LA COMPAÑÍA DE PINTURAS KLI-PER, S.A.

Written by Alvaro J. Alvarez

25 de agosto de 2021

La Compañía de Pinturas Kli-Per, S.A. es una de las firmas manufactureras de pintura más importante de Cuba y estaba radicada en el Reparto Capdevila (1), en el kilómetro 7 de la carretera de Rancho Boyeros. Con sus 60 obreros ocupaba el segundo lugar entre las 5 existentes atendiendo al monto de las ventas. La empresa fue fundada en junio de 1934 por sus propietarios Lucas F. Viera y G. Symington. Cuando el negocio inició su marcha, la firma llevaba el nombre de Symington & F. Viera, situada en la calle Valle #50 en La Habana. En junio de 1938 la denominación de la firma había sido cambiada por la de Pinturas Kli-Per, S. A. y en la mesa ejecutiva estaban: Lucas F. Viera, Presidente; Eladio F. Viera, Vicepresidente; G. Symington, Tesorero; Alfredo Canal, Vicetesorero y Administrador y el Dr. Ángel Díaz Soto, Secretario.

En 1940, el Sr. Symington se separó de la Cía. para atender problemas personales. El Sr. Lucas F. Viera era propietario también de una importante ferretería, bajo el rublo de Calvo y F. Viera, ubicada en La Habana.

Comenzaron sus labores, con un negocio reducido y algunas ventajas en cuanto a los impuestos sobre materias primas en Aduanas, concesión ésta que le fue conferida por el Presidente de la República, Gerardo Machado, quien había sido también propietario de una fábrica de pinturas.

La palabra Kli-Per fue idea del Sr. Viera porque cuando estaba pensando qué nombre ponerle a la marca industrial, vio una embarcación cuyo nombre era Clipper, de allí se le ocurrió el presente nombre de la casa.

En marzo de 1937, Paul Nickse Viera, un primo del Sr. Lucas, ingresó en la empresa como vendedor industrial. Y fue de mucha ayuda en 1939 cuando una terrible tormenta, dañó la planta y las mercancías causando una fuerte pérdida económica, en los locales y los productos. En el mes de octubre de 1944, otro violento ciclón otra vez destrozó el edificio, echando a perder completamente las existencias y el almacén de materias primas. La tempestad causó la pérdida total del negocio tan laboriosamente iniciado por este grupo de hombres de empresa. Se logró reconstruir el edificio con la ayuda de la Embajada de los EE.UU., porque debido a la II Guerra Mundial, en pleno desarrollo, se dificultaba adquirir los materiales para la reedificar la planta.

En ese mismo año comenzó a trabajar con ellos como Superintendente de la Planta, el Sr. Mike González quien había estado 22 años en la planta cubana de Sherwin-Williams. El Sr. González debido a su gran experiencia fue de una ayuda incalculable en la formación de pinturas, esmaltes, barnices, resinas acidoalcohólicas, etc. Logrando poseer los productos de pintura más adelanta-dos en calidad y con una línea completa, mantenían el segundo lugar del conjunto de ventas en toda la Isla, entre las cinco fábricas de pintura establecidas en el país. Todas ellas alcanzaban los 7 millones al año, con una población cubana, de algo más de 5 millones de habitantes.

Las ventas anuales de Kli-Per eran de $600,000 y esperaban incrementarlas hasta llegar, en los dos próximos años a un millón. A pesar de la empresa poseer grandes minas de gilsonita (2) y baritas (3), necesitaban comprar esos productos en el extranjero.

En febrero de 1949, el Sr. Paul Nickse fue designado Vicepresidente y Eladio, el hermano del Sr. Lucas dejó su cargo para dedicarle todo su tiempo a la ferretería.

El Sr. Lucas F. Viera, había sido presidente, promotor y propietario de Cerámicas Kli-Per hasta su muerte en 1958, cuando sus herederos la vendieron.

(1) El Reparto Capdevila. Su origen histórico se remonta a mediado del siglo XIX, con la aparición del primer tejar denominado Santa Beatriz, propiedad de Vicente Capdevila, en 1870, en el kilómetro 7 del camino de Vento. En el último cuarto del siglo XIX, cuando comienza la industrialización de la alfarería, Vicente Capdevila, propietario del tejar de su propio nombre, montó en 1890 un tejar más moderno que producía diariamente 15,000 ladrillos macizos y 8,000 huecos, con el primer horno Hoffman de producción continua. En 1911, cambió su nombre por “Ladrillos Capdevila S.A”.

Entre los tejares más conocidos que existieron en Capdevila se recuerda entre otros a: Tejar Capdevila, Santa Beatriz, Santa Rosalía y La Paila. Estos tejares asimilaron un numeroso grupo de jornaleros procedentes de otros sitios de La Habana que se establecieron en el lugar y dio origen al denominado Reparto Capdevila. Entre las familias más antiguas de este lugar se encuentra la familia de los Tejadas, los Blancos, los Membielas y los Rodríguez.  Antes de 1959, Capdevila era un lugar casi despoblado, con áreas suburbanas con cientos de pequeños lotes de tierra en manos de un puñado de campesinos y tierras del Estado. Todo ello formando una faja en forma de embudo invertido que circunda la ciudad de La Habana. Sin embargo, aquí vivían más trabajadores procedentes de la ciudad que campesinos. Su población se incrementó a partir del establecimiento de varias industrias: Terraloza, Pinturas Kliper, etc. Durante la década de los cincuenta y como resultado del boom económico durante el gobierno de Batista, los vecinos económicamente más pudientes comenzaron a construir sus viviendas en sitios retirados de la capital. Fue entonces cuando se crearon los barrios del Biltmore, Nuevo Vedado, Reparto Flores, Aldabo, Alta Habana, y otros que tienen una historia más reciente. Es otro de los resultados del Plan FHA, desarrollado por los inversionistas habaneros en esos años. 

Esta información pone fin a la idea errónea de algunos pobladores que buscaban el origen de dicho nombre en el capitán español Federico Capdevila, defensor de los estudiantes de Medicina, que nunca tuvo propiedad alguna en estos parajes.

(2) La Gilsonita es un hidrocarburo que se forma naturalmente a partir del petróleo en la corteza terrestre. Es adecuado para la producción de color y en la producción de adhesivos. Es un mineral que se produce en un número limitado de países y tiene muchas aplicaciones en diversas industrias. Se conoce también como asfaltita y su principal producción se encuentra en los estados de Utah y Colorado, así como en las regiones occidentales de Irán. En otras palabras, Irán tiene una de las mayores reservas de gilsonita. Canadá, Australia, Rusia e Irak también lo producen. Pero Irán tiene su principal fuente y tiene una de las mayores reservas de asfalto natural del mundo.

Como resultado, ofrece el precio más bajo.

(3) Barita es un aditivo para las pinturas. Su nombre químico es sulfato de bario y se utiliza en recubrimientos debido a su cualidad de resistencia a la corrosión e inercia química. El sulfato de bario no reaccionará con ningún otro producto químico y no se volverá amarillo. Es un polvo blanco brillante que se puede utilizar como una base de color neutro para todos los compuestos de color. China, India, Marruecos y México están entre los mayores productores de barita.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario