La Provincia de Matanzas  y su evolución (1919)

Written by Libre Online

7 de mayo de 2024

Cultura Cubana. Adolfo Dollero

Evolución de la ciencia

en la provincia de Matanzas

Médicos-Cirujanos.-  Químicos.- Naturalistas.- Ingenieros

El cirujano Ignacio Plasencia y Lizaso, también de Alacranes, afamado ginecólogo, dio a conocer en Cuba el termocauterio en 1876, y realizó muchas operaciones difíciles y nuevas. 

¡Muy alejados estaban ya los tiempos aquellos en que el Virrey Bucarely dictaba un bando para que la operación cesárea se practicara solamente después de la muerte de la madre!

En París el Dr. Oscar Amoedo, de Matanzas, ha dado a conocer muy favorablemente el nombre de Cuba en el campo científico, mediante sus obras sobre las relaciones de la odontología y la medicina legal, habiendo logrado lo que muy contados extranjeros logran en Francia, ser catedrático de una alta Escuela científica.

Enrique Lluria, discípulo de Albarráu, se ha conquistado en España una sólida fama como especialista en las vías urinarias, llamando la atención con su obra sobre la evolución superorgánica.

Francisco Vidal Solares, de Cárdenas, triunfa también en España con sus trabajos sobre higiene de los niños, sobre sueros fisiológicos, etc. Fernando Méndez Capote, también de Cárdenas, es otro magnífico ginecólogo y operador: hoy tiene a su cargo la Secretaría de Sanidad.

Y al hablar de este doctor, ¿cómo no mencionar su Clínica Ginecológica montada a la perfección, en Cárdenas, el año de 1894, clínica que mereció ser considerada por la misma Academia de Ciencias de La Habana, un esfuerzo de magníficos resultados y sin precedentes en la Provincia de Matanzas.

Citaremos además al matancero Dr. López Villalonga, quien escribió sobre terapéutica hipnótico-sugestiva hacia el fin del siglo próximo pasado.

De los médicos jóvenes ocupan mi lugar eminente por su contribución a la evolución de la ciencia, José Valdés Anciano, ilustre neurólogo; Federico Grande-Rossi,  clínico muy notable; Filomeno Rodríguez y Acosta. dedicado a medicina interna y a las enfermedades cardiovasculares; el Dr. Ángel A. Aballí, especialista en enfermedades de niños; los distinguidos cirujanos Benigno Sousa, José María Verdeja, Julio Ortiz Coffiguy y Luis D. Díaz; los médicos Francisco A. Smith y Alejandro Neyra,  el bacteriólogo Manuel Martínez Domínguez: los buenos oculistas Jesús M. Penichet, P. Lamothe, Debogues y otros varios; algunos alejados de su provincia natal, desde hace tiempo.

Varios han escrito también trabajos notables, y otros son magníficos operadores.

Al citar químicos como Dávalos y Barnet (quien colaboró con Poey), Torrallbas, no se debe olvidar al Dr. Francisco Bosque y Reyes, nacido en Limonar.

Al Dr. Bosque, fallecido recientemente en París, se debe el descubrimiento de 24 cuerpos compuestos. También el Dr. Bosque llevó sus conocimientos a otras tierras, habiéndose recibido en París y en Bruselas, y habiendo desempeñado en la Universidad de Buenos Aires la cátedra de Química.

***

El Liceo de Matanzas, de 1863 a 1885 ha prestado servicios al desarrollo de las Ciencias, promoviendo concursos científicos en los Juegos Florales y publicando también varios trabajos.

Los nombres de los Doctores Sebastián A. de Morales, Manuel J. Presas, Joaquín Barnet, Francisco de Jimeno, José Elías Jiménez, Bonifacio Carbonell, Félix de Vera, Domingo L. Mádan. E. Llorach, Vicente A. Tomás, Alberto Schweyer, etc., figuraron honrosamente en esos loables esfuerzos.

***

Temas similares…

Perdón Generoso (Final)

Perdón Generoso (Final)

Por heliodoro García Rojas (1935) Pero la guerra estalló en Baire y Palacio, con sangre de traidor en las venas, vio...

0 comentarios

Enviar un comentario