LOS CUBANOS

Written by Esteban Fernández

2 de febrero de 2022

Hasta para dar H.P. (per cápita) somos los campeones. Y no nos bajamos, simplemente «nos apeamos». Nosotros no nos morimos, nosotros “cantamos el manisero”. Somos “el pueblo elegido” por nosotros mismos.

No venimos de una islita sino ¡de la Perla de las Antillas! Sabemos por donde le entra el agua al coco. Tenemos las respuestas antes que nos hagan las preguntas.

Nosotros no nos enteramos, nosotros “¡sabíamos eso desde hace un siglo!” Nosotros no somos flacos, somos “un fideo”, no somos gordos “parecemos un elefante”. Nosotros no cerramos una puerta, nosotros la “trancamos”.

Nosotros no solamente bailamos sino que después “¡nadie nos puede quitar lo bailao” Nosotros llegamos como refugiados y terminamos ¡comprando el Refugio! A nosotros no se nos muere una cantante sino que ¡fallece una reina! Nosotros no nacemos en un pueblo, sino en ¡El mejor pueblo que tenía Cuba!

Nosotros odiamos el chisme, simplemente nos entretiene. Nosotros, todos, somos profetas, adivinos, sabios. No existe un solo hecho, ni una sola noticia, que nos coja sorprendidos a nosotros. Ya nosotros hemos celebrado mil veces “la caída de los Castro” en 63 años.

Nosotros no dormimos como todo el mundo, nosotros “dormimos como un lirón”. No comemos como todo el mundo sino “¡comí como un animal!” Nosotros no soñamos dormidos sino que “podemos soñar despiertos”. Nosotros no solamente veneramos a la Caridad del Cobre sino que íntimamente podemos llamarla “Cachita”.

Nosotros consideramos que todos los gobernantes del mundo, los managers de béisbol, los líderes militares del Pentágono, el Director de la “C.I.A.”, los ejecutivos de la NASA, debían llamarnos diariamente para indicarles los pasos a seguir.

Nosotros no vamos al Paraíso, nosotros ¡ya vivimos en el Paraíso y lo perdimos! Nosotros no necesitamos Universidades para ser médicos y abogados, ni libros de historia para saber perfectamente “lo que pasó ahí”… A nosotros nadie “nos coge de bobos”, ni “nos da gato por liebre”, nosotros “nos escapamos de Tamakún por debajo del turbante”. Y con nosotros nadie discuta ni discrepe porque siempre ¡tutaquivocao!

Nosotros nunca somos extranjeros, extranjeros son todos los que no son cubanos. Aquí, para nosotros, ¡hasta los americanos son extranjeros! Nosotros, para sobrevivir, podemos hasta “pintar Coca Colas en el aire”.

Somos más “papistas” que el Papa, más protestantes que Lutero, más americanistas que los americanos. Somos internacionalistas, más “anti sandinistas” que los nicaragüenses, más “anti Nicolás Maduro” que los venezolanos.

Para nosotros “¿Qué hubo?” no es una pregunta sino un saludo, porque nosotros perfectamente sabemos siempre “lo que hubo y lo que va haber”. No necesitamos apellidos para brillar en el firmamento: Celia, Olga, “Machito”, “Cachao”, Andy, Dámaso, Benny, Estebita.

Y los que necesitan apellidos es porque no necesitan nombres: Canseco, Palmeiro, Prío, Tamargo, Montaner, Grau, Miñoso, Lecuona.

Y, a veces, ni nombres ni apellidos: Chicharito, Trespatines, Gavilán, Chocolate, Sopeira, el Chino Wong, Mamacusa, Bola de Nieve, Tinguaro, Arbogasto Pomarrosa. Nosotros podemos dar una disculpa bilingüe: “I’m sorry con excuseme”.

No nos ponemos una gorra, nosotros nos la encasquetamos. Nunca armamos un enredo, simplemente formamos “un arroz con mango”.

Podemos “hasta mejorar” la obra la Dios: “Al tipo ese le falta un tornillo en el cerebro”, “Pa’mi que a Dios se le fue un poquito la mano haciéndonos a los cubanos”.

Temas similares…

Adiós a Pedrito Román

En días recientes, Cuba se despidió del multifacético y querido cantante, compositor, dramaturgo, animador, locutor y...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish