Mensaje Inspiracional. mantén tu sonrisa

Written by Libre Online

28 de julio de 2021

Aunque no parezca demasiado, una sonrisa puede generar energía agradable hacia quienes te rodean. Aún en tiempos difíciles la sonrisa puede acarrear buenas vibraciones y es contagiosa porque es parte del alma, porque cuando una sonrisa se apaga como la llama sin leña otra la prende, otra sonrisa es el cerillo mágico que contagia. Cuando observas una persona triste le deseas regalar una sonrisa para intentar alejar su tristeza, muchas personas tristes o deprimidas necesitan una sonrisa también.

“No esperes a que otras personas sean felices por ti. Cualquier alegría o felicidad que obtengas, debes hacerla tú mismo”. Alice Walker.

Muchas de las personas que nos rodean están lidiando con problemas que necesitan resolver o con estrés etc. asi que quizás la persona más indicada para hacerte feliz eres tú mismo o tú misma, de pronto te preguntarás: pero cómo puedo hacerme felíz yo mismo o yo misma,  la manera más efectiva sería valorando lo que tienes, sabiendo otras personas que se encuentran en peores circunstancias que tú.

“Tienes que salir lastimado (en otras palabras para ser más fuerte tienes que experimentar el dolor, la tristeza, etc.) Así es como aprendes. Las personas más fuertes que existen, las que se ríen más fuerte con una sonrisa genuina, esas son las personas que han librado las batallas más duras. Debido a que han decidido que no dejarán que nada los detenga, le están mostrando al mundo quién es el jefe o quién es el piloto de tu vida, de tus decisiones”.

“Cuando todo parezca ir en tu contra, recuerda que el avión despega contra el viento, no con él”. Henry Ford.

Sigue adelante sin permitir que nada ni nadie limite tu habilidad para mejorar tu vida, has llegado hasta donde has llegado y puedes llegar aún más lejos aun si «el viento» no esté a tu favor, permite que tus deseos sean más fuertes que cualquier obstáculo.

Reflexión sobre los hijos

Lo que tu hijo piense de sí mismo le abrirá mas puertas para su vida, que un boletín de calificaciones o un examen de la escuela. Ayúdalo a cultivar una autoestima sana.

Reconoce sus esfuerzos. Valida sus emociones. Las emociones tienen poder. El perdón, la gratitud y el amor transforman la vida. Enséñale a perdonar rápido, a dar las gracias todos los días.

Hazle saber que tu amor no tiene condiciones. Ayúdalo a encontrar su propia voz. Lo que tiene para decir importa.

Cuando hable, escúchalo. Cuando no hable, pregúntale. Dile «no» menos veces. Evita criticarlo. Que sepa que está bien equivocarse. Cuéntale sobre tus propios errores.

Que tu hijo ame estar en casa. Que sienta que allí juega con la ventaja de ser local. Que sienta que pertenece, que nadie lo juzga. Que su cuarto sea especial.

Deja de gastar tanto dinero en juguetes, pronto dejarán de importarle. Cuelga fotos donde se vea haciendo algo bien y fotos donde se sienta querido. Deja de enfocarte en sus limitaciones. Mira todo lo que hacen bien.

Hazle saber que estás orgulloso. Pídele consejos. Dale la oportunidad de que se convierta en una autoridad en algo. Ayúdalo a descubrir sus pasiones. No lo sobreprotejas. Eso lo hará sentir débil.

Su carácter se forjará aprendiendo a atravesar adversidades. Mantente cerca pero no encima. No hagas por ellos nada que puedan hacer por sí mismos. No les hagas la tarea, no pidas perdón por ellos. No tomes sus decisiones. Enséñale a relajarse.

A respirar pensando en un recuerdo agradable. Muéstrale que el dinero puede hacerlo feliz cuando lo pone al servicio de otros. Que sienta la satisfacción de ayudar a los demás. Date permiso para no ser el padre perfecto.

Confía en tus instintos y tómate el tiempo para aprender. Te ha sido dada la tarea más importante del mundo: Prepárate de la mejor manera que puedas. Lee libros. Realiza cursos. Aprende de otros. No encares la crianza solo. Fuimos diseñados para vivir en comunidad.

Uno de los mejores regalos que puedes darle a tu hijo es que se críe con muchas personas a su alrededor. Abre las puertas de tu casa. Invita a tus amigos mas seguido. Que tu hijo pase tiempo con personas diferentes. Que pase tiempo con la familia. Date tiempo para ti. Lo mejor que puedes hacer por tus hijos es trabajar sobre ti mismo: Cuanto más feliz y menos estresado estés, mejor padre serás.

Apaga el celular. Te estás distrayendo del regalo más grande que Dios te dio en la vida. Recuerda que tu hijo no es tu prolongación. Deja de compararlo contigo o con otros. Nunca hubo ni habrá un niño igual. Y por sobre todas las cosas: Disfrútalo. Aunque te desafíe. Aunque ponga tu paciencia a prueba mil veces por día. Antes de que lo imagines crecerá y seguirá su propio camino.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish