«NO HAY PATRIA SIN LA CARIDAD DEL COBRE»

Written by Libre Online

8 de septiembre de 2021

“No hay Patria sin la Caridad del Cobre”, así decía aquel inolvidable cubano el Dr. Jorge Mañach.

Por eso en esta ocasión, coincidiendo exactamente con el Día de la Virgen de la Caridad del Cobre, centramos esta edición en su fecha conmemorativa con una imagen de primera plana que guardábamos para publicar de Juan Carlos Alcántara, que sin duda sigue con nosotros al igual que su madre Dominica.

Y compartimos este mensaje con el mural de Teok Carrasco, que resalta en la Ermita de la Caridad del Cobre, obra grande que logró culminar el inolvidable Obispo Agustín Román, aquel que una vez nos invitó a analizar los apuntes aquí publicados de la Virgen de nuestro bien recordado Dr. José Manuel Rodríguez Haded, Director de “El Republicano”, de Matanzas, gran amigo, quien nos parece ver cuando sirviendo de Sinodal de la Especialidad de Periodismo del Distrito Yumurí de los Boy Scouts, en los años cincuenta, nos llevó a examen en los talleres del periódico que dirigía; gran experiencia de formalización de vocaciones tempranas, que hoy seguimos ejerciendo a unos sesenta años más tarde.

El verso estelar de Ernesto Montaner no puede faltar con su Plegaria a la Virgen de la Caridad del Cobre, aquella que motivó una reunión en la Villa de El Cobre, el 24 de septiembre de 1915, presidida por el Mayor General independentista Jesús Rabí que agrupó a seis generales y a más de 2,000 veteranos, para elevar una solicitud al papa reinante, Benedicto XV, pidiendo que la iglesia declarase Patrona de Cuba a la Virgen de la Caridad, cuya positiva reacción de entonces oficializó la devoción popular a la Santa Cachita, inaugurándose su Santuario en El Cobre el 8 de septiembre de 1927 y cuya visita a La Habana, en 1952, su primera salida de aquel Santuario, sirvió para presidir la Misa Pontifical que encabezaba el Cardenal Manuel Arteaga, con un desbordamiento popular y oficial en la Avenida del Puerto, para celebrar el Cincuentenario de la joven república nacida en 1902, pasaje que con gusto traemos a este ejemplar, como parte de un conjunto de materiales alusivos en tributo conmemorativo.

Invitados todos a esta edición #2371, año LVI en honor a la Caridad del Cobre, en otro esfuerzo conmemorativo de LIBRE.

Plegaria a la Virgen de la Caridad del Cobre

Por el siempre recordado amigo de LIBRE

Ernesto Montaner (Exilio, 1966)

Señora: Dulce Madre del Hijo Omnipotente,

Tú, que todo lo puedes, ilumina mi frente

para que mi palabra te llegue, sin desmayo,

cabalgando en el potro luminoso del rayo;

no en la parte del ala que mata y extermina,

sino en otra, la blanca: el ala que ilumina.

Dame tu luz, ¡oh Madre! que es la luz que redime,

para hablarte de un pueblo que solloza y que gime.

Madre: a un pueblo que sangra le hace falta tu luz

porque es la misma sangre del Señor en la Cruz.

Escucha, Dulce Madre, la verdad transparente

del tormentoso río que nos cubre la frente.

Las doce campanadas de un año que moría

eran doce advertencias, del monstruo que vendría.

Eran doce rugidos de bronce, que en el viento

eran doce llamadas por el advenimiento

del apóstol mentido, del falso redentor:

el corazón de Judas…las barbas del Señor.

Muy poco sabe el hombre de las cosas arcanas

al descifrar mensajes de bronce en las campanas.

Así sorprende el monstruo que ante todos asoma,

y trae sobre los hombros una blanca paloma.

Hombros merecedores del ruín escarabajo,

¡ Jamás una paloma se ha posado tan bajo!

Ciegas, las multitudes le siguen con afán.

Las multitudes nunca saben a dónde van.

Buscan del paraíso perdido las virtudes.

¡ Oh trágico espejismo para las multitudes!

Virtudes que quisieran hallar en un «encuentro»,

buscándolas «por fuera», sin buscarlas «por dentro».

Sin saber que las plantas se cubren de matices

porque hay aguas muy hondas que bañan sus raíces.

Y que las multitudes que olvidan sus virtudes

engendran «un tirano» para las multitudes.

Ese tirano: ese, que llega de repente

con la paloma al hombro y un reptil en la frente.

El que de pueblo en pueblo va sembrando la ira,

el odio, el exterminio, la infamia y la mentira.

El que todo lo roba, ambicioso y rapaz:

a los ricos sus bienes y a los pobres la paz.

El que le llama «hermano soldado», en ocasiones,

al que después enfrenta contra los paredones.

El que hablándole a un pueblo de sus grandes verdades

le cercena, de un tajo, todas sus libertades.

El que diciendo: «¿armas, para qué?» al final

hace de cada casa un pequeño arsenal.

El que iza una bandera roja, totalitaria,

por sobre la que luce la estrella solitaria.

El que aparta a los niños de Martí y de Maceo,

y una hoz y un martillo les brinda por trofeo.

El que no los prepara para ser ciudadano,

porque los quiere viles: los quiere milicianos,

delatores, que entreguen hasta a su propia madre.

Como él que no respeta ni la tumba del padre.

Así sacia sus sedes en la sangre que estanca

el diabólico monstruo de la paloma blanca.

El que bajó a los llanos desde la abrupta sierra

para inculcar el odio, para sembrar la guerra.

El que de las infamias marchará siempre pos,

enemigo de todos. Y enemigo de Dios.

Señora: por la sangre del Hijo derramada

pon tus manos divinas en la Patria angustiada.

Perdónalos, ¡ Oh, Madre! si te olvidan aquellos

que más te necesitan. Tú no te olvides de ellos.

Virgencita del Cobre, Nuestra Santa Patrona:

en el nombre del Padre y del Hijo, perdona.

Y enséñanos a todos a perdonar. Que un día,

cuando florezca el huerto de la filantropía,

cuando bajen las aguas de la ruda tormenta,

cuando en la tierra muda se proyecte irredenta

la Cruz, la Cruz aquella de la Crucifixión,

regresaremos todos al amor y al perdón.

Haz el milagro, Virgen: irrumpe en las corolas

como la vez aquella que surgiste en las olas.

Haz a los malos buenos. Y a los buenos mejores

Como haces en las sombras brotar los resplandores.

Que cuando tus bondades nos envuelven en luz

eres más Madre, Madre del Señor en la Cruz.

¡SALVA A CUBA, Señora del amor verdadero!

Que hoy es Cuba, la Patria, quien sangra en el madero.

Temas similares…

El grito de Yara

El grito de Yara

Para conmemorar la efeméride del 10 de octubre de 1868 vamos a publicar este relato poco conocido del coronel José...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish