Maceo, “El Titán de Bronce”, ayudó a plantar grandes semillas de libertad en Cuba

Written by Germán Acero

22 de diciembre de 2021

Hablando en los encuentros patrióticos de la JPC Tony Calatayud advirtió que “El Titán de Bronce”, Antonio Maceo, ayudó a sembrar grandes semillas de libertad cuando los españoles estaban hambrientos por apoderarse de la isla en medio de fieras batallas”.

Calatayud fue el orador en los jueves de la Junta Patriótica Cubana donde expuso los  paralelos de la lucha que libró Maceo en la isla para evitar que cayera bajo el dominio español teniendo como un gran y mejor aliado al prócer José Martí.

Frank de Varona, quien acaba de editar un libro sobre la inolvidable lucha en Bahía Cochinos, expresó que Maceo fue un luchador extraordinario y fue herido en muchas batallas junto con miembros de su familia que se unieron a la conquista por la libertad en la isla.

“Él dijo que para conquistar la libertad de Cuba esto sólo se podía hacer con el filo de un machete. Porque nadie, absolutamente nadie, le iba a regalar la libertad a la isla. Era un cubano de honor muy amigo de Martí y de Máximo Gómez”, destacó.

“Cuando hablamos de la vigencia de Maceo llevamos a la realidad el pensamiento de acción. De un simple soldado que ascendió en grados militares, por su participación activa en el desarrollo de los enfrentamientos contra los soldados españoles”, resaltó. Calatayud.

“Resultó herido en varios combates, incluso en una oportunidad tal fue su gravedad, que todo hacía indicar que su fallecimiento podía ser inminente. Durante la guerra de los Diez Años hubo un momento sobresaliente en la vida de Antonio Maceo. Fue la Protesta de Baraguá, el 15 de marzo de 1878”, agregó.

“Maceo estuvo en los campos durante varios meses, pero después al no poder mantenerse la guerra, tuvo que salir de Cuba. Inicialmente se radicó en Jamaica. Años después reside en Costa Rica. Pero desde el extranjero siguió pensando en la situación de su tierra natal y estuvo dispuesto a participar en la reanudación de la lucha”, enfatizó.

“En la etapa inicial de la década del ochenta intentó en unión de Máximo Gómez hacer algo al respecto, pero los planes previstos no cristalizaron. Maceo participó y dirigió en Cuba diversas acciones combativas”, recalcó.

“Incluso llegó a dirigir la columna invasora que partió el 22 de octubre de 1895 desde Mangos de Baraguá y atravesó el territorio cubano desde oriente hasta occidente. Y fue en la zona de San Pedro donde libró su último combate el 7 de diciembre de 1896”, sintetizó.

“Antonio Maceo desapareció físicamente. Pero al igual que ha ocurrido con otras figuras relevantes de nuestra historia su vida y obra siguen siendo ejemplo y fuente de motivación y enseñanza para nuestro pueblo”, concluyó.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish