Miguel Abrahantes de Cumanayagua a inventor de la NASA

Written by Alvaro J. Alvarez

8 de agosto de 2023

Por Álvaro J. Álvarez. Exclusivo para LIBRE

En la Cuba comunista no se puede mencionar al cubano exiliado que haya triunfado en cualquier aspecto en la vida, cualquier otro país del mundo, no comunista, estaría orgulloso de los logros de sus ciudadanos, lo mencionarían muy contentos por ser parte de su historia. ¡Ah! pero el fallecido Bandido en jefe como odiaba a Cuba y a los cubanos obligó a los medios de difusión a ignorar a los cubanos que no simpatizaran con su sistema de odio, envidia y rencor.

Por esa razón el pueblo cautivo de la Isla de Cuba no puede saber que un joven de Cumanayagua tuvo que abandonarla para poder 

triunfar como ser humano y como científico porque allí dentro de sus 111,000 km² nunca hubiera podido hacerlo.

Cumanayagua es un pueblo situado a unos 28 km al Este de Cienfuegos, en la zona montañosa conocida como El Escambray, con una población actual de unos 52,000 habitantes.

Miguel Ángel Abrahantes, nació el 6 de enero 1970, creció como católico, donde él y su familia se vieron obligados a practicar su religión en secreto por temor al castigo del gobierno.

En los años 60, Fidel Castro confiscó la tienda propiedad de su padre Alfredo Abrahantes y cuando éste compró un auto para trabajar como taxista, se lo quitaron también por temor a que pudiera ser usado por las guerrillas anticastristas que estaban operando en la zona. Por tanto, tuvo entonces que trabajar como chofer de alquiler, pero para el estado totalitario.

Su padre, desde que eran niños, aconsejó a Miguel y a su hermano, Alfredo, que la única opción para ellos era, a través de la educación.

Cuando tenía 11 años, se fue a estudiar para Santa Clara en una Escuela Vocacional con capacidad para 4,500 estudiantes donde vivía en un dormitorio junto a otros 60 alumnos y solamente estaba en su casa los fines de semana o en las vacaciones.

Luego de terminar sus estudios secundarios entró en la Universidad Central de Las Villas (Marta Abreu) y se graduó de ingeniería electrónica.

Desde ese momento su sueño era poder salir de la Isla, estaba obsesionado con escapar a toda costa, porque allí no había esperanza alguna de libertad y progreso.

Siendo un estudiante universitario, él piensa que fue en 1990, creó un arbolito de Navidad con luces intermitentes y lo colocó en su casa, pero su madre se asustó y le pidió quitarlo porque pensaba que no lo iban a dejar graduarse de la universidad. 

Tras obtener su diploma de ingeniero, lo pusieron a trabajar en el Centro de Cálculos de Cumanayagua, y en esa época tuvo la oportunidad de solicitar una beca del programa español Mutis para estudios de postgrado, en Argentina. Pero para poder salir tuvo que convencer a las mil y una vírgenes.

Necesitaba el permiso de sus jefes inmediatos, del ministro de la Industria Básica y además, el más difícil de obtener, el Jefe del Grupo de Electrónica, Ramiro Valdés. Viajó a La Habana, se pasó un día sentado allí fuera de su oficina y solo lo vio salir. Por suerte al otro día su asistente le firmó la carta. En 1996 llegó a Argentina para cursar un doctorado en Control de Sistemas en la Universidad Nacional del Sur en Bahía Blanca, Buenos Aires y se quedó a vivir 5 años en el país. Aprovechó el tiempo y viajó por toda Sudamérica, hasta tomó clases de tango en una academia y terminó en un espectáculo, bailando tango frente a miles de argentinos.

En el año 2000, luego de terminar sus estudios, tomó un avión y aterrizó en Miami y tras una semana en casa de algunos parientes, se acogió al Programs Assisting Refugee Acculturation (P.A.R.A.), un programa de ayuda a refugiados de Michigan y allí llegó sin hablar una palabra de inglés.

En el aeropuerto, le dijeron: “tenemos un boleto para que vayas a Grand Rapids, luego le dieron $10 y le pusieron una calcomanía en el pecho que decía: “I don’t speak English, help me and put me on a plane” (no hablo inglés, ayúdame y súbeme a un avión).

Luego fue reasentado como refugiado gracias a Bethany Servicios Cristianos. Lo ayudaron a instalarse en la ciudad de Wyoming, en Michigan, junto con otros tres más.

Tomó un trabajo nocturno en una cadena de montaje de Lacks Enterprises Inc. en la ciudad de Grand Rapids. Estudiando inglés en la mañana y trabajando de noche. 

Una anécdota: “Miguel iba con un amigo que tampoco hablaba mucho inglés a los bares y a quién el camarero no entendiera, le tocaba pagar, por eso él siempre pedía una Budweiser, que es más fácil de pronunciar”.

En 2001 fue contratado como investigador de postgrado en la Universidad de Indiana, en la especialidad de modelado de Sistemas Matemáticos para el Departamento de Sicología. Un año después regresó a Grand Rapids, Michigan, como profesor de preingeniería en la Universidad Davenport, en un programa que beneficiaba a miembros de minorías. 

Estando sentado en un retiro espiritual católico en Stony Lake en 2003, Emily llegó tarde y se sentó en el único asiento vacío y Dios quiso fuera al lado de Miguel. Ella enseguida observó que tenía un diccionario español-inglés frente a él y le dijo: ¿Entonces, no hablas inglés?, “pero lo hizo y hablamos como locos todo el fin de semana». 

Su esposa Emily Joy Aleksynas es la hija de Peter Aleksynas que nació en 1946 y de Roseann Paganelli nacida en 1947 y fallecida en 2014.

La pareja tiene dos hijos, una niña de 6 años, Nina, y un hijo de 4 años, Anthony.

En 2004, Miguel Ángel se unió a la facultad de Hope College de Grand Rapids en el estado de Michigan, como profesor asociado de ingeniería electrónica. También realizaba investigaciones a tiempo parcial para la NASA, desarrollando un sistema de movilidad para robots para la exploración de planetas.

Estuvo como becario en el Centro Goddard de la NASA, en Maryland. Junto a sus alumnos desarrolló, entre los años 2006 y 2007, investigaciones cuyo resultado fue el robot TetWalker, de quién se le considera el padre.

La idea es hacer un robot cuyo medio de locomoción no sean las ruedas, que no se atasque en la arena o en otras superficies. El eje del proyecto radica en, cómo controlarlo. 

Como resultado de las investigaciones del ingeniero Abrahantes junto a algunos de sus alumnos surgió TetWalker, un robot con cuatro grupos de caras que se ajustan automáticamente al terreno y evitan que se quede atascado. 

Miguel Abrahantes vive con su esposa Emily y sus dos hijos a solamente 15 millas del lago Michigan. Allí creó su versión de la finquita de Cumanayagua dentro de un pequeño terreno, donde cultiva árboles frutales y tiene 

gallinas que producen huevos para consumo de la familia. Miguel diseñó e instaló recientemente una puerta automática en el gallinero, configurada con un temporizador para dejar entrar y salir a las gallinas.

Abrahantes siente que se ha asimilado mucho a la sociedad estadounidense, su interés en la cultura del país y su afán en incorporarse han sido claves en su éxito. Desde Grand Rapids, bajo un pie de nieve, no contempla un futuro que incluya a Cuba. No se imagina vivir allí. No cree que aquello cambie muy rápido y viviendo allí está muy despegado, porque Cuba ni se menciona. Su familia es americana y en Michigan ha echado raíces. En cambio, sí está seguro de que seguirá trabajando en proyectos de robótica que abran los horizontes de la humanidad.

Al crecer en Cuba, donde la temperatura invernal promedio es de 70 grados, Miguel Abrahantes no tenía idea de cómo era la nieve, pero algunos meses, el profesor asociado de Hope College mira por las ventanas de su salón de clases de ingeniería y sonríe: “Me gusta la nieve, desde que llegué a Michigan, me gusta caminar en ella y hacer esquí de fondo”. dice el ya destacado ingeniero, quien en poco más de una docena de años ha hecho el viaje de refugiado a ciudadano estadounidense y diseñador de robots de la NASA. Actualmente está trabajando en un rover todoterreno cuya descendencia algún día podría estar dando vueltas alrededor de Marte.

Bethany Christian Services ayuda anualmente a aproximadamente 250 refugiados a reasentarse en el área de Grand Rapids a través de una asociación con el Departamento de Estado de EE. UU, las iglesias locales y las agencias de servicios comunitarios.

“Cuando ayudas a las personas que huyen de la opresión a establecer una nueva vida, se convierten en miembros contribuyentes de nuestras comunidades”, dijo Jontham Ippel, gerente del programa P.A.R.A.

Abrahantes es un ejemplo de por qué Bethany Christian Services ayuda a los refugiados. 

¿Cómo es posible lograr algo así? En este caso primeramente hace falta una inteligencia superior, pero eso no lo es todo, pues sí a ese atributo no se le adiciona una poderosa dosis de tenacidad y perseverancia difícilmente se llegue a cualquier meta importante. Pero ya esa semilla había sido sembrada en Miguel por su padre Alfredo, quien les aconsejó estudiar a él y a su hermano porque esa era la única vía para triunfar en la vida.

Viajar es una de sus actividades favorita. Miguel y su familia han visitado más de la mitad de los estados de EE. UU y prefieren ir a lugares donde puedan caminar y disfrutar del paisaje. En su hogar en el oeste de Michigan durante el verano, se van temprano a la playa y no regresan antes del atardecer.

Abrahantes para el Centro de Vuelo Espacial Goddard/NASA creó un rover tetraédrico, o TetWalker, con cuatro juegos de ruedas no convencionales de varios lados que se ajustan automáticamente al terreno para que el robot no se atasque, como lo harían los vehículos con ruedas normales.

“El TetWalker está en la etapa de concepto y, si se desarrolla, podría usarse en futuros proyectos espaciales como la exploración de Marte y otros planetas”, dijo Cynthia Cheung, ingeniera mecánica de simulación en Goddard. “En este momento, tenemos que elegir con mucho cuidado los lugares de aterrizaje para los vehículos de exploración que suelen ser terrenos planos. El TetWalker sería un explorador muy todoterreno».

Abrahantes trabaja en el proyecto con alumnos de sus clases, quienes ayudan con el desarrollo mecánico, de control de sistemas y de programación.

“Es muy emocionante estar trabajando en un proyecto de la NASA como estudiante”, dijo James Dratz, estudiante de último año en química e ingeniería eléctrica que ha trabajado en el robot con Abrahantes durante dos veranos. “El profesor Abrahantes te da mucha responsabilidad y libertad de acción para aprender y crecer sobre la marcha”.

“Su filosofía es que estás en la universidad para aprender y aprender’”, dijo Dratz, de 22 años. “En lugar de tener que memorizar el libro, te hace abrir el libro para resolver problemas porque en el mundo real, utilizas todos los recursos disponibles para resolver problemas”.

El profesor de ingeniería Roger Veldman dijo que Abrahantes es muy popular entre los estudiantes y el personal del centro académico.

“En el campus, siempre está sonriendo y tiene una actitud extremadamente positiva”, dijo Veldman. “No tendrías idea de todas las cosas que tuvo que superar para llegar a donde está hoy”.

El Dr. Miguel Ángel Abrahantes imparte los cursos de ingeniería eléctrica primaria, que incluyen Señales, Análisis y Comunicación; Dispositivos Electrónicos y Diseño; Diseño de circuitos lógicos; y Sistemas Dinámicos. También colabora con estudiantes en la investigación robótica.

Se unió a la facultad de Hope College en 2004 y, a lo largo de los años, se desempeñó en los comités de Asuntos Culturales, Currículo e Interés Profesional, presidió la Junta de Asuntos Académicos y se Desempeñó como Defensor del Acoso Racial y Étnico.

Es miembro del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos.

Subvenciones, Honores y Premios Alcanzados

■Implementación de una Plataforma Robótica Tetraédrica, subvención del Michigan Space Grant Consortium, en el 2014.

■Inspirando a la Próxima Generación a Través de la Investigación y el Desarrollo en la Exploración Científica Planetaria y Lunar, subvención de la NASA, 2009–2013

■Programa de Becas de la Dirección de Misión de Exploración/NASA en el Centro de Vuelo Espacial Goddard, 2006 y 2007.

■Diseño de Marcha e Implementación de Hardware para un Andador Robótico Tetraédrico, Consorcio de Subvenciones Espaciales de Michigan, 2007.

Publicaciones y Presentaciones

■MUSSE: Sistema de Sensor Multiultrasónico Diseñado para Ecolocalización en Múltiples Robots», con X. Wu y M. Edgington, Actas de la Conferencia IEEE Asia-Pacífico sobre Sistemas de Robots Inteligentes, 2016.

■Diseño de Marcha para un Gusano Tetraédrico, con K. Cook, Conferencia internacional IEEE sobre Procedimientos de Tecnología de Información Electrónica, 2016.

■Plataforma de Prueba de Ecolocalización Robótica», con P. D’Orazio, Conferencia Internacional IEEE sobre Procedimientos de Tecnología de Información/electro, 2015.

■Implementación del Sistema de Control Distribuido para Robots Caminantes Tetraédricos, con J. Swett, IEEE International Conference on Electro/Information Technology Proceedings, 2014.

Gracias Miguel Ángel, por no haber aceptado el adoctrinamiento político y por poner el nombre de Cuba bien alto en el frío Michigan. ¡Te deseamos suerte en tus inventos!

Temas similares…

A UNA PULGADA DEL ARMAGEDÓN

Seis disparos, quizás siete, rompieron lo que hasta entonces había sido un meeting político acostumbrado del Partido...

0 comentarios

Enviar un comentario