La Provincia de Matanzas  y su evolución (1919)

Written by Libre Online

1 de noviembre de 2022

Cultura Cubana. Adolfo Dollero

Eruditos

Jimeno (Francisco D.). Erudito matancero que se ha dedicado ventajosamente a trabajos científicos, literarios, estadísticos, etc. 

Rojas y Cruzat (Óscar M.). Distinguido director del Museo Municipal de Cárdenas.

Nació en octubre 16 de 1865 en Cárdenas, se recibió de bachiller en La Habana y en Madrid estudió abogacía sin llegar a recibirse.

El señor Óscar M. de Rojas aprendió de su señor padre el amor a la cultura en general y en particular a la historia. Es un erudito y un bibliófilo.

Veinte años dedicó al museo (del que puso las primeras bases el señor Don Joaquín de Rojas),  y precisamente sus mejores años, los de la juventud viviendo modestamente y encontrando decepciones en vez de laureles. 

La ciudad de Cárdenas tiene en Don Óscar M. de Rojas uno de sus hijos de más valer, cuyos merecimientos brillarán de luz más intensa en un acaso próximo, futuro de mayor cultura cívica e intelectual.

En el Museo hay valiosos datos y colecciones de documentos y trabajos históricos reunidos por el distinguido director. 

Trelles y Govín (Carlos Manuel). Bibliógrafo muy distinguido natural de la ciudad de Matanzas (nació el 15 de febrero de 1866) en donde también se educó, hasta obtener el grado de bachiller.

Pasó después a la Universidad de La Habana y estudió medicina durante cuatro años.

Fue en 1887 cuando Trelles empezó a escribir, en periódicos y revistas, trabajos de política, de historia y de estadística que le dieron a conocer favorablemente en el ambiente intelectual cubano.

Su primer trabajo de importancia (de 200 páginas aproximadamente), fue publicado en 1894 por la revista cubana de Enrique José Varona: “Los Estados Unidos como potencia intelectual”.

Ese mismo año y el año siguiente conspiró por la libertad de Cuba ayudando los preparativos de la revolución con todo el entusiasmo de su alma joven que sentía profunda y sinceramente el amor por la patria.

Y después de haber fracasado en Matanzas el primer movimiento revolucionario, tomó una parte activa en el trabajo de reorganización, como miembro del Comité Revolucionario, y por comisión directa de Don Tomás Estrada Palma,  a él y a Don Domingo Lecuona en 1896 salió huido para Tampa con el fin de evitar la cárcel a la que le hubiera condenado el Gobierno de la isla,  y con sus demás compañeros de comité: Nicolás Heredia , el doctor Julio Ortiz Coffigny y Don José González Ramos, en el caso de lograr su aprehensión, ya decretada.

En Tampa continuó a trabajar por la causa cubana,  escribiendo también en  “Patria”, que Don Enrique José Varona dirigía en New York por aquella época.

Colaboró también en “Cuba y América”.

Regresó a Cuba, después de los mil sufrimientos del destierro,  el año de 1898, y dos años más tarde fue electo Concejal del Ayuntamiento de Matanzas.

Temas similares…

Siempre en el entonces

Siempre en el entonces

Por J. A. Albertini,  especial para LIBRE PARÉNTESIS Ves, hoy hace brisa. La tarde está tranquila. El sol me habla de...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish