Mensaje Inspiracional. MIRANDO LAS ESTRELLAS

Written by Libre Online

17 de enero de 2023

Mirando las estrellas me di cuenta, que en cada una de ellas existe un paraíso. Mirándolas descubrí la infinidad de cosas que nos perdemos. Ellas que están allá, tan lejos, al menos sobreviven con su pequeño brillo; y nosotros aquí, tan llenos de todo, nos sentimos morir cuando algo se termina.

Mirando las estrellas comprendí el poco valor que le damos a la vida, cuando ésta nos quita cosas, pensamos que es injusta y olvidamos que sin ella no seríamos quienes somos.

Hoy sin pensar vi volar una estrella en su gran mundo. La vi volar sin rumbo y la noté perdida, pero me di cuenta de que no, que sólo en nuestro mundo existe la soledad, ya que ellas conviven con su Creador y por eso siguen brillando.

En cambio nosotros, pensamos que estar solos es el fin de la vida; y no nos damos cuenta que a veces la soledad nos ayuda a encontrar esas respuestas que Dios susurra a nuestra conciencia.

Mirando las estrellas pude ver, que la felicidad llega cuando menos la esperamos.  

   Hoy mirando una estrella, sentí el calor del amor que se fue… Y descubrí que en ella están los sueños, los besos y aquel tiempo que un día se perdió.

Comprendí que el amor tiene un millón de vueltas, que a veces nos sorprende y nos da felicidad, y otras  veces se transforma en lo peor que hay.

Aprendí a sonreír y a ver la realidad. Mirando a una de ellas, pude ver algunas cosas: 

¡Qué no sirve el orgullo cuando existe amistad!

¡Qué no sirve llorar cuando un amor se va!

¡Qué no existen fronteras cuando tenemos vida!

Y que aprender a vivir, es lo mejor que hay.

CÓMO CUESTA ESPERAR

¡Cómo cuesta esperar! Somos por naturaleza ansiosos y lo queremos todo ya. Queremos las respuestas aquí y ahora. No importa si somos niños o adultos, la ansiedad siempre está presente en nuestra vida.

 Los adolescentes quieren tener pareja y la quieren ya. Es por eso que a veces se equivocan, porque con la prisa, eligen sin pensar ni consultar.

 Los que buscan trabajo lo quieren ya. Salen con el periódico bajo el brazo y esperan que alguna puerta se abra y les permita empezar a trabajar hoy mismo.

 Pero las puertas no siempre se abren y vuelven a casa desesperanzados.

 Los que están enfermos quieren sanarse ya. No quieren seguir sufriendo. Quieren poder disfrutar de la vida ahora y terminar ya con todo dolor.

No importa cuál sea el problema, siempre es lo mismo, queremos la respuesta y la solución ya.

 Miqueas (el profeta) también tenía problemas. Tenía los suyos propios y además los del pueblo. Había cosas que no podía solucionar, que escapaban de su control y no podía salir de su angustiante situación; quería mejorar, pero no podía hacerlo. De pronto, se dio cuenta de que tenía un enorme recurso a su disposición y empezó a pedirle a Dios que le ayudara, con fe y confianza.

 Frente a la ansiedad de las personas, la prisa por respuestas milagrosas y el deseo inmediato de cambiar una situación desagradable, Miqueas dijo: “Yo voy a esperar en Dios”.

Lo que Miqueas estaba viviendo era desagradable, pero dejó su problema en las manos de Dios y esperó confiadamente en su intervención.

Tal vez hoy estás pasando por un momento difícil, estás lleno de ansiedad, tu situación te parece insostenible y quieres respuestas que nunca llegan. Pero quiero decirte que no todo está perdido, hay esperanza y se encuentra en Dios.

 Déjalo actuar porque Él sabe lo que hace, y así podrás esperar confiadamente.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish