Los nuevos cubanos que irrumpen en la política. Un joven cubanoamericano se convierte en el primer miembro de la»Generación Z» en el Congreso

Written by Germán Acero

15 de noviembre de 2022

Las nuevas generaciones de cubanos también se están abriendo paso en el Congreso y, una de las pruebas más fehacientes, ha sido el joven Maxwell Alejandro Frost quien ganó un escaño en la Cámara de Representantes de Estados Unidos por el estado de Florida.

Todos los analistas y comentaristas políticos de Orlando destacaron el triunfo de este joven quien se convierte en el primer miembro de la «Generación Z» en conseguir un puesto en el Congreso siendo aún muy joven pues apenas tiene 25 años, la edad necesaria para postularse al Congreso.

Pero los descendientes de cubanos han logrado otros triunfos en estas elecciones de medio tiempo como lo ocurrido en Nueva York donde ganó otra legisladora cubanoamericana, Nicole Malliotakis, quien también tiene raíces griegas.

 Malliotakis derrotó a Max Rose por más de 20 puntos percentuales, según los últimos sondeos dados a conocer oficialmente y es la única republicana de la delegación de la ciudad de Nueva York en alcanzar éxitos en la política local.

Y también es el caso de Robert Menéndez, un cubanoamericano que se postuló por vez primera a la Cámara de Representantes, hijo del senador cubanoamericano Bob Menéndez, quien se impuso en el distrito 8 de New Jersey, que abarca las ciudades de Newark, Jersey City y Elizabeth.

Maxwell Alejandro Frost, activista de 25 años criado por una cubana, ya ha hecho historia al confirmarse que se convertirá en el primer rostro de la Generación Z (nacidos entre 1997 y 2012) en el Congreso de Estados Unidos tras derrotar al veterano Calvin Wimbish.

Frost, un activista de 25 años quien es bilingüe, dijo a LIBRE telefónicamente que buscará reformas de armas y justicia social, tras postularse en un distrito del área metropolitana de Orlando mayormente hispana.

Frost, uno de los organizadores de la protesta March For Our Lives, también reiteró que quiere impulsar leyes de control de armas más estrictas y ha dejado clara su oposición a las restricciones a los derechos al aborto.

Lo más irónico de este joven, quien es de origen afrocubano, es que también es un ejemplo de superación porque actualmente venía dedicándose a ser conductor de servicio de Uber y con su sueldo se dedicaba a comprar libros y a capacitarse políticamente.

Maxwell Alejandro, además, es un joven afrocubano de tendencia progresista. “No es novedad para nadie que el Congreso de los Estados Unidos está repleto de personas pertenecientes a la generación de los Baby Boomers (como se conoce a los nacidos entre 1946 y 1964)”, opinó.

“Pero también hay muchos de las generaciones siguientes, como los X. Inclusive unos cuantos Millennials. Pero un joven de la Florida, que tiene posibilidades de convertirse en el primer Congresista Federal de la Generación Z (los nacidos entre 1997 y 2012), es un gran orgullo para mí”, sostuvo.

“Esta elección primaria es prueba de que las familias trabajadoras del centro de la Florida quieren representantes que tengan el coraje de pedir más. Comparto esta victoria con las enfermeras, los trabajadores de las fábricas, los maestros, los trabajadores sociales, los granjeros, los organizadores sindicales, los cajeros y el resto de los miembros de esta comunidad vibrante que apoyaron esta campaña”, añadió Frost.

“Me identifico como un miembro perteneciente a las comunidades afroamericana y la hispana”, insistió Frost, quien, pese a su corta edad, tiene larga experiencia como organizador comunitario en varias zonas de Orlando.

Se identifica también con el tema de la libertad ya que fue el principal referente de las Marchas por la Vida. Frost había empezado a estudiar en la universidad, pero abandonó sus estudios porque, según dijo, le quitaban tiempo a su activismo social.

Es hijo de un afroamericano y una cubana. Esto lo pone en una categoría muy específica, representando a las dos mayores minorías en el país: los afroamericanos y los hispanos.

La generación “Z” abarca a las personas que nacieron entre la década de 1990 y principios de la de 2010.

«¡Hemos Ganado!», tuiteó el nuevo congresista, que afirma haber hecho historia para los habitantes de Florida, la Generación Z y «para todos aquellos que creen en un futuro mejor».

El joven entró en política con 15 años, horrorizado como tantos de sus compatriotas por un tiroteo en el centro de enseñanza primaria Sandy Hook en Connecticut en 2012. Más tarde se convirtió en uno de los representantes nacionales de la organización March for Our Lives, un movimiento fundado después de una enésima matanza en un centro escolar de Florida.

“Me siento orgulloso, finalmente, de entrar en esa larga lista de candidatos políticos exitosos, de origen cubano, como ha sido el caso del senador Marco Rubio, además, de los otros congresistas Mario Díaz Balart, María Elvira Salazar y Carlos Giménez”.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish