La Provincia de Matanzas y su evolución (1919)

Written by Libre Online

7 de septiembre de 2022

Cultura Cubana. Adolfo Dollero

Anexa a la Parroquia de S. Pedro Apóstol, en Versalles, he encontrado también dos aulas de instrucción primaria (segundo y tercer grado).

Un maestro laico, D. Francisco Trujillo, y el P. E. Martínez, educan unos 30 niños, bajo la supervisión del P. Manuel Aguilar, párroco de esa Iglesia.

Y no se crea se imparta exclusivamente la enseñanza religiosa, porque la pequeña escuela, dotada de material escolar moderno, persigue el objeto loable de formar buenos ciudadanos, sirviéndoles de ejemplo las virtudes de los grandes cubanos que han desaparecido.

En la Escuela están los retratos de José de la Luz Caballero y de Saco.

La feliz iniciativa de la creación de las aulas citadas, se debe a S. S. Ilma. Mons. Saínz, Obispo de Matanzas.

Bien merece una nota en este capítulo el profesor Eduardo Meireles Brito, que con su colegio La Luz, de primera y segunda enseñanza, prestó positivos servicios a la instrucción pública matancera desde 1899 a 1917.

El Colegio mencionado estaba incorporado al Instituto Provincial de Matanzas, y montado con todos los adelantos de la pedagogía moderna, tanto por sus condiciones higiénicas como por los métodos de enseñanza adoptados.

El profesor Meireles es un acérrimo partidario de la enseñanza racional, y un enemigo decidido de las lecciones de memoria. Sin entrar en detalles sobre las opiniones en pro o en contra de su método, cabe afirmar que el Colegio La Luz ha dado magníficos alumnos, y que la enseñanza moral del niño ha constituido siempre uno de los mayores desvelos del pedagogo aludido.

Dos de sus antiguos alumnos, los señores Florencio Calderón, y Joaquín Añorga, tratan de continuar en escala más reducida, los métodos del maestro en otro Colegio que lleva el mismo nombre La Luz, ya que el señor Meireles, en la actualidad, se halla completamente separado de la enseñanza.

Al concluir mis visitas a los planteles de instrucción de Matanzas, no pude abstenerme de establecer una comparación entre los antiguos métodos de enseñanza con sus premios y sus castigos; muchas veces corporales y crueles los últimos.

En 1792, según nos dice Bachiller y Morales, se había publicado un folleto: Pensamientos sobre los medios violentos de que usan los maestros para educar a los niños, pero aunque alguien empezara aquel entonces a llamar la atención sobre las citadas violencias, fue solamente en los últimos 50 años que triunfaron los métodos pedagógicos modernos.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish