La generación Z prefiere los móviles «tontos»

Written by Libre Online

23 de mayo de 2023

Los jóvenes de entre 20 y 30 años están renunciando al uso de los teléfonos inteligentes para proteger la salud mental y protestar contra la industria. En su lugar, muchos optan por utilizar “dumbphones” como el antiguo Nokia, es decir, celulares como los de antes.

Por Nora Cifuentes

En plena era digital, todos parecemos haber asumido que, sin un “smartphone”, no somos nadie. Vivimos conectados 24/7, con acceso a una información casi infinita en tiempo real y miles de aplicaciones solucionando los porvenires cotidianos del día a día.

Sin embargo, ¿es realmente cierto que debemos vivir atados a un teléfono inteligente? Curiosamente son los nativos digitales, aquellos a los que más señalamos como principales usuarios de las nuevas tecnologías, quienes han dado un golpe en la mesa para demostrar que no siempre es imprescindible depender de las aplicaciones e internet.

SALUD MENTAL EN LA ERA DIGITAL

Una de las razones principales detrás de esta tendencia es el deseo de los jóvenes de desconectarse y alejarse de la exposición constante a las pantallas de los “smartphones”. Además, el resurgir de los teléfonos “tontos” también ha hecho renacer la controversia sobre el equilibrio entre tecnología y salud mental. 

Diversos estudios han demostrado que el uso excesivo de los dispositivos móviles puede tener un impacto negativo en la salud mental de las personas. Un artículo de la Revista Colombiana de Psiquiatría ahonda en algunos de estos problemas, junto a varios de estos informes.

Algunas de estas consecuencias negativas incluyen adicción a las redes sociales, depresión y ansiedad, una mala calidad de sueño, falta de concentración y déficit de atención. Algo que está haciendo que muchos “centennials” y algunos “millennials” busquen cada vez más la desconexión digital, lo que ha generado todo un debate.

Porque, mientras algunos aplauden la elección de los jóvenes de desconectarse y buscar una relación más saludable con la tecnología, otros critican esta tendencia como un retroceso en el progreso tecnológico y una renuncia a las ventajas y comodidades que ofrecen las “apps” en la vida moderna.

El bloguero José Briones, que administra el “subreddit” (foro de opinión de Reddit) sobre teléfonos “tontos”  lo explicó para CNBC: “creo que es fácil comprobar cómo una parte de la población ‘centennial’ está cansada de las pantallas”.

Según Briones, estos jóvenes “no entienden lo que está sucediendo a nivel de la salud mental y están intentando reducir su uso”. Por eso, algunos buscan cambios en su estilo de vida para mejorar su salud mental, y optar por un teléfono “tonto” es uno de estos cambios.

“Es verdad que cada día me siento más saturada tras las horas y horas que paso conectada… Y, a la vez, sigo enganchada ya por rutina a todas mis redes”, dice a Efe Noelia, una joven que, aunque no ha dejado de utilizar su iPhone, también se está planteando comprar un “dumbphone” para estar localizable en momentos de desconexión digital.

MENOS ES MÁS

Los “dumbphones”, “teléfonos tontos” o “feature phones” son celulares básicos que se utilizan principalmente para hacer llamadas y enviar mensajes de texto, con funciones limitadas en comparación con los “smartphones”. Son esos teléfonos antiguos que muchos llamaban “ladrillos” por su tamaño y peso. 

Estos móviles ofrecen una experiencia de uso más simple y menos adictiva en comparación con los “smartphones”, lo que permite a los jóvenes desconectarse del bombardeo constante de notificaciones y distracciones digitales.

Además, sus baterías con carga duradera, la durabilidad y resistencia, y la facilidad de uso, atraen a aquellos que buscan una experiencia telefónica más básica y libre de adicciones; logrando tener así más tiempo para actividades fuera del mundo digital y para relacionarse con su entorno.

Uno de los modelos más icónicos de este tipo de teléfonos es el Nokia 3310, que se hizo famoso en la década de 2000 y sigue siendo recordado con nostalgia y cariño. Su batería de larga duración, lo resistente que era (hasta el punto de considerarse irrompible), y su versión del juego “snake”; hicieron de este el mejor móvil de su época según muchos.

“Yo todavía lo recuerdo”, comenta Noelia, nostálgica: “de pequeña siempre quise uno porque lo tenían mis primos mayores, y todo el mundo adoraba ese teléfono… Ahora, quizá, sea por fin el momento de satisfacer ese ‘capricho’ de mi infancia”.

Ahora, a pesar de su aparente obsolescencia, el Nokia 3310 y otros celulares simples están ganando cada vez más popularidad entre los jóvenes de entre 20 y 30 años. Un suceso que ha sido notable en el mercado de Estados Unidos. 

Esta nueva preferencia por los teléfonos “tontos” o “minimalistas” por parte de los nativos digitales, ha llevado a una serie de cambios en la industria de la tecnología móvil, con algunos fabricantes adaptándose a esta demanda creciente.

OTRO NEGOCIO RETRO

HMD Global, por ejemplo, ha lanzado una nueva línea de teléfonos Nokia que incorpora características nostálgicas del icónico Nokia 3310, como el diseño retro y la duración de la batería de larga duración, pero con algunas actualizaciones modernas, como pantalla en color y conectividad 4G.

Lo presentaron en 2017, durante el Mobile World Congress de Barcelona (España). En aquel momento, muchos consideraron una locura esta decisión. Sin embargo, otros señalaron que ante el auge de lo retro y “vintage”, la nostalgia podía jugar a su favor.

Ahora, según Nokia, las ventas de teléfonos minimalistas experimentaron un aumento significativo en 2022, con decenas de miles de unidades vendidas cada mes en Estados Unidos.

Además, de acuerdo con Counterpoint Research, casi el 80% de las ventas de teléfonos básicos en 2022 provinieron de regiones como Oriente Medio, África e India, lo que indica que esta es una tendencia mundial.

Otros fabricantes, e incluso nuevas empresas, también han lanzado sus propias versiones de teléfonos “tontos” con características similares: dispositivos básicos con funciones de llamada y mensajes de texto, pero sin las distracciones de las redes sociales o las aplicaciones de navegación.

“Se trata de poder hacer una elección consciente de cuándo y cómo utilizar los aspectos de la tecnología que mejoren mi calidad de vida”, explica Joe Hollier, cofundador de la marca Light, fabricante de este tipo de teléfonos, al Huffington Post.

Y es que al final, la elección de utilizar un teléfono “listo” o “tonto”, e incluso combinar o alternar entre ambos, depende de las preferencias y necesidades individuales de cada persona. Lo importante es que ustedes pueden elegir.

Temas similares…

UN MILAGRO SOBRE EL MAR

UN MILAGRO SOBRE EL MAR

Por José D. Cablí (1937) Key West se vistió de júbilo para conmemorar la realización de uno de los acontecimientos...

0 comentarios

Enviar un comentario