Martí: santo y genio

Written by Libre Online

20 de abril de 2022

• Alfonso Hernández Catá, eminente escritor, cuya temprana muerte, fue lamentable pérdida para Cuba y la Literatura Castellana de Martí dijo: «La vida y la obra de Martí tienen tanto de prodigio que nos sorprende y su estela toma, hasta las zonas mas próximas a sus últimos pasos, ese carácter sobrehumano que engendran los mitos superiores. El fue uno de esos seres de la divinidad que de tarde en tarde aparecen, rezagados ó anticipados, sobre la tierra».

• Los Carbonell, hijos de Néstor Leonelo, de quien dijo Martí que «era cubano de los que solo sienten dicha en lo que eleve y mejore el alma Patria”.

• Isidro Méndez dijo: «Martí supera lo epónimo ascendiendo a lo universal, paso de divino».

• Luis Rodríguez Embil, lo llamó santo de América.

•  Jorge Mañach, cuyos restos descansan en la Isla del Encanto y es uno de los cubanos más cultos y quien ha escrito uno de los mejores Libros sobre nuestro Apóstol, dice : «Lo angélico nunca estuvo mas cerca de pasar por el mundo que en aquel dechado, casi inverosímil, de heroísmo moral».

•  Carlos Márquez-Sterling, cuyos restos descansan en un Cementerio de este Condado de Miami-Dade, publicó hace muchos  años, un libro admirable y dice del Apóstol «Martí, inmortal como la naturaleza».

Martí dedicó su corta vida a una lucha titánica y fructífera por la libertad de Cuba, en la que había nacido, de padres españoles.- Si Martí fue divino y genial. El ascendió al púulpito evangélico de amor, generosidad y compasión y buscó la muerte voluntariamente, como Jesús, para cumplir cabalmente el apostolado a que dedicó su noble y corta vida. El anunció que cuando se muere en brazos de la Patria agradecida, la muerte acaba, la prisión -se rompe, comienza, al fin, con el morir la vida.

•  Los versos del canto sublime de Agustín Acosta, el Poeta Nacional, cuyos restos descansan en un Cementerio de este Condado, dice: «Martí era más alto que todos los montes, más grande que todos los cielos, en la cumbre celeste y gloriosa de su corazón».

Y como hemos hablado del Poeta Nacional, Agustín Acosta, vamos a terminar estas brevísimas líneas, con la última estrofa de un Poema de Agustín Acosta, que dice:

Acallado el reazo

Que se incendien de púrpura y oro

Las cumbres supremas

Que brame furiosa la mar

Que un trino de alondras videntes

Presagien las almas futuras

Que sonres de hidalgas bravuras

Animen un mundo cantar

Que se ilumine! Las almas

En una plegaria armoniosa

Que un delirante alborozo

Rasgue las rosas de su frenesí

Y una locura de música

Y una legión de banderas

Y un espejismo de cumbres

Y un homenaje de estrellas

Consagren la dulce la triste

la blanca la enorme la eterna

Visión inmortal de Martí.

Orestes Alvarez

Pembrokes Pines, Fl.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish