La comunidad del Doral no aguanta más. “VOLVEREMOS A LA CALLE PARA EXIGIR EL CIERRE DEL BASURERO QUE LANZA MALOS OLORES”

Written by Germán Acero

24 de agosto de 2022

Cada día es más insoportable, especialmente cuando llueve, que se agitan los malos olores en un exclusivo sector residencial de la ciudad de Doral, donde existe un basurero de reciclaje administrado por el Condado Miami Dade, que de momento no podrá ser trasladado a otra parte.

Cientos de cartas y gestiones de las distintas comunidades de esta ciudad han sido enviadas a la Comisión del Condado Miami Dade para que cierren dicho lugar, pero, no hace mucho, esta entidad decidió que el basurero seguirá allí funcionando hasta nueva orden.

HABLAN VECINOS

“Los residentes de Doral estamos cansados y enfermos por olores de la planta de reciclaje Covanta”, dijo Vicente Pugliese, quien lidera la asociación de “Protectores de nuestra Comunidad”, que ha sido quien ha puesto mayor empeño para el cierre de dicho basurero.

“Por ahora tenemos la iniciativa de hacer una gigantesca marcha de protesta para exigir a las autoridades del condado que cierren dicho basurero porque la gente, inclusive los mayores y los niños, están sufriendo de raras enfermedades pulmonares”, aseguró Pugliese.

“Es como si un camión volquete enorme arrojara un montón de basura frente a tu cara”, dijo Ivette González-Petkovich, quien vive cerca. “Nunca me imaginé que iría en la vida a tener el mayor dolor de cabeza al haber comprado en este sector tan bello, pero con semejante problema”, opinó.

Petkovich y sus vecinos llevan años lidiando con el problema. Una molestia en el vecindario, según ella, está afectando la calidad de vida de cientos de residentes de la zona.

“Literalmente te golpea en la cara y es realmente increíblemente desagradable. En los días de lluvia se intensifican los desagradables olores. Toca andar bien cubierto el rostro para evitar respirar esos malos olores. Es algo insoportable”, expresó.

DESDE 1985

La instalación de energía residual de Covanta en Northwest 97th Avenue y 69th Street se construyó en 1985 en un terreno propiedad del condado de Miami-Dade. A lo largo de los años, las comunidades residenciales en Doral se expandieron más cerca de la fabricación de plantas; esta odiosa experiencia fue un problema aún mayor.

RESPONDE EL ALCALDE

“No veo esto como un problema de Doral, lo veo como un problema del condado”, dijo el alcalde de Doral, Juan Carlos Bermúdez, quien explicó que quiere intervenir y llegar a un acuerdo con la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava”.

El contrato de arrendamiento de Covanta vence en 2023, pero se renueva automáticamente por hasta 20 años más si el condado no toma medidas antes de octubre de 2022”, dijo Pugliese quien está muy preocupado por la acentuación del problema higiénico.

“Levine Cava debe avisar al operador de que debe haber una renegociación», dijo Bermúdez, y agregó que eso le dará tiempo al condado para encontrar otras posibles soluciones que permitan que la empresa continúe operando, pero sin el mal olor”, reiteró el alcalde.

DECLARA LA ALCALDESA

“Somos conscientes de las preocupaciones con las instalaciones de Covanta y agradecemos al alcalde Bermúdez por compartir esta carta en nombre de su ciudad, ya que  estamos trabajando arduamente para encontrar el mejor camino a seguir y explorar todas las oportunidades posibles”, afirmó por su parte la alcaldesa Levine Cava.

Las acciones emprendidas por las autoridades de la Ciudad de Doral y los residentes de la zona lograron que las autoridades del condado de Miami Dade aprobaran una enmienda ­que permite explorar otras áreas para la construcción de una nueva planta de conversión de desechos en energía, explicó por su parte la comisionada Claudia Mariaca, quien aspira a reemplazar a Bermúdez.

“Las autoridades municipales y los residentes de Doral se han unido para solicitar que no sea renovado el contrato entre el condado de Miami-Dade y Covanta, que es la empresa encargada de administrar la planta procesadora de desechos, ubicada en la 97 avenida de Doral”, añadió Pugliese.

“Nosotros los residentes, de plano nos oponemos a que un nuevo vertedero sea construido en nuestra ciudad, porque el problema, de lógico, seguiría. Lo único que exigimos es que se cierre Covanta. No hay marcha atrás”, aseguró.

“Y es que no se trata, solamente, de los malos olores y de las cenizas que pueden tener un impacto en la salud, sino también del tráfico de camiones por una zona que es, eminentemente residencial, incluso desde antes de que Doral fuese una ciudad”, concluyó Pugliese.

Desde 1982, esta instalación de recuperación de residuos ha procesado más de 40 millones de toneladas de residuos sólidos, “reducido a 6,5” millones de toneladas de cenizas estables no peligrosas por combustión, recuperado más de 360 mil toneladas de residuos ferrosos y 60 mil toneladas de metales no ferrosos y ha producido más de 10 millones de MWhs de electricidad.

Estas cifras llevadas a términos anuales reflejan que la procesadora actual produce 300 mil MWhs de electricidad (suficiente para alimentar 30 mil hogares), recicla 18 mil toneladas de metales ferrosos (equivalentes a 15 mil automóviles) y 3 mil toneladas de metales no ferrosos (equivalentes a 161 millones de latas de bebidas).

“En todo momento he recibido en mi despacho a los representantes de la comunidad para buscar salidas a la grave situación creada desde hace años”, concluyó la comisionada Claudia Mariaca, quien aspira a reemplazar al alcalde Bermúdez en las elecciones de noviembre.

Temas similares…

MATRIMONIO INVERNAL

MATRIMONIO INVERNAL

Por J. A. Albertini,  especial para LIBRE Silencio Los pájaros se han dormido y un quedo rumor de hojas...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish