JAN Y CUJE. Ya tenemos instalado un Congreso de mayoría republicana

Written by Libre Online

10 de enero de 2023

Por ROBERTO LUQUE ESCALONA

Mientras, sigue la campaña que busca sacar a Donald Trump de la política. Lo más inaudito es que se trata de uno de los mejores presidentes que han pasado por la Casa Blanca.

*Adiós al 2022, el peor año de mi vida, entre ceguera, sordera y viudez. De sus 365 días no hubo uno solo feliz. A los escritorcitos que me odian porque no pueden escribir como yo, les regalo esta información, que seguramente será de su agrado.

*Los dos millones de franceses que vivían en Argelia, los llamados pieds noires – “pies negros”-, la mayoría nacidos allí, se vieron obligados a emigrar a Francia cuando Argelia se independizó. De los 40,000 franceses que vivían en Saint Dominge a fines de siglo XVIII, sólo se salvaron unos 10,000 que lograron huir a Cuba cuando los esclavos se rebelaron y llevaron a cabo la mayor matanza racial jamás vista en esta parte del mundo. 

Ahora los franceses tienen a su país lleno de argelinos y de negros. Aparte de futbolistas, ¿qué le han dado a Francia? – Razón tuvo De Gaulle cuando dijo que “la grandeur est fini”. 

*Dice Michelle Obama que durante años no soportó a su marido. La comprendo. Yo nunca lo he soportado y aún no lo soporto. Pero como todo es misterio en esa pareja, se ignora la causa del rechazo de Michelle. Los que rechazamos a Obama sabemos muy bien por qué, pero dudo mucho que a ella le moleste lo que me molesta a mí.

*Ya tenemos instalado un Congreso de mayoría republicana que espero les impida a los del Burro llevar a cabo su plan de destrucción de América. La exigua mayoría que lograron en el Senado ya se esfumó, al declararse independiente la senadora Krysten Sinema.

*Mientras, sigue la campaña que busca sacar a Donald Trump de la política. Nunca, que yo recuerde, un político americano había sido tan atacado desde los ya lejanos tiempos del senador Joseph McCarthy. Lo más inaudito es que se trata de uno de los mejores presidentes que han pasado por la Casa Blanca. Tal saña es un síntoma inequívoco de la corrupción del ambiente político en Estados Unidos, a lo que la mayoría de los periodistas de la prensa escrita y la televisión contribuyen con frenético entusiasmo.

*Murió Pelé, el único gran futbolista que he visto jugar en vivo. Fue en 1960, en el estadio de la Ciudad Universitaria de México, en un juego del Santos contra un equipo checoslovaco. Era realmente extraordinario.

*Hablar de Pelé es hablar de Brasil, donde el bandolerito de Lula Da Silva terminó por tomar posesión como Presidente después de unas elecciones “a lo Biden 2020”. Veremos si dura.

*El empeño de muchos RINOs en promover la candidatura de Ron DeSantis en el 2024, más que favorecer al Gobernador, lo que busca es evitar que Donald Trump sea nominado.

Trump es tan enemigo de Mitch McConnell como de Joe Biden, Nancy Pelosi, los Obama o los Clinton. Todos ellos comen en el mismo plato y chapotean en el mismo pantano. Es Washington vs América. Nuestro eficaz Gobernador podría ganar o no, pero a Trump sólo pueden derrotarlo apelando al fraude, lo que ya hicieron una vez, pero que les será muy difícil repetir en el 2024.

*Con motivo de la nueva edición de mi biografía del Che Guevara, una amiga de New York quiere que vaya a ese gélido lugar a impartir una conferencia sobre el calamitoso argentino. No tengo ningunas ganas de hacerlo, pero a esa muchacha no puedo decirle que no.

Si por fin la conferencia tiene lugar voy a concentrarme en lo inepto que era el personaje. Todos los argentinos que alcanzaron la fama han sido sumamente eficaces en la actividad en que se desempeñaron. Son justamente famosos. Escritores -Borges, Cortázar, Sábato-, científicos -tres ganadores del Premio Nobel, boxeadores -Luis Ángel Firpo, Pascual Pérez, Carlos Monzón-, futbolistas -Di Stefano, Maradona, Messi-, profesionales de la música – Gardel, Discépolo, Canaro, Piazzola-, líderes políticos -Sarmiento, Eva y Juan Domingo Perón. 

El Papa Francisco no me cae nada bien, pero nunca se me ocurriría tacharlo de inepto, que no se llega a Pontífice a base de fracasos.

Hay una excepción: Ernesto Guevara. El célebre Che Guevara no hacía nada bien. Como hombre de guerra siempre fracasó cuando debió enfrentar a un militar profesional con ganas de combatir como Ángel Sánchez Mosquera, Mike Hoare y Gary Prado. Como gobernante fue un completo desastre tanto en el Banco Nacional como en el Ministerio de Industrias. Como visionario no veía más allá de sus narices, y narizón no era. Sólo en una actividad se desempeñaba bien: escribir.

En Cuba editaron sus obras completas, aunque con el título de Obras Escogidas. Eran dos tomos de 500 páginas cada, uno que yo leí sin ningún esfuerzo. No es que fuera un gran escritor, pero el Che Guevara se dejaba leer.

Claro, no todos tienen la experiencia de lector que yo tengo. Yo soy -o era- capaz de leer cualquier cosa. Me leí Ulises, de Joyce, El Castillo, de Kafka. La Montaña Mágica, de Thomas Mann, Paradiso, de Lezama Lima. 

Se dice que son Obras Maestras. No dudo que lo sean. Pero a mí me parecieron ladrillos, lo que no me sucedió con las obras completas o escogidas del Che.

Cuando terminó Medicina y partió sin graduarse -nunca presentó Tesis de Grado- se dirigía a Venezuela. En aquellos años 50 lo único que se podía hacer en Venezuela era ganar dinero. En mi opinión, lo quería para irse a París a escribir, que es una bobería muy común entre los latinoamericanos eso de que, para escribir, París es el mejor lugar.

Como sabemos, no llegó a Venezuela. Cambió de rumbo y se fue a Guatemala, la Guatemala comunistoide de Jacobo Árbenz. 

Quizás en París hubiese escrito algo de valor, que las actividades a que se dedicó cuando cambió de rumbo no dejaron nada bueno.

*Nada bueno se puede esperar de Hakeem Jeffries, el recién nombrado líder de la minoría congresional demócrata. 

George Santos es un candidato republicano al Congreso que fue electo y luego acusado de mentirle a sus votantes sobre su vida. Parece que de todos modos tomará posesión como congresista, lo que le ha provocado una especie de histeria paroxismal al nuevo líder de la bancada demócrata. Dice Hakeem, y lo cito textualmente para que no digan que le atribuyo disparates a gente que me cae mal: “… tenemos que retomar el Congreso. Inmediatamente.” Ese adverbio es definitorio. No se trata de celebrar nuevas elecciones, sino de retomar el Congreso. A la brava este personaje lleva un nombre africano. – ¿Recuerdan a Hakeem Olajuwon, el gran basquetbolista nigeriano? – Quizá por eso se imagine que está en África. Pues no, señor Hakeem. Esto es América.

Temas similares…

Centenario de “La Faraona”

Centenario de “La Faraona”

Este mes se conmemora el centenario del natalicio de la cantante y actriz española Lola Flores. Nacida en Jerez de la...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish