LA PASCUA – EL PESAJ

Written by Libre Online

14 de abril de 2022

Por: Carlos Luis Brito.  Especial para LIBRE

A través de los siglos las tradiciones rabínicas, católicas, adventistas, de los mormones, de los Testigos de Jehová, etc., nos han atrapado inadvertidamente. Ello hace que esté de acuerdo con el Pastor Eduardo Yosef de Israel en que debemos “volver a las Escrituras” inspiradas por Dios. Así evitamos caer en costumbres que no son Bíblicas.

Se ha preguntado ¿qué espera Dios de nosotros? Él nos habló a todos (a ti y a mí). Lo hizo a través de Moisés en el Monte Sinaí y en el tabernáculo de reunión en el desierto.

No olvidemos que Moisés,

descendiente de la tribu de Levi, no era judío y nunca lo fue. En su época no había judaísmo. Tampoco era israelita porque no había país alguno con ese nombre. Él era un mortal creyente en un solo Dios. En aquel momento él representaba a todo hombre ante el Señor.

Moisés era el líder de una multitud de personas descendientes de las doce tribus hijos de Jacob, hijo de Isaac y nieto de Abraham. Aquellos hombres, mujeres y niños que Moisés guiaba eran conocidos como “Los Hijos de Israel” porque descendían de Jacob, ahora nombrado Israel tras haber luchado con un ángel de Dios. Recordemos que el ángel del Señor fue específico: “No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel (Génesis 32:25-28)

Aquellos descendientes de Jacob, ahora Israel, seguían al Dios único manifestado en una columna de nube (Éxodo 13:21). Fue a ellos en el Sinaí donde el Señor les dio un grupo de ordenanzas escritas por él mismo e impresas en dos tablas que hoy conocemos como los Diez Mandamientos (Éxodo 20) que son la esencia de los 613 de la Biblia.

Con atención leamos Levítico 23:1-2: Adonai le dijo a Moisés que hablara con los “Hijos de Israel” y les dijera cuales serían “las fiestas solemnes del Señor”, las cuales proclamarían como santas convocaciones. Entre ellas: “La Pascua”. Sí… “La Pascua bíblica” que no guarda relación alguna con la que algunos celebran en diciembre.

El versículo 5 de Levítico 23 explica que el día 14 del primer mes del año (Nisán) es la Pascua de Dios que tiene que celebrarse en su fecha exacta, pero por falta de sincronización entre los calendarios, el anuario romano registra la fecha de forma cambiante. Puede caer en marzo o en abril.

En el 2022, el 14 de Nisán se registra el 15 de abril en el calendario romano actual. El Pesaj o la Pascua bíblica comienza al ponerse el sol y se extiende hasta el siguiente atardecer, que es el preciso momento en que nace otra fiesta solemne: Los panes sin levadura. (Levítico 23:6) Son dos fiestas unidas por sus fechas y separadas por sus razones. Ambas recuerdan el momento cuando el hombre, aquel que no se debía a ninguna nación salió de Egipto.

Rabínicamente la fiesta se celebra con muchos simbolismos que según ellos, es para recordar la historia sufrida en Egipto. Es un ritual festivo celebrado en la noche de la Pascua (no todo está en la Biblia).

Examinemos la historia: Tras la décima plaga y la muerte del primogénito del Faraón, los esclavos en Egipto, que en su mayoría eran descendientes de los doce hijos de Jacob, pudieron abandonar el lugar donde por largo tiempo fueron esclavizados (Éxodo 12:40).

Partieron apresuradamente; con tanto apuro que cocinaron las tortas (el pan) sin levadura porque la masa que habían sacado de Egipto no había leudado y no tuvieron tiempo para preparar la comida. (Éxodo 12:39)

Pero económicamente no estaban tan mal. Aquel pueblo se había preparado con anticipación esperando este momento. Por orden de Moisés pidieron a sus vecinos alhajas de plata, de oro, y vestidos y cuando salieron también llevaban ovejas y muchísimo ganado (Éxodo 12:35-38)

Éxodo 12:40-42 nos recuerda que los hijos de Israel habitaron en Egipto por cuatrocientos treinta años y pasado ese tiempo, en un mismo día, todas las tribus de Adonai salieron de su territorio pero, tras permitir que los “Hijos de Israel” salieran de Egipto, el Faraón dio la orden de obligarlos a regresar poniéndolos en  una encrucijada (Éxodo 14:9): Las fuerzas del Soberano estaban detrás de ellos y delante, cerrándoles el paso, el mar de los juncos (conocido como el Mar Rojo).

Entonces el Señor le dijo a Moisés: Dile a los hijos de Israel que marchen mientras tú extiendes el callado sobre el mar dividiendo las aguas. Entren todos por un camino seco (Éxodo 14:15-16) teniendo las aguas como muro a su derecha y a su izquierda (Éxodo 14:22) Y tan pronto llegaron a la otra orilla el Eterno le cerró el paso a los egipcios haciendo que todos perecieran bajo las aguas. (Éxodo 14:26-28)

El segmento de Éxodo 12:40-51

registra que los descendientes de las 12 tribus de Israel que durante cuatro

siglos fueron esclavos en Egipto salieron del territorio egipcio y el recuerdo de esa noche está reservado para el Señor Dios afirmando lo expresado en Éxodo 12:14-15, que dice que la Pascua es un día para recordar, y que los descendientes de Jacob deben celebrarla por siempre como fiesta solemne para el Señor. La Pascua fue establecida como un estatuto perpetuo. 

Aquellos hombres mujeres y niños que esa noche salieron de Egipto no eran judíos. Tampoco israelitas, ni había nación alguna con ese nombre. Aquella multitud no formaba parte de nación, estado, región o grupo alguno. Eran sólo descendientes de Jacob, ahora nombrado “Israel”. Salían del territorio egipcio y entraban en tierra de nadie. Estaban totalmente solos a nivel humano, pero no desamparados a nivel divino. Se encontraban a cuarenta años de distancia de la “Tierra Prometida” pero guiados por el Eterno. Eran hombres mujeres y niños que por no deberse a nada ni a nadie, representaban a todo hombre ante Dios.

Aquella noche del 14 de Nisán fue muy importante, tanto, que Moisés les habla a todos diciéndoles que cuando lleguen a la tierra del cananeo, que destila leche y miel, harán esta celebración (Éxodo 13:4-5) ¿Esto quiere decir que la Pascua solo puede celebrarse dentro del territorio de Israel? ¡NO! Recordemos que Moisés celebró la Pascua en el desierto (Números 9:4-5)

¿Puede celebrarse la Pascua en otro día que no sea el 14 de Nisán? ¡SÍ! Pero solo como lo ordena el Señor. Números 9:9-12. Adonai le habló a Moisés, diciéndole que cualquier inmundo por causa de muerto o estuviera de viaje lejos, puede celebrar la Pascua en el segundo mes, a los catorce días y entre las dos tardes. La celebrará con panes sin levadura y hierbas amargas. No dejará del animal sacrificado para la mañana siguiente, ni quebrarán hueso del animal. 

¿Son enero y febrero el primer y segundo mes del año bíblico? ¡NO! Los calendarios hebreo y romano no están sincronizados ni guardan los mismos meses. De acuerdo a nuestro Señor, el primer y segundo mes del año son Nisán y Lyar que caen entre marzo y abril en el calendario romano actual.

Moisés le dijo a los Hijos de Israel que cuando llegasen a Canaán, harían esta celebración (Éxodo 13:4-5) ¿Quiso decir que solo los

descendientes de aquellos que entraron en la tierra prometida pueden celebrar la festividad? ¡NO!

Entonces… ¿Quiénes pueden celebrarla? Dios le dijo a Moisés y a Aarón: Esta es la ordenanza de la Pascua; ningún extraño comerá de ella. Más todo siervo humano comprado por dinero podrá comerla después de estar circuncidado. El extranjero y el jornalero no comerán de ella. Se comerá en una casa, y la carne no se llevará fuera de ella. Tampoco se quebrará hueso suyo. Lo hará toda la congregación de Israel. Más si algún extranjero habita contigo, y quiere celebrar la Pascua del Señor y esta circuncidado, entonces la celebrará, y será como uno de vuestra nación; pero ningún incircunciso

comerá de ella. La misma ley será para el natural, y para el extranjero que habitare entre vosotros. (Éxodo 12:43-49)

¿Qué se utiliza para celebrar la Pascua de Dios? De acuerdo a la tradición rabínica, en la mesa no deben faltar las velas y los fósforos, una bandeja que contenga un huevo duro, hierbas amargas, papas hervidas, manzana rayada con nueces molidas y miel “jaróset”, un hueso de cordero, matzá o matzos (pan ázimo), vino o jugo de uvas y un recipiente con agua salada. Debo agregar una jarra con agua, un recipiente para el lavado de las manos y toallita o servilleta para secarnos.

Justo al siguiente día, Nisán 15, al ponerse el sol comienza la fiesta de los panes sin levadura. Por siete días se comerán los panes sin levadura recordando la salida apurada de Egipto. Previo a la festividad, la casa debe ser limpiada sacando la levadura (panes, pastas, etc) porque cualquiera que comiere leudado entre el primero y el séptimo día, será cortado de Israel. (Éxodo 12:15)

Muchos aseguran que Yeshúa (Jesús) fue asesinado durante la Pascua (Nisán 14) olvidando que la Ley prohíbe sacrificios ese día. Si se hace un estudio profundo de las Escrituras encontramos que “Nuestro Redentor” fue colgado en el madero en la víspera de la Pascua y colocado en el sepulcro segundos antes de comenzar la festividad.                                                                   

Temas similares…

 ¡MARÍA BONITA!

 ¡MARÍA BONITA!

Una de las mujeres más hermosas del cine, sin lugar a dudas fue María Félix, ayudaron a forjar su leyenda los hombres...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish