LIBRE en la Mesa. Solomillo a la pimiento

Written by Libre Online

27 de diciembre de 2022

Por María C. Rodríguez

Ingredientes

2 solomillos de cerdo medianos (de unos 500 g. aproximadamente)

100 ml de caldo de carne

200 ml de nata para cocinar

1/2 cebolla pequeña

50 ml. de brandy o coñac

1 cucharada de pimienta verde en grano

20 g. de mantequilla

20 ml. de aceite de oliva virgen extra

Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

INSTRUCCIONES

Preparación de los solomillos de carne

• Ponemos una sartén grande al fuego y añadimos la mitad del aceite de oliva y la mantequilla. 

• Cortamos finamente la mitad de la cebolla y sofreímos un par de minutos a fuego bajo, que quede casi translucida. Retiramos

• En la misma sartén, añadimos el resto del aceite de oliva virgen extra y cuanto se caliente, vamos a sellar la carne. Es decir pasarla a temperatura alta por ambos lados. Así dejamos los jugos de la carne intacta para que luego quede más tierna y sabrosa.

• Cuando los medallones tengan un color dorado, retiramos de la sartén. Sin quitar del fuego añadimos el brandy y desglasamos. 

• Es decir limpiamos la sartén de los jugos de la carne al mismo tiempo que se evapora el alcohol del brandy. Una forma de dar mucho sabor a nuestra futura salsa.

Preparación de la salsa de nata y presentación final de los solomillos

• Para preparar la salsa a la pimienta ponemos la nata en un cazo y añadimos la pimienta verde seca o encurtida. Calentamos sin que llegue a hervir para infusionar la nata y que pille el sabor de la pimienta.

• En cuanto veáis que empieza a hervir apagamos el fuego y tapamos el cazo (tapadera o plato) y dejamos que repose durante 10 minutos. Reservamos.

• Mientras la nata está en reposo calentamos en otro cazo el caldo de carne y lo reducimos a la mitad a fuego fuerte. Serán los 10 minutos de reposo de la nata.

• Añadimos a la sartén donde hemos preparado los solomillos la nata colada para retirar los granos de pimienta. Reservamos algunos para el final del plato.

• Calentamos a fuego medio y en cuanto la nata empiece a burbujear añadimos la reducción del caldo de carne y la cebolla. A los 2 minutos cuando veamos que espesa la salsa, añadimos los solomillos con el jugo que han soltado en la fuente. Dejamos que reduzca un poco más y se empapen bien de la salsa. Apagamos el fuego, lo justo para que retome la temperatura la carne y quede en su punto.

• Rectificamos de sal si fuese necesario y añadimos unos pocos granos de pimienta. Sólo queda acompañar tus solomillos con una guarnición de patatas fritas o arroz blanco. En casa normalmente sólo con pan para mojar. El protagonista, la carne.

Pastel de boniato y canela

Ingredientes

400 g de puré de boniato

3 huevos

300 g de azúcar

175 g de leche

125 g de harina de trigo

Aceite vegetal de girasol

10 cucharadas de azúcar glacé

1 cucharadita de canela molida

5 cucharadas de agua

INSTRUCCIONES

Preparación del puré de boniato y canela. Base del pastel

• Comenzamos haciendo un puré con el boniato del que utilizamos solo la cantidad arriba indicada, es decir, 400 gramos. Lo que nos sobre lo podemos utilizar en otras elaboraciones como bizcochos, cremas, etc. 

• Lavamos el boniato y lo colocamos dentro de una cacerola profunda, lo cubrimos de agua y lo cocemos hasta que esté blando en su interior. Lo escurrimos y dejamos que se enfríe antes de retirar la piel.

• Cuando el bonito esté pelado, lo machacamos con un tenedor. Si está lo suficientemente cocido y blando, esto se hace con facilidad y no cuesta esfuerzo alguno. 

• Podemos, si lo preferimos, triturar con una batidora de mano para darle una consistencia más suave. No es necesario, pero la textura del pastel queda más homogénea y cremosa. Esto va en gustos.

• Pesamos el puré de boniato para obtener los 400 gramos necesarios y lo reservamos. Mezclamos los huevos con el azúcar, después con la leche y, por último con la harina. 

• Incorporamos el puré de boniato que tenemos reservado y trituramos con una batidora de mano, o batimos con unas varillas metálicas, hasta obtener una masa homogénea. Pasamos la mezcla al molde elegido que habremos engrasado previamente con un poco de aceite vegetal. 

• Aquí podemos hacer dos cosas, utilizar un molde único, redondo o rectangular, y luego partir el pastel en porciones. O utilizar moldes individuales, tipo flaneras, para servir el pastel de forma personalizada. Además de quedar más bonito, esta segunda opción permite reducir el tiempo de horno y de consumo eléctrico.

Horneado y presentación final del pastel de boniato y canela

• Una vez relleno el molde de nuestra elección, lo dejamos caer suavemente sobre la encimera un par de veces para librarnos de las burbujas de aire que se hayan podido formar. Así evitamos que nos queden agujeros en el pastel una vez horneado.

• Introducimos el pastel en el horno, pre-calentado a 180ºC. Lo cocemos durante 30 minutos, en caso de usar moldes individuales, o 50 minutos si optamos por un molde único.

• Retiramos el pastel del horno y lo dejamos enfriar. Es un pastel muy frágil, de modo que lo mejor es dejar que adquiera cuerpo y consistencia durante unas horas antes de desmoldarlo. El mejor sitio para que esto ocurra es la nevera, cubierto con papel film, aluminio o metido en una bolsa de plástico para que no coja olores de otros alimentos.

• El toque final de este pastel lo damos con un glaseado de canela que es muy sencillo de preparar y solo requiere de la mezcla de sus tres ingredientes: el azúcar glacé, la canela molida y el agua. 

• Con unas varillas metálicas o un tenedor, batimos hasta que desaparezcan todos los posibles grumos y listo para usar. En caso de no ser muy aficionados a la canela, ignorad este paso y pasad directamente a disfrutar del pastel, que también está muy bueno.

Temas similares…

VALENCIA, LA PATRIA ABUELA

VALENCIA, LA PATRIA ABUELA

Por Gerardo Álvarez Gallego (1954) “Se viene de padres de Valencia y madres de Canarias”, escribe José Martí, con...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish