MIAMI AYER Y HOY

Written by Esteban Fernández

29 de agosto de 2023

¿Qué me gustó de Miami cuando llegué de Cuba en 1962? Nada.

Muchísimo más me gustaba La Habana que Miami. Nuestra capital era una ciudad preciosa y Miami me pareció un sureño pueblo de campo americano.

No estaba impresionado con Miami, pero brincos de alegría daba de estar lejos de la tiranía.

No conseguía trabajo, solo me ofrecían lavar platos y una factoría de ventanas de aluminio ganando 85 centavos la hora.

Un grupo de jóvenes güineros nos reunimos en una esquina, hablando alto y riéndonos y un policía “red neck” nos gritó “Speak English, go home!”

Lágrimas me dio ver en la fachada de un edificio de apartamentos un letrero que decía: “¡No dogs no cubans!”

Y con tristeza me fui de Miami: New York, US ARMY, California por 58 años.

Pero muchos compatriotas se quedaron, eran emprendedores, luchadores y muy trabajadores,

Dios los bendiga…

Contra viento y marea iniciaron pequeños negocios que llegaron a convertirse en grandes empresas. Prosperaron y al unísono hicieron prosperar a Miami.

Y mientras La Habana se hacía añicos, Miami se convertía en una bellísima y cubanisima ciudad.

Policías cubanos, presidentes de bancos cubanos, alcaldes cubanos, senadores cubanos, jueces cubanos y banderas cubanas a tutiplén.

Un paraíso donde hasta podemos ver a norteamericanos en La Carreta disfrutando de un delicioso rabo encendido con arroz y frijoles negros.

Y cada día se llena más de latinoamericanos disfrutando de la prosperidad creada por mis compatriota. Muchos no saben, ni tienen idea, de quienes crearon esta preciosidad y properidad.

Pero ¡yo si lo sé! y cuando grito “I love Miami”, lo que estoy es demostrando mi agradecimiento a los gloriosos cubanos que lograron engrandecer a esta ciudad.

Temas similares…

NUESTROS HERMANOS

La isla sagrada dio más negros geniales que el continente africano en pleno. Gloria eterna al más guapo de todos...

La resignación

Estaba sentado frente a mí, dubitativo y silencioso. De pronto me miró con tristeza y dijo despaciosamente: “¡Estoy...

0 comentarios

Enviar un comentario