Lula visita el reducto bolsonarista para intentar remontar en Río de Janeiro

Written by

12 de octubre de 2022

Río de Janeiro, 11 oct (EFE).- El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva lideró este martes un mitin en Belford Roxo, un reducto de electores del presidente Jair Bolsonaro, en un intento de intentar revertir la derrota que sufrió en las elecciones del domingo en Río de Janeiro, tercer mayor colegio electoral de Brasil.
Pese a que venció la primera vuelta de las elecciones presidenciales del pasado domingo en Brasil con el 48,4 % de los votos frente al 43,2 % que obtuvo el líder ultraderechista, Lula fue derrotado en Río de Janeiro, estado en que el actual presidente venció con el 51,09 % de los sufragios y le sacó una diferencia de 11 puntos porcentuales al dirigente progresista (40,68 %).
El expresidente (2003-2010), favorito para las elecciones, ha admitido que necesita revertir esta ventaja en la segunda vuelta, prevista para el 30 de octubre, para garantizar su elección como jefe de Estado, y por eso decidió realizar en el reducto bolsonarista de Berford Roxo su primer mitin de campaña en el estado de Río de Janeiro.
Belford Roxo es uno de los once municipios que integran la llamada Baixada Fluminense, un violento cinturón de pobreza que rodea la ciudad de Río de Janeiro, que cuenta con 2,5 millones de electores y en la que Bolsonaro obtuvo un 55 % de los votos el domingo.
La visita fue programada por el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) luego de que el alcalde de Belford Roxo, Wagner dos Santos Carneiro, conocido popularmente como Waguinho y uno de los políticos más populares de la Baixada Fluminense, sorprendiera al anunciar su apoyo a Lula en la segunda vuelta.
Waguinho, que consiguió que su esposa se convirtiera el domingo en una de las diputadas más votadas del país, es el líder regional del derechista partido Unión Brasil, por lo que se le consideraba un aliado natural de Bolsonaro.
Tanto en la marcha electoral que realizó por las principales calles de Belford Roxo acompañado por Waguinho como en la rueda de prensa que concedió posteriormente, Lula recordó las importantes inversiones sociales hechas durante su Gobierno en la Baixada Fluminense y prometió reforzar los programas sociales en la región.
Igualmente prometió impulsar la generación de empleo mediante el fortalecimiento de la industria naval con la reimplantación de la política que obligaba a la petrolera Petrobras, mayor empresa de Brasil, a privilegiar a los astilleros brasileños en la contratación de la construcción de sus plataformas marinas y navíos.
Lula recordó que cuando asumió su mandato en 2003 la industria naval brasileña tenía 3.000 trabajadores y que cuando dejó la Presidencia ese número ascendía a 82.000.
«Vamos a recuperar la industria naval brasileña, a incentivar la iniciativa privada a hacer inversiones en el sector y a atraer la inversión del capital extranjero. Queremos capital extranjero aquí», dijo.
Igualmente manifestó su «compromiso moral» de sacar a Río de Janeiro de las páginas policiales de los periódicos, en una alusión a las elevadas tasas de homicidio y de criminalidad que convierten a la Baixada Fluminense en una de las regiones más violentas del país.
Lula visitó Belford Roxo vestido de blanco y no del rojo típico en los actos del Partido de los Trabajadores tras la decisión de la mayor formación de izquierdas de América Latina de dejar claro que el proyecto del expresidente es de una amplia coalición con partidos de izquierda y centro.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish