LA COMPASIÓN

Written by Rev. Martin Añorga

18 de agosto de 2021

Voy a confesar que me provocó un intenso sentimiento de dolor y tristeza ver algunas escenas proyectadas por la televisión desde Cuba. Evidentemente las autoridades implantadas en nuestra cercana y amada Isla se sentían humilladas por la impresionante exposición de patriotismo, y desafío de quiénes hemos vivido decenas de años en el exilio.

Ancianos atropellados introducidos a la fuerza en vehículos militares, mujeres tratadas abruptamente y de forma indecorosa, jóvenes golpeados en medio de insultos y en las calles y aceras los atropellos y abusos coreados de gritos y amenazadores insultos. Ese era, e imposible describirlo, el espectáculo que se exibía en La Habana y otras ciudades importantes. Los fotógrafos infiltrados que pudieron escapar a título de periodista merecen nuestro aplauso y gratitud.

No pensemos que este trágico cuadro que hemos presentado es algo pasajero y anotado como victoria definitiva entre los abusadores y criminales que ejercen el poder en Cuba. En días pasados en una inusual reunión con organizaciones religiosas el llamado presidente Díaz Canel repitió provocativamente esta consigna: “¡la orden de combatir está dada, a la calle los revolucionarios!”

¿Qué corresponde a nosotros los cubanos en el exilio? Armas no tenemos ni seguridad de que lleguen a nuestras manos. Nos quedan recursos de los que carecen nuestros enemigos y estos debemos usarlos a plenitud. La Madre Teresa dijo en cierta ocasión que “no necesitamos armas ni bombas para traer la paz, necesitamos compasión”. Y afirmó Fiodor Dostoyevsky que “la compasión es la ley principal de La existencia humana”.  No debemos creer que la compasión cierra las contiendas. Es más una indicación de que nuestro poder supera cualquier otro intento.

En español la palabra compasión  proviene de la palabra latina ”come-pati =sufrir con él=. El diccionario de la Real Academia Española define la compasión como el “sentimiento de conmiseración que experimentan quienes sufren penalidades o desgracias”. 

En el campo de la sicología el doctor Goetz, reconocida autoridad médica, ha escogido como la terminología más usada “el sentimiento que surge en el individuo al presenciar el sufrimiento de otra persona.”. “Una definición de otro siquiatra, el doctor Paul Gilbert , se expone en estas simples palabras: ‘’la profunda conciencia del sufrimiento humano es el  Yo.”

Desde mi punto de vista personal, cuando pienso en el agobiado pueblo de Cuba, en sus habitantes sin médicos ni medicinas, en los niños enfermos y privados de los elementales alimentos y la permanente ausencia de una vida plena de libertad personal, siento una compasión profunda y piadosa.

Gracias a la compasión se ejercita también la justicia y la tolerancia, como es el caso de la presencia de los perros entrenados que atienden a los enfermos en instituciones para pacientes inhabilitados. En hospitales infantiles siempre hemos visto perritos chiquitos, mansos y cariñosos que juegan con los niños. Y no seguimos hablando de los perros, los mejores amigos de los seres humanos,  porque este modesto artículo lo que pretende es exaltar la virtuosa calidad de  la compasión de personas dedicadas que sirven en ministerio escogidos por Dios.

La Biblia es una fuente generosa que nos habla de forma abundante de la compasión. Por ejemplo, en la llamada bendición sacerdotal en el Libro de Números, hallamos esta bendición: “El Señor te proteja y te guarde; y extienda su amor sobre ti, el Señor te bendiga y te conduzca; el Señor te mire con agrado y te extienda su compasión, el Señor te muestre su favor y te conceda la paz”. Otro texto bíblico que exalta la virtud de la misericordia es éste, que aparece en la Primera Carta de San Juan 4:17, “si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesitad y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él? Evidentemente la compasión es una línea nos ha trazado para que no nos apartemos de ella.

El significado bíblico de compasión deriva de la traducción de la palabra “ra jám” que indica la muestra de misericordia y el albergue para alguien que sea pordiosero.  La compasión, sin embargo, no se limita a la limosna ni a la entrega de un pedazo de pan o un retazo de ropa. La compasión se supone que establezca una relación con un determinado objetivo. A título de ejemplo recuerdo a una joven que recogía sobras de comida y una noche la esposa del pastor la detuvo para expresarle simpatía y regalarle una caja con varias latas de alimentos. A las pocas semanas la joven, apropiadamente vestida empezó a visitar la iglesia. Doce años después era alumna del Seminario y poco después era una fiel servidora de Dios ejerciendo sus funciones de pastora.

He leído muchos pensamientos de personas especiales que me han impresionado, y termino gustosamente citando algunos de ellos: “trata de ser amable porque probablemente muchas de las personas que conoces están pasando momentos difíciles y necesitan una mano que los ayude” (Platón). “La sabiduría, la compasión y el coraje son las tres cualidades universalmente reconocidas del hombre” (Confucio). “Cuando des a los necesitados, que no se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha para que lo que das sea en secreto. Así tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te recompensará. (Jesús).

Temas similares…

MY FREE EXPRESSION. Un anochecer

               Estaba anocheciendo. A los 86 años, médico retirado, vivía con mi esposa unido por 60 años, visitados...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish