MADURO SE DESVELA CON LA EXTRADICIÓN DE ALEX SAAB

Written by Adalberto Sardiñas

27 de octubre de 2021

Al fin, luego de 16 meses de espera en una cárcel en la isla Cabo Verde, en West África, pendiente de un proceso de extradición, llega a Estados Unidos, el gran bandido colombiano Alex Saab. Era tiempo. Le llegó su hora. La acusación consta de siete cargos graves, que, de ser encontrado culpable, lo enviarían a prisión por un mínimo de 20 años.

Fue en el año 2011 que Maduro y Saab estrecharon sus lazos de complicidad criminal, obteniendo éste de aquel, fabulosos contratos para comprar en México, y otros países, a nombre del gobierno venezolano, cientos de millones de dólares de alimentos, y otros artículos básicos, de los cuales carecían los venezolanos. La red mafiosa se extendió, y la función de Alex Saab pasó a ser la de testaferro de Maduro y su familia. Manejó miles de millones de dólares de las arcas del tesoro venezolano en proyectos de construcción, tráfico de droga, transacciones fraudulentas de oro y petróleo, compra de armamentos, con toda clase de subterfugio tramposo a la mano. Llegó Saab a comprar más de 3,000 misiles de corto alcance de Irán que hoy son parte del arsenal de Venezuela. Alex Saab se hizo casi indispensable en los enormes negocios ilícitos de Maduro, Cabello, y toda la cúpula mandona venezolana. La valoración de esos estrafalarios robos, se afirma, ascienden a más 200 billones de dólares. Después de todo este despojo, ¿se sorprendería alguien de la terrible miseria en que vive Venezuela en la actualidad?

Maduro sabe los secretos que Alex Saab le guarda, y eso lo desvela. Y tiene miedo. Le teme a una apertura de la caja de Pandora cuya llave está en manos de Saab. Invirtió 80 millones de dólares en comprar servicios legales de notables firmas de abogados para evitar la extradición. Prolongó el proceso, agónicamente, desesperadamente, en espera de lo imposible. Necesitaba el retorno de su compinche a Caracas. Era su tranquilidad. Pero fracasó. El gánster de Barranquilla, no fue a Venezuela, sino a la Florida, donde se le reclamaba por los delitos ya mencionados. El primer paso del proceso ha comenzado.

Ya agotados todos los reclamos para evitar la extradición, en un ataque de consternación, apela a la vieja y gastada treta de la mentira por delante, tergiversar la realidad, y ahora Alex Saab, es la injusta víctima de Estados Unidos: ¡Lo han secuestrado! Pero la justicia no secuestra. Secuestran los dictadores como él. La justicia existe precisamente para castigar a los pillos, aunque a veces se demore en alcanzarlos.

¿Secuestro? Secuestro es lo que está haciendo Maduro con la esposa de Saab, Camilla Fabri, y su pequeña hija, que aún están en Caracas. La han forzado a leer una carta, con toda seguridad apócrifa, donde su esposo acusa a Estados Unidos de secuestro, repitiendo la acusación de Maduro, y afirma que no va a declarar contra su protector.

La carta leída por Camilla Fabris, y muy probablemente escrita por el oficialismo venezolano, nos da la clave. Alex Saab confronta un problema serio que se le ha agravado. Lo ha colocado contra la espada y la pared. Una disyuntiva con dos vertientes, que tiene que resolver: o mantiene en secreto sus crímenes con Maduro, para proteger a su esposa e hija, o revela todos sus crímenes en complicidad con aquel.  

Otro secuestro de Maduro es la detención de cinco funcionarios de la empresa CITGO, cuatro de ellos ciudadanos americanos, manteniéndolos como prisioneros, para usarlos de rehenes, a manera de chantaje, con la ilusoria esperanza de una negociación que le devuelva a Alex Saab. Al buen entendedor, pocas palabras. Maduro, y su séquito de tránsfugas en Miraflores, están más que preocupados, atemorizados, por lo que pudiera pasar con su amillonado testaferro.  Ya tienen alineados varios prominentes abogados para su defensa. El precio no importa. Venezuela paga. Ya lo hizo en la isla de Cabo Verde. ¿Qué más da otros 80 o 100 millones para rescatar a un importante cómplice en desgracia.

Y, siguiendo la zaga, el otro zapato está por caer. Desde España el viento le sopla malas noticias a Maduro y Cabello. Hugo Carvajal, (“El Pollo”) está a punto de ser extraditado a este país, también acusado de lavado de dinero y otros delitos asociados con el tráfico de drogas, en colusión con los mandatarios venezolanos.

Les llueve parejo, y, con el aumento de la tormenta, les crece la inquietud.

Por lo pronto, sin saber qué hacer, han apelado al viejo recurso aprendido del arcaico manual cubano, de atacar, ¿a quién más? a Estados Unidos. Uncle Sam es Fuenteovejuna.

El pollo Carvajal se le escapó a la justicia cuando pocos años atrás, habiéndose aprobado su extradición, el gobierno holandés, en colusión con los españoles, le dejaron irse tranquilamente a Caracas. Carvajal eventualmente se largó de Venezuela para España donde vive refugiado, y amparado, por el gobierno socialista de Pedro Sánchez. Sin embargo, ahora un tribunal español ha aprobado su deportación, que parece ser definitiva, a pesar de los millones que éste le ha “donado” a los socialistas en el poder, ya que la oposición en el Parlamento Español es más numerosa y solida de lo que era en los días en que “el pollo” se burló de la justicia

El caso de Carvajal es más difícil para Maduro. Su familia está fuera de Venezuela, lejos de sus garras. Éste puede cantar, no como un pollo, sino como un sinsonte, y sus declaraciones podrían ser fatales pata Maduro, Cabello y otros figurines del régimen, todos cómplices en los enormes latrocinios, el tráfico de drogas, y el lavado de dinero que los enriqueció obscenamente. Carvajal no alberga ninguna simpatía por Maduro, o Cabello, ni aquellos por él. Sólo hay malquerencias. Y dadas las circunstancias, “el pollo” Carvajal está al frente del timón, en un vehículo explosivo para el dictador venezolano y sus acólitos.

El régimen de Venezuela, o sus mandatarios, se enfrentan a la tormenta perfecta. El pueblo tiene un nuevo motivo de esperanza de poder, ¡al fin!, librarse de esa dictadura depredadora que los mantiene en el oprobio y la miseria.

Es posible que, en una antojadiza ironía del destino, sean aquellos dos que cooperaron a su destrucción, como nación rica y soberana, los que contribuyan a su liberación.

BALCÓN AL MUNDO

Colin Powell, General, consejero presidencial sobre la Seguridad Nacional, secretario de Estado y patriota, amante de su país, ha muerto de Covid-19, según sus familiares. Tenía 84 años. Padecía de múltiple mieloma, y de Parkinson, dos enfermedades que debilitan el sistema inmunológico, y que, contribuyeron a su muerte. Disfrutó de una extraordinaria vida. Descendiente de jamaicanos, nació en Harlem y estudió y se graduó en Citi College, de New York.

Entre sus méritos Colin Powell cuenta con dos medallas de púrpura obtenidas en combate en Vietnam, y la Medalla del Soldado, por retornar al lugar donde un helicóptero había sido derribado, y ayudar a rescatar a soldados heridos.

Aunque sus triunfos fueron muchos, también tuvo sus desaciertos.  Como secretario de Estado, abogó y apoyó el caso de la invasión a Irak con la firme convicción de que Hussein poseía armas de destrucción masiva. Tan convencido estaba que lo ratificó ante el Consejo de Seguridad de la ONU, para después, andando el tiempo, admitir que no era cierto, y que él basó sus afirmaciones en los reportes de inteligencia facilitados por la CIA. Sirvió honorablemente a la nación como soldado, diplomático, y estadista.

En el orden personal, como ciudadano privado, fue un modelo de tronco familiar con una conducta ejemplar de virtudes, decencia y decoro.

*****

El Social Security aumentará el pago a los retirados en un 5.9% a partir de enero. ¡Bien! ¿Pero cuánto de este aumento quedará en manos de los recipientes después de la mordida que va aplicando la inflación? Al final, la inflación galopante se tragará mucho más del aumento y los retirados terminarán más pobres en el 2022 que lo que estaban en 2021.

La inflación es una especie de comején monetario que trabaja en el bolsillo de los que reciben una entrada fija. No hay defensa.

*****

Los demócratas insisten en un propósito mediante el cual el IRS obtendrá más información sobre todos los clientes de los bancos en la nación. Algo así como un espionaje oficial sofisticado contra la ciudadanía. Primero la cantidad empezaba en $600.00. Ahora, por la presión de las instituciones financieras y los republicanos, la elevaron a $10,000.

La intención es clara: ejercer más control sobre la población. El Partido Demócrata, dominado por los extremistas, quiere el control de todo. Así, poquito a poco, despacito, van avanzando pasito a pasito, subrepticiamente, hasta controlar los sectores esenciales en el funcionamiento de nuestro sistema. ¿Socialismo? Bueno, los autores del proyecto son los senadores Ron Wyden, y Elizabeth Warren, apoyados, fervorosamente, por Bernie Sanders y su tropa de “iconoclastas” economistas.

 *****

San Francisco es una hermosa ciudad de California. Pero tiene un problema: pululan los “homeless” y los ladrones. La cadena de tiendas Walgreens ha cerrado 22 establecimientos desde 2016, y CVS otras cuantas, debido a los hurtos.

La causa radica en la ley 47, aprobada en 2014, que califica robos por menos de $950. como crímenes no violentos, que, generalmente, son ignorados.

Una de las bondades de la capital del “progresismo” en California.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish