de lo imponderable. 

Pero esta eventualidad, por supuesto, va contra mis proyecciones, sostenidas en varios de mis comentarios anteriores en esta sección, de que, ninguno de los mencionados, encabezará la candidatura presidencial por sus respectivos partidos. Ambos están nadando contra la corriente popular. La mayoría del votante, estima que prefiere a otros candidatos. Al presidente Joe Biden lo creen muy viejo, y frágil, física y mentalmente, para otorgarle la presidencia por otros cuatro años; y a Donald Trump, lo estiman demasiado corrupto por su conducta después de las elecciones del 2020. Dos candidatos impopulares.

Se agrega al probable escenario para los comicios generales del 2024, la composición política de Estados Unidos, envuelta en una profunda división, con un electorado ciertamente fatigado y en busca de nuevos prospectos con ideas atractivas para enfrentar los problemas que confronta el país. 

¿Estamos, ante una división ciudadana como nunca antes experimentada en la nación? ¡No!, América está en el presente, ciertamente, muy dividida. Se ha perdido la confianza en nuestro proceso político e institucional. Existe resentimiento y rencor por un número de frustraciones sufridas. Pero, como dijo Karl Rove, en un artículo publicado en “The Wall Street Journal”, la pasada semana, la nación ha sido, frecuentemente, una nación dividida en peores condiciones que la actual.

Empero, la presencia de los problemas existentes, incluyendo la división política, y la ocurrencia, no del todo aceptada por los votantes, de las posibles candidaturas de Biden y Trump, no liquida, en modo alguno, la noción del excepcionalismo norteamericano, suscrita por tantos pensadores e ideólogos, incluyendo a Alexis de Tocqueville, en “Democracia en América”, en uno de los análisis más preclaros de la sociedad americana en cualquier época. 

Nada de eso. A pesar de todos los que no comparten la idea de que Estados Unidos es un país excepcional, sino otra nación más, con intereses, virtudes y defectos, (como diez años atrás les dijo a los mandatarios latinoamericanos Barack Obama, cuando se reunió con ellos en Trinidad- Tobago) lo cierto es que la discutida proposición, de que Estados Unidos es una nación única, diferente a las demás, continúa en pie como modelo para defender la democracia, la libertad, la igualdad y el individualismo.

Si la nación americana fuera un país cualquiera, como todos los demás, ¿por qué, decenas de millones de personas, de todos los continentes, de todas las razas, se desesperan por venir a este país, incluso arriesgando sus vidas, en busca del sueño americano? ¿Qué los atrae? Tal vez se trata, entre otras, de la intuición humana basada en la existencia del fundamento del orden que garantiza su seguridad dentro de un sistema que les permite prosperar en un marco de felicidad. Lo cierto es que esta seducción multinacional, y multirracial, este imán atractivo, lo ejerce, con carácter único, la nación americana. La gente, los inmigrantes de todos los niveles, desde los muy humildes, hasta los más ilustrados, no desean ir a otros países, sino a Estados Unidos.

Entonces, ¿somos, o no, una nación diferente? ¿No sigue siendo América un país excepcional? Por supuesto. Sin duda.

Pero, se hace necesario aclarar que la excepcionalidad del país no nos llega por medios mesiánicos, sino por algo mucho más terrenal, como son su tamaño, su desarrollo económico, militar, científico y demográfico, sin olvidar su enorme sentido de la responsabilidad.

Todo esto es cierto, pero no se haría un servicio honesto a la justicia histórica, sin anotar que, parte, o casi todo el andamiaje de la República, nos fue heredado por los habitantes de aquellas trece colonias inglesas, que habían ejercido la democracia en sus condados y municipios. Pero los fundadores de la nación americana al pronunciarse contra la tutela de Inglaterra mantuvieron, sabiamente, todo el funcionamiento político de base y los hábitos de la democracia que ya existían para beneficio de las incontables generaciones subsiguientes.

Aquel experimento político que la nación ha mantenido, a pesar de sus grandes conflictos, internos y externos, ha mostrado la fortaleza y solidez de sus instituciones, que han perdurado por los 247 años desde el principio de su independencia.

No, América no es una nación como las demás.

BALCÓN AL MUNDO

El Papa Francisco está resultando tan controversial como el presidente Joe Biden cada vez que abre la boca para hablar sobre temas delicados. En un discurso en Rusia, alabó, con espléndidos adjetivos, el imperio ruso bajo los zares que subyugaron a Ucrania en el siglo XVIII. Para los amantes de la libertad estas palabras resultaron ofensivas viniendo de quien vienen, un hombre de fe, llamado a la compasión y la justicia sobre la tierra, además de la eterna.

Aparte del aspecto religioso, creo que el Papa tiene opiniones políticas muy cercanas al marxismo. Siempre ha sido peronista-socialista. Favorecedor del comunismo cubano de los Castro. Ha dicho, para conocimiento del mundo en general, católico, protestante y ateo, que tiene un contacto humano profundo con Raúl Castro, hombre que dirigió, personalmente, varios fusilamientos en la Sierra Maestra.

Además, en su visita a Cuba se negó a recibir a los disidentes porque le faltaba tiempo, luego de dedicarle todo del que disponía, al hombre con el que tiene un “profundo contacto humano”.

Por si esto fuera poco, condena a Estados Unidos por la ayuda que le tiende a Ucrania en su defensa contra los rusos.

*****

¿Irá a la cárcel Donald Trump por los varios cargos que confronta? No lo creo.

¿Saldrá ileso de tantas acusaciones? Tampoco lo creo. 

El posible saldo será el pago de una elevada cantidad y, tal vez, ciertas recriminaciones con el intento de dañar su mascullada reputación.

 *****

La administración de Biden y sus aliados han finalizado planes para una asistencia militar a largo plazo para la defensa de Ucrania, con el propósito de evitar una victoria rusa en el campo de batalla, y hacerle ver a Putin que la ayuda a Ucrania continuará inalterable no obstante el tiempo que tome.

Temas similares…

A UNA PULGADA DEL ARMAGEDÓN

Seis disparos, quizás siete, rompieron lo que hasta entonces había sido un meeting político acostumbrado del Partido...

0 comentarios

Enviar un comentario