JAN Y CUJE. Obama sacó al castrato de la lista de terroristas; Trump lo volvió a poner y Biden a sacar

Written by Libre Online

13 de diciembre de 2022

Por Roberto Luque Escalona

*Ron DeSantis no se ha dejado arrastrar por el bochinche de los RINOs en torno  a la visita a Trump de Ye y el supremacista desconocido. A McConnell y Pence les hubiese encantado sumarlo a su coro. Ojalá que siga así. Aunque los de “la Comisión de Embullo” que quieren convencerlo de que le dispute a Trump la nominación presidencial no cesan de alentarlo. 

*Dice Newt Gingrich que Biden no es tan inepto como parece; al menos, eso fue lo que entendí de su declaración sobre el Presidente. Quizás Biden se finge muerto para ver qué entierro le hacen. Gingrich lo conoce mejor que yo, no es lo que se dice un mentecato y trató a Biden durante muchos años, cuando ambos eran congresistas; aunque de eso hace bastante tiempo y lo de Biden parece ser más bien senilidad que estupidez.

Senilidad que me está atormentando. Imaginen que haga crisis y sea necesario sustituirlo. La sustituta sería Kamala Harris, una perspectiva realmente aterradora.

*Recuerden cuando Obama  sacó al castrato de la lista de gobiernos promotores del terrorismo. Trump lo volvió a situar en ella y Biden repitió lo hecho por Obama. Pues bien, en un largo artículo sobre el tema no se menciona ni de pasada a Joanne Byron-Chesimard, que adoptó el nombre de Assata Shakur, una asesina convicta y prófuga, refugiada hace décadas en la Cuba castrista, que figura entre los diez criminales prófugos más buscados y por la que se ofrecen dos millones de dólares a quien la entregue. Al parecer, yo soy el único que habla de ella. Hasta la convertí, con nombre y apellido, en personaje de la última novela que escribí, Assata Shakur en la Isla del Diablo, editada por Universal en el 2016.

El Diablo con quien se topa Assata es una estatua de Lucifer que lo representa en el momento de su rebelión contra Dios. Está en un patio interior del Capitolio habanero desde 1931. Durante esos 91 años sólo dos personas nos hemos dado por enterados de su presencia, una señora de apellido Estopiñán  y yo. Es obra del escultor italiano Salvatore Buemi, creador de la estatua de Martí que está en el parque La Libertad, de Matanzas y del monumento a Agramonte en Camagüey.

*Brittney Griner, la jugadora de basketball americana presa en Rusia por aparecerse allí con un derivado de la marihuana la está pasando negras en la colonia penal -campo de trabajo forzado- a donde la han enviado.  La peor cárcel americana es un hotel de cinco estrellas comparado con esas “colonia penales”. No debemos olvidar que Rusia no es, nunca ha sido y me temo que nunca será un país plenamente civilizado, lo que ha quedado demostrado una vez más con su comportamiento en la guerra de agresión a Ucrania.

*¡Última hora! Ya redactada la nota sobre Brittney Griner se anunció su liberación, en un canje por el que dicen que es el mayor traficante de armas del mundo. Espero que la atleta, que se ha mostrado repetidamente irrespetuosa con el himno nacional, haya aprendido a apreciarlo; al país y a su propia suerte por haber nacido en él.

*Creo que ya me referí a eso, pero quiero insistir en el empeño por borrar la palabra “marihuana”. Lo políticamente correcto es decir “cannavis”. Por supuesto, a mí, plin. La marihuana es lo que siempre ha sido y lo que siempre será; una droga.

*En Argentina parece que han acabado con la exitosa carrera política de la Vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner. Seis años de cárcel e inhabilitación definitiva para cargos públicos. “Esa vieja es peor que el Tuerto”, dijo de ella el deslenguado ex Presidente   de Uruguay y ex tupamaro José Mujica. “El Tuerto” era el difunto Presidente Kirchner, que era  bizco, no tuerto.

Mujica, ese viejo ex terrorista devenido Presidente tiene eso que llaman “una lengua viperina”. Cuando estuvo en Cuba, lo llevaron al llamado Punto 0 para que saludara a Fidel. Su comentario posterior no tiene desperdicio. “Es un viejito chocho”.

*Mientras en Argentina “truenan” a Cristina, en Perú, el Presidente Pedro Castillo, el del sombrero,  ha sido depuesto y arrestado por intentar establecer una dictadura tras declarar disuelto el Congreso.

*Por último -hasta ahora-, el ejército brasileño ha desconocido la victoria  electoral del izquierdista Lula Da Silva, al parecer obtenida por medios fraudulentos. Está en candela la América del Sur.

*Donde no pasa nada, es decir, nada bueno y nada nuevo, es en Cuba. No es que yo le desee la muerte, pero Raúl Mirabal, alias Raúl Castro, debería morirse de una buena vez para que al menos haya un entierro multitudinario.

*Cuando algo, sea lo que sea, nos sale bien, es natural que intentemos repetirlo. El “pucherazo” del 2020, que llevó a la Casa Blanca a un viejo politiquero que ni siquiera  hizo campaña, fue una obra maestra de truhanería. Por eso, que hayan intentado repetirla  en las elecciones para  la gubernatura de Arizona me parece perfectamente lógico. Pero dice un refrán, no necesariamente acertado, que nunca segundas partes fueron buenas. La candidata republicana, Kari Lake, ha armado la de a-mi-sí-que-no, con demanda judicial y todo, y estas son las horas en que no hay una definición.

Por cierto, me parece recordar que fue precisamente Arizona uno de los estados en que fue más evidente el fraude del 2020.  

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish