LA PLAYA DE VIRIATO

Written by Alvaro J. Alvarez

21 de noviembre de 2022

Por Álvaro J. Álvarez. Exclusivo para LIBRE

Posiblemente Ud. haya oído alguna vez nombrar la Playa de Viriato, pero es muy posible que no sepa la historia de este bello rincón habanero.

Empecemos por determinar su situación geográfica: Avenida 1ra. entre las calles 184 y 186 de Marianao, zona perteneciente al Reparto Flores. Muy cercana al Havana Biltmore Yacht & Country Club (Ave. 1ra. #21042, Marianao) y a Jaimanitas.

En la década de 1920, el abogado Viriato Gutiérrez Valladón, mandó a construir una playa con edificaciones estilo moriscas, una gran plaza en el centro con ventanas y balcones que dan a ella y también otros que dan al mar. 

La playa se construyó rellenando ciertas partes de la costa y haciendo un muro de concreto con el objetivo de retener el relleno. Hicieron también otro muro que cruzaba, por el agua hacia el otro lado de la pequeña ensenada de la playa, con el propósito de que retuviera una posible fuga de arena hacia el mar.

 Le agregaron dos pequeños espigones y en el extremo de uno de ellos, construyeron una especie de pequeña fortaleza medieval a la que los vecinos le decían el castillito. El área marítima interior junto a los dos pequeños espigones fue dragada para que pudieran llegar hasta allí pequeños yates.

También construyó casas para los empleados y garajes para guardar los automóviles.

El Dr. Viriato Rafael Félix Gutiérrez Valladón, nació el 29 de julio de 1890 en la ciudad de Cienfuegos. Su padre Felipe Gutiérrez Ubilla, era natural de Castro Urdiales, en Ranero, un pueblo de la costa cantábrica cercano a Vizcaya. Su madre, Carlota Valladón Arjona nació en La Habana. 

Entre sus hermanos estaba el Dr. Roberto Felipe, médico, que se casó en Nueva York en 1936 con Virginia Clark Wathen. Luego estaban: Carlos Felipe, Gerardo y Herminia Gutiérrez Valladón.

El Dr. Viriato se casó en 1917 con María Adelaida Falla y Bonet (nacida en Santa Isabel de las Lajas en 1892, fallecida en 1954) una de los cinco hijos de Laureano Falla Gutiérrez (1859-1929, nacido en Hoz de Anero, Cantabria, a 40 kms. al Oeste de Ranero) y casado en 1889 con María Dolores Bonet Mora (nacida en Sta. Isabel de las Lajas en 1863 y fallecida en La Habana 1949). 

Como regalo de boda su suegro Laureano les regaló una enorme casa en la Calle B esquina a 13 en El Vedado. 

(María Adelaida Falla Bonet era hermana de María Teresa (1898-1973) la abuela de su Alteza María Teresa de Luxenburgo (Mestre-Batista), nacida en 1956 en Marianao.

En su matrimonio Viriato tuvo seis hijos: María Adelaida (1918-2001), María Dolores “Lolita” (1921-2005), Carolina (1922-1995), Viriato (1925), Laureano F. (1928, abogado en Cuba y luego en Honduras) y Eduardo (1932-1977) Gutiérrez Falla.

Las oficinas del Dr. Viriato estaban localizadas en la calle Oficios #110 en La Habana.

Secretario en el 

gobierno de Machado

El Dr. Viriato Gutiérrez fue secretario de la Presidencia durante el gobierno de Gerardo Machado y el 12 de agosto de 1933, tras la caída del dictador, el pueblo saqueó muchas de las propiedades de los machadistas y por supuesto la mansión en la Playa Viriato fue una de las afectadas.

 Luego durante el gobierno de los llamados cien días de Grau San Martín (realmente fueron 128 días) fue declarada propiedad del pueblo. Posteriormente, el gobierno de Batista, en 1940, le devolvió al Dr. Viriato su lujosa mansión de veraneo, cercana a Jaimanitas. Su residencia oficial estaba en la calle B, en el Vedado.

Aparentemente, la familia Gutiérrez Falla no quiso seguir con la propiedad y se la vendieron a Antonio Giraudier Ginebra, el mayor accionista de la Empresa Polar, casado con Dulce María Milagros-Zorrilla (1903-1988).

Churchill en Playa Viriato

Durante su segunda visita a Cuba el Primer Ministro Winston Churchill en febrero de 1946 (la primera fue en noviembre de 1895) pasó muy buenos ratos en Playa Viriato, junto a la familia Giraudier-Milagros deleitándose con sus Mojitos, saboreando la rica mesa cubana para terminar con café y sus tabacos de siete pulgadas, fabricados para él por Romeo y Julieta, propiedad del asturiano José “Pepín” Rodríguez Fernández, situada en Belascoaín #152. El Julieta #2 era uno de sus preferidos. Churchill también gustaba fumar los H. Upmann. 

Luego de la catástrofe de 1959, Giraudier le enviaba tabacos Larrañaga y Camachos fabricados en República Dominicana.

El cuadro, Las montañas del Atlas desde Marrakech, pintado por Sir Winston Churchill (alrededor de 1949) fue un regalo para su amigo desde 1946, Antonio Giraudier, el empresario cubano educado en Oxford que llenó el humidor de Churchill con puros durante casi 20 años. 

Se dice que le enviaba gratuitamente unos 1,200 tabacos por año. Giraudier Ginebra, vendió el cuadro en la casa de subastas Christies’s en 1993 por 37,000 libras. Dos años más tarde, un coleccionista privado europeo, lo adquirió por una cantidad nunca revelada.

Giraudier Ginebra era hijo de Antonio Giraudier y de Emilia Ginebra Pou. Su único hermano fue Eduardo Giraudier Ginebra.

Después de agosto de 1933, lo que más llamó la atención fue la pobreza extrema de los hombres que pertenecieron al régimen de Machado, aunque la prensa de Cuba pregonó durante años que la oligarquía machadista, había acumulado grandes fortunas. 

El Dr. Viriato Gutiérrez, jugaba a la bolsa, con la forma de los decretos de restricción y señalamiento de las fechas para las zafras, ganándose, en veinticuatro horas, mucho dinero.

Como experto en cuestiones azucareras Viriato Gutiérrez escribió cuatro libros sobre el tema: The World Sugar Problem-1926-1935; El problema mundial del azúcar-1936; Estudios sobre problemas azucareros, un quinquenio trascendental para nuestra industria básica-1944; Breves estudios sobre cuestiones esenciales del régimen legal de minerales combustibles vigente en Cuba-1958.

Negocios 

diversificados

Entre las propiedades del Dr. Gutiérrez Valladón tenemos: 

1.-El Cine y Teatro Payret (Compañía Inmobiliaria Payret S.A.) en sociedad con Eutimio Falla Bonet y Agustín Batista.

2.-Petrolera Transcuba, una firma dedicada a la perforación de petróleo. Un grupo de cubanos, controlaban la mitad de las acciones en sociedad con venezolanos. Viriato Gutiérrez era uno de los principales accionistas, como presidente José “Pepín” Bosch Lamarque. Otros    accionistas eran: José Ignacio de la Cámara, Alejandro Suero Falla, Rafael Palacio, José E. Gorrín, Manuel Fernández Blanco y Antonio T. Docal.

La firma se constituyó, el 16 de junio de 1953 y tenía 24 corporaciones sujetas a fideicomiso.

Realizaban perforaciones en la Costa Sur bajo arrendamiento de Petrolera Cubano-Venezolano que había invertido $1,500,000 en explotaciones y estudios desde 1949. 

Estaban haciendo perforaciones en la Ciénaga de Zapata, Jatibonico, Arroyo Blanco y en la cuenca del Río Cauto.

3.-Sucesión de Laureano Falla Gutiérrez, contaba con un capital entre 65 y 75 millones y tenía    como beneficiarios a sus 3 hijos, Eutimio, Isabel y María Teresa Falla Bonet, junto con su esposo Agustín Batista (presidente The Trust Company of Cuba) así como a Viriato, viudo de la cuarta hija María Adelaida (fallecida en 1954). 

Bajo la Sucesión estaban las siguientes propiedades: Central Violeta, Central Adelaida, Central Andreíta, Central Patria, Central Manuelita, Central Punta Alegre y el Central San Germán. También tenían intereses en la Compañía Cubana de Refrigeración Eléctrica, en la destilería Nauyú, en la Papelera    Nacional, en Cubana de Pesca y Navegación, en la Compañía Cubana de Fibra y Jarcia, en la     Henequenera Estrella, Unión Agrícola e Industrial (firma de seguros), terrenos en La Habana y en Cienfuegos, Compañía Hidroeléctrica Madrazo de Cienfuegos, Compañía de Electricidad de Santa Clara, Fábrica de Hielo Polar, Corporación Intercontinental de Hoteles de Cuba.

El Central Adelaida, situado entre Morón y Chambas, se fundó en la antigua hacienda Nauyú comprada el 13 de agosto de 1915 por Laureano Falla Gutiérrez quien le puso el nombre de una de sus hijas. 

Su administrador en 1958 era Viriato Gutiérrez Falla, el hijo de Adelaida con Viriato Gutiérrez Valladón. El segundo administrador era Leopoldo “Polo” Ruíz Hernández, pero cuando fue confiscado hacía mucho tiempo que Polo estaba ejerciendo como único administrador.

El Central Adelaida, se comenzó a construir en abril de 1916 y en sus alrededores surgiría el poblado de Falla. Tras la caída de Machado, le renombraron el 21 de diciembre de 1933, Nauyú en protesta por las relaciones de los Falla con la tiranía, pero luego recobró su denominación original, Falla.

El Adelaida, tenía un capital emitido ascendente a $1,500,000, siendo uno de los 7 centrales propiedad de la Sucesión de L. Falla Gutiérrez, el segundo grupo más importante de los hacendados cubanos (el primero era Julio Lobo Olavarría) y el tercero en relación con la capacidad de producción con 2,910,000 arrobas diarias. 

Alejandro Suero Falla, su Presidente; Julio Prado, el Vicepresidente; Agustín Batista, Tesorero; Segundo Casteleiro, Vicetesorero; Miguel Cervera Falla y el Dr. Viriato Gutiérrez Valladón, los vocales.

Tenía un capital líquido ascendente a $4 millones, activos por $5 millones y altas utilidades que en 1953 fueron de $408,000, en 1954 de $532,000, en 1955 de $600,000, en 1957 de $1 millón y en 1958 de $823,000.

Era un gran complejo fabril que contaba con su propio aeropuerto, la segunda mayor destilería del país con una producción de 21,134 galones; poseía 1,063 caballerías de tierras propias, empleaba 2,970 trabajadores en zafra, estaba en el número 39 de acuerdo con su capacidad de molienda de 330,000 arrobas diarias, pero con un alto rendimiento industrial.

Después que Fidel Castro se robó todas estas propiedades, el Dr. Viriato Gutiérrez junto a sus familiares se marchó de Cuba y falleció en Miami el 14 de marzo de 1974 a la edad de 83 años.

Actualmente la casona y sus otras edificaciones de Playa Viriato se encuentran en ruinas y está prohibido bañarse en la playita.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish