¡NO TE VAYAS, NO TE VAYAS!

Written by Fernando Milanés

9 de junio de 2021

La imagen tiene lugar en la frontera de México y Estados Unidos. Un niño de solo 5 años grita desesperado al ser abandonado, «no te vayas, no, no». En plena noche, muy asustado, sin soltar su oso de peluche y moviendo la mano, pide ayuda a la mujer que se marcha y le deja allí solo, en el lado estadounidense. Los traficantes de migrantes esperaban que los padres del niño lo recogieran.

Lo que está sucediendo con niños traídos a los EE.UU. y abandonados, sin contar los y las que sufrieron abusos en la travesía no tiene nombre.   

Muchos siguen acá para ser prostituídos y otros para ser anzuelo y poder reclamar a sus padres. Sea por lo que sea, estos sufren un trauma que les durará por el resto de sus vidas.   

Desgraciadamente la solución está en el gobierno, pero ninguno de los dos partidos acepta soluciones presentadas por presidentes demócratas o republicanos. ¿Por qué?   

La única respuesta lógica es que a ambos les conviene tener un tópico activo que utilizan como parte de su retórica opositora.   

Un muro cuando Clinton es financiado por los D, pero no cuando Trump y viceversa.   

¿Y el pueblo? La mayoría solo critican y culpan al presidente que no apoyan. ¡BASTA YA!   

No se puede aceptar a todos los que desean estar en este país porque tienen acá más futuro.   

Por eso existen fronteras y leyes migratorias. Estoy cansado de que se acuse a los que defendemos estas leyes nos llamen anti-inmigrantes.    Somos anti ilegales.   

Estoy cansado de que se defienda a los que vienen sin obedecer nuestras leyes, aduciendo que hay que tenerles “lástima” por la situación de sus vidas.   

¿Y los otros con la misma pobreza y necesidad que tratan por años de venir legalmente?    

¿Lástima para todos, y los que se hacen los “sufridos” por dolor hacia ellos cuáles son sus sacrificios?   

¿A cuántas familias les envían fondos directamente a sus países utilizando lo que gastan en lujos personales?   

En vez de retórica partidista, todos tenemos que unirnos para mejorar nuestras leyes, evitar la ilegalidad y forzar a los gobiernos corruptos a mejorarse con la amenaza de la ayuda económica que no llega al pueblo.    

Pero no soy optimista, yo he hecho lo que predico y seguiré lamentándome de la vida miserable de otros seres humanos en los países donde les tocó nacer.

Temas similares…

MÉXICO REAFIRMA SU DEMOCRACIA

El pasado domingo, en sorprendente volumen, los mexicanos acudieron a las urnas para elegir alcaldes, concejales,...

LA OTRA NOCHE

Soñé que volvía a amanecer, soñé con otoños ya lejanos. Mi luz se ha apagado, mi noche ha llegado; Y mis brazos vacíos...

0 comentarios

Enviar un comentario