La Provincia de Matanzas y su evolución (1919)

Written by Libre Online

8 de noviembre de 2022

Eruditos

Cultura Cubana. Adolfo Dollero

Fue extraordinaria su gestión como bibliotecario de la Biblioteca Pública de Matanzas en 1899.

De 2,000 volúmenes que tenía en enero, al tomar posesión de su cargo,  la biblioteca contaba 13,000, diez meses después, al renunciar Trelles su puesto,  justamente herido por inconsecuencias que había tenido que sufrir.

Ese mismo año Don Gonzalo de Quesada, agradecido a Trelles por sus gestiones gratuitas para llevar a la Exposición de París una importante representación del comercio y de la industria cubanos,  lo nombró delegado de la provincia de Matanzas en ese certamen del trabajo mundial. 

Al regreso de la Exposición de París Reyes escribió su memoria sobre el azúcar y el tabaco en la Exposición de París y empezó el acopio de los datos que debían servirle para los primeros tomos de su bibliografía cubana a la que ya ha dedicado 18 años de su vida,  tropezando con mil dificultades de todas clases,  y especialmente con la apatía ignorante de los que pudiendo ayudarle eficazmente no le brindaron nunca protección y apoyo,  como si la bibliografía de un pueblo no fuese el resumen de su vida intelectual.

Solamente dos volúmenes de los 14 que hasta hoy componen la obra de Trelles han sido costeados por el Consejo Provincial de Matanzas, siendo gobernador el Coronel don Domingo Lecuona; y el primero de la biblioteca científica posteado casi totalmente por el Colegio de Belén de La Habana. 

Todos los otros volúmenes que representan un gasto de algunos miles de pesos, han sido costeados por el mismo señor Trelles, a veces con grandes sacrificios.

Andrés Poey, también quiso antaño publicar en Cuba un boletín bibliográfico,  y se lo impidió la falta de recursos propios, y la falta de apoyo de los que podían dárselo.

En 1907 publicó Trelles el primer tomo de su bibliografía, sobre los siglos XVII y XVIII, en 1907 el duodécimo.  Poco después en (1918-1919) publicó los tomos I y II de la Biblioteca Científica, ambos con profusión de grabados.

Sabemos que el señor Trelles empieza ahora a clasificar,  por materias, los datos de los tomos anteriores, ampliándolos,  y formando también la Biblioteca Geográfica e Histórica en dos tomos ilustrados,  y la Bibliografía de la Prensa Cubana.

La bibliografía de Trelles ha sido muy elogiada por críticos eminentes, y hoy representa el más grande esfuerzo hecho en Cuba en este ramo,  y la mejor base para escribir la historia intelectual de este país.

En su obra Trelles ha descrito 35,000 libros o folletos publicados en Cuba o en el extranjero, y logrando que de toda la América Latina solamente esta pequeña República posea una bibliografía completa.

Otro trabajo de Trelles  que merecen ser mencionados son: Los 150 libros más notables que los cubanos han escrito: varias Memorias y otras bibliografías parciales.

El bibliógrafo don Carlos M. Trelles es persona demasiado modesta, y acaso haya sido éste el motivo porque los mismos matanceros no hayan prestado a sus pacientes trabajos toda la atención que merecen. Afortunadamente la Sociedad Económica Amigos del País, nombrando a Trelles socio de honor el 26 de marzo de 1918, distinción muy raramente concedida, vino a sacar su personalidad del olvido inmerecido en que había permanecido durante luengos años.

La Academia de la Historia, la Academia de Artes y Letras de La Habana y The Hispanic Society of América, le nombraron Miembro Correspondiente; y la Asociación de la Prensa Médica Cubana, recientemente le confirió el título de Socio de Honor.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish