McCARTHY ES ELECTO CON PENA, PERO SIN GLORIA

Written by Adalberto Sardiñas

17 de enero de 2023

Tras cuatro días y 15 votaciones que imponen un récord mantenido desde 1859, el representante por California, Kevin McCarthy, fue electo el nuevo Speaker de la Cámara, por haber obtenido el Partido Republicano la mayoría, aunque por escasa diferencia.

   El congresista californiano lo venía soñando por muchos años. Era su sublime obsesión. Y le llegó cargado de un dramatismo humillante, penoso, que, luego de las numerosas y costosas concesiones hechas a un minúsculo grupo del Freedom Caucus, lo dejó con muy poca autoridad y un disminuido respeto para ejercer la parte de gobernabilidad que le corresponde.

Y no debió haber sido así, puesto que la facción opuesta, de 20 miembros, se oponía, de hecho, a un total de 200 congresistas republicanos que sí apoyaban a McCarthy. No se trataba de las cualidades del congresista, que, en realidad, era diligente como político, procurando fondos para su partido, y otros aspirantes, aunque, como líder de la minoría, durante cuatro años, nunca mostró una efectividad apreciable. No obstante toda su labor, McCarthy cae en desprestigio, víctima de una súper pequeña minoría, pretendiendo imponerse como el rostro del partido, contra la mayoría real de 200 miembros, que abarca toda la gama del espectro político tradicional.

Pero, Kevin McCarthy, en vez de pelear, decidió rendirse, ofreciendo concesión tras concesión, en términos degradantes, hasta quedar prácticamente a merced de sus detractores, que nunca estarían contentos con nada menos que su completa capitulación.

¿No hubiera sido mejor para su dignidad, y el bienestar del Partido Republicano, renunciar, poner los puntos sobre las íes, y dejar que los revoltosos arreglaran el tumulto a su manera, afrontando las consecuencias de sus actos?  Tal vez hubiera sido una mejor solución, al menos, desde el punto de vista moral. Mas el congresista McCarthy, no lo entendió así.  No se resignaba a perder su sueño eterno.

Su foto en la pared del Capitolio, su status como la tercera persona en la sustitución presidencial, en caso necesario, la relevancia de reuniones con el presidente, y su exposición en la arena internacional, como speaker, prevalecieron más en su carácter, que salvar su integridad y dignidad frente a tanto insulto por parte de un grupo que no tenía el menor respeto por la realidad, y esa realidad, es, y era, que nunca tuvo los números para ganar.

Así las cosas, el nuevo presidente de la Cámara entra en funciones en condiciones precarias, debido, primordialmente, a la magnitud de las concesiones rendidas, varias absolutamente innecesarias, que, en gran escala, inhabilitan a la nueva mayoría republicana a implementar las partes más importantes de su agenda.

¿Fue este embrollo, una prueba, como dicen algunos tontos, del ejercicio democrático en sus funciones deliberativas? ¡A otro perro con ese hueso! La tragicomedia semanas atrás, con sus 15 votaciones, no fue más que la oportunista ambición de un grupo marginal, extremista, queriendo escalar a posiciones de poder, aprovechando la frugal mayoría lograda en las elecciones de medio término. Y no les fue del todo mal. Obtuvieron en el orden individual, cada uno, su hueso para roer. Ya empezó la repartición de poderes, asignándole, a cada cual, sin distinción de antigüedad, o méritos, jefaturas de comités.

Es necesario, desde temprano, conocer las normas políticas, o las demandas, que quieren establecer los rebeldes atrincherados, para poder descifrar, hasta qué punto, el speaker McCarthy, puede ejercer su poder de maniobra. De inicio sabemos que, entre esas demandas, se encuentra obtener la promesa de que, las figuras más altas para los gastos domésticos discrecionales en el año fiscal 2024 no excederán los del 2022.

¿Por qué es esto importante? Porque este capítulo incluye los gastos para la defensa, los que caerán $75 billones si los cortes son compartidos con las cuentas fuera de la defensa. Evidentemente, el grupo de los 20, ha impuesto su política presupuestaria sobre el resto de los republicanos en la Cámara.

 Uno de los potenciales problemas que confrontará McCarthy es el de la defensa y su impacto en la guerra de Ucrania. Varios miembros de la ganga de los 20, siguiendo el sendero ideológico de su máximo líder, se oponen a la ayuda, económica y militar, que esta nación le está prestando a los heroicos ucranianos en su lucha por la sobrevivencia como pueblo libre y soberano.

En resumen, entra Kevin McCarthy a la posición de speaker, con pena, pero sin gloria, arropado en una estrecha camisa de fuerza, con una bandera de triunfo pírrico, y con un futuro tan incierto, que, por su propia fatal concesión, pudiera ser removido de la silla por el capricho de un solo miembro.

El apaciguamiento, será el gran maestro para el futuro de Kevin McCarthy como speaker de la Cámara.

 Ochenta años atrás, al final de la década de los 30s, Arthur Neville Chamberlain, nos enseñó, que esa no es una buena estrategia.

Adolfo Hitler fue su gran testigo y beneficiario. Y Europa su mayor víctima.

BALCÓN DEL MUNDO

En la ciudad de México se reunieron para tratar asuntos sobre inmigración, la inmensa propagación del fentanilo, del intercambio comercial, y el tema de los semiconductores, los presidentes Joe Biden, López Obrador, y el primer ministro de Canadá Justin Trudeau. No se ofrecieron pormenores de lo acordado, pero, sin duda, el show se lo robó López Obrador con un cantinflesco monólogo respondiendo a la pregunta de un periodista, que duró 28 angustiosos minutos para el aburrimiento y la exasperación de los gobernantes visitantes.

El gelatinoso López Obrador, que mantiene una tortura de prensa diaria, en esta ocasión malgastó 28 minutos divagando sobre temas ajenos a la materia central que trajo a los visitantes a su país.

Tanto Joe Biden, como Justin Trudeau, no podían ocultar su fastidio ante tanto despliegue de cursilería populista.

 *****

El levantamiento popular de Brasil, bajo el dogma y la práctica democrática, es legítimo, y, por lo tanto, permisible. Pero lo que resulta intolerable es el uso de la violencia para manifestar o expresar opiniones de desacuerdos. La toma de instituciones no es, ni nunca debe ser, justificada, ni condonada, por países que se rigen por las reglas de derecho, y que se conducen al amparo de sus cartas magnas.

Los 1,500 aprehendidos en Brasil deben ser juzgados por sus desafueros violentos y aplicárseles los castigos que establece la ley.

*****

El mismo trato merecen los que vandalizan las ciudades de Perú, bajo la excusa de defender al depuesto presidente Pedro Castillo, que pretendió dar un golpe de estado contra las instituciones y la constitución de la nación. Castillo fue un violador del ritmo institucional que juró defender, y debe pagar por eso de acuerdo con la ley, y sus vándalos partidarios, traídos a la justicia de igual manera.

*****

En todas partes cuecen habas. Ahora resulta que el presidente Joe Biden, en competencia con el expresidente Donald Trump, también extrajo, impropiamente, documentos, según dicen clasificados, y los mantenía en una oficina que ocupó en sus tiempos de vicepresidente.

El presidente alega que no sabía de su existencia, y que ha instruido a sus abogados para que cooperen con las investigaciones que, seguramente, se llevarán a cabo.

El meollo de la cuestión es que el descubrimiento de los documentos se produce pocos días antes de las elecciones de medio término, y la revelación del hallazgo se hace pública un mes después.

Y, a propósito, ¿qué ha pasado con las investigaciones de la computadora de Hunter?

Temas similares…

SANGRE EN LAS CALLES

A los instigadores de los disturbios en Perú, se les están consumando los planes al pie de la letra. La sangre...

20 años sin Kid Gavilán

20 años sin Kid Gavilán

Este 13 de febrero se conmemora el veinte aniversario del fallecimiento del reconocido boxeador cubano Kid Gavilán....

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish