DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS

Written by Libre Online

21 de noviembre de 2022

El Día de Acción de Gracias es una bella oportunidad para dar gracias a Dios: por la vida, lo que somos, lo que llegaremos a ser, lo que tenemos, el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que tenemos, la casa, la familia, las cosas materiales; pero sobre todo el amor maravilloso de Dios que nos invita a ser justos, santos y solidarios para luego vivir eternamente en su casa. Donde no hay diferencia de personas, ni de culto religioso, ni lengua alguna, todos gozamos del amor por igual del Padre Dios.

Mientras en el mundo hay alarmas de guerras, nosotros que vamos a compartir bajo una mesa un pequeño banquete, no seamos indiferentes a las injusticias que se cometen y las atrocidades que van dándose en el mundo, que estemos atentos a las cosas malas y las denunciemos y seamos capaces de ser luz en medio de tanta oscuridad. Gracias a todos y a todas, por su amistad, amor, y cariño, el contar con ustedes que son una verdadera bendición y que viviré eternamente con esa deuda de amor hacia ustedes y que Dios me dé la gracia de no defraudarles.

En la celebración del día de Acción de Gracias, que es algo tan bonito y que ha fomentado una vida de encuentro a nivel de familias, no se puede olvidar la historia de donde nace ese acontecimiento, algo que fue tan trágico para la historia, y espero que ya  no se sigan repitiendo estas situaciones de dolor y sometimiento con los más pobres.

1) Lectura de la segunda Carta de Pablo a los Corintios 9:6-15

“Miren, el que siembra con mezquindad, con mezquindad cosechará, y el que siembra sin calcular, cosechará fuera de todo cálculo. Cada uno dé según lo que decidió personalmente, y no de mala gana o a la fuerza, pues Dios ama al que da con corazón alegre. Y poderoso es Dios para bendecirles de mil maneras, de modo que nunca les falte nada y puedan al mismo tiempo cooperar en toda obra buena. La Escritura dice: Repartió, dio a los que tenían hambre; sus obras buenas permanecen para siempre. Si Dios proporciona la semilla al que siembra y el pan que va a comer, les dará también a ustedes la semilla y la multiplicará, y hará crecer los brotes de sus virtudes. Sean ricos en todo, den con generosidad, y nosotros lo transformaremos en acciones de gracias a Dios”.

Con este escrito de Pablo, podemos darnos cuenta cómo debe de ser todo ser humano agradecido con Dios y si en verdad somos capaces de compartir con Dios, no es porque le demos algo, sino le devolvemos de lo que hemos recibido, eso es lo que se hace en los diezmos o promesas que usted da en los templos, le devuelve a Dios lo que Dios le ha bendecido.

Como San Pablo nos dice: “¡Alégrese! Que todos los conozcan a ustedes como personas bondadosas” (Fil 4:4), en verdad esto es lo que tendría que vivenciar en este día tan maravilloso, para hacer la diferencia sin caer en el derroche de tanta comida y dinero, mientras son millones y millones que en el mundo se mueren de hambre, mientras nosotros en familia a los pequeños les enseñamos el despilfarro, sobre todo cuando caemos de rodillas delante del capitalismo buscando el famoso viernes negro y no nos pesa yendo a dormir en un parqueo esperando que abran una tienda, mientras para lo constructivo que te da vida en valores y te fomenta la cercanía con Dios no lo hacemos.

El agradecimiento debe de ser en todo, hasta en la vida de oración desde ahí se inicia, no como unos que solo piden y piden y no reconocen las grandezas de Dios, para darle gracias por cada día que finaliza, por el día que iniciamos, por las cosas que recibimos a diario, por la casa, la familia, el aire, el agua, el sol y tantas cosas más, se ve que caminamos ciegos y tan desagradecidos con ese amor de Dios que no vivimos a plenitud.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish