JAN Y CUJE

Written by Libre Online

21 de mayo de 2024

*Los musulmanes han creado un método muy eficaz para pasar de agresores a víctimas. Atacan, matan, se retiran y cuando los israelíes se lanzan contra ellos comienzan los reclamos por el cese del fuego y las acusaciones contra Israel. La eficacia, si así puede llamársele, consiste en que medio mundo cree o aparenta creer sus acusaciones. Ahora mismo está teniendo lugar un episodio de esa especie de sangrienta novela por entregas. Es imposible negar el criminal ataque contra personas pacíficas perpetrado por los musulmanes que gobiernan la Franja de Gaza, pero ellos no necesitan negarlo. Ahora son víctimas. Siempre lo son.

*Creo que ya lo he dicho, quizás más de una vez, pero quiero repetirlo: en algún momento, en época cercana o lejana, hubo un estado, reino o república llamada “Palestina”,  nombre inventado cuando Roma señoreaba por el Emperador Adriano, a quien los judíos le tenían la vida hecha cuadritos con sus constantes revueltas, de modo que los expulsó y, no contento con eso, le cambió el nombre  al territorio, que de Judea pasó a ser Palestina, una deformación de “Filistine”, palabra derivada de “filisteos”, un  pueblo insignificante derrotado y disperso por los judíos, cuyos únicos personajes conocidos, Goliat y Dalila, deben su renombre a que son mencionados en la Biblia hebrea.  Pues resulta que los árabes, que en aquel entonces eran nómadas del desierto, que nunca habían puesto un pie en el territorio al este del río Jordán y el Mar Muerto, ahora se denominan “palestinos” y dicen que ese territorio en el que nunca señorearon les pertenece.

* A Kristi Noem, Gobernadora de South Dakota, mencionada reiteradamente como posible compañera de boleta de Donald Trump, la quieren descalificar por haber matado un perro al que era necesario matar. Hay perros de mala índole como personas de igual condición. Con unos y con otros es imposible convivir. Si Biden fuera una persona responsable hace rato que hubiera “puesto a dormir” a ese perro suyo que ya ha mordido como a veinte. 

*Traer refugiados árabes del último conflicto con Israel – es lo único que nos faltaba.  Hell, No! Como si ya no tuviéramos aquí bastante gentuza anti-americana. De aquellos inmigrantes para los que “América” era una palabra mágica a esos somalíes de Minnesota que odian todo lo que este país significa, que son demasiado diferentes como para convertirse alguna vez en americanos.    

*Extraño comportamiento el de las orcas de Gibraltar. La orca, llamada Killer Whale (ballena asesina) por los angloparlantes, es un animal poderoso, capaz de enfrentar con éxito a casi todos los depredadores marinos. Pero no se muestran agresivas con los seres humanos. Ese comportamiento parece haber cambiado con las orcas de las aguas del Atlántico cercanas al Estrecho de Gibraltar, donde hace poco unas orcas atacaron un yate haciéndolo naufragar.  Los que iban en la embarcación atacada se salvaron gracias a la rápida intervención de los tripulantes de otro yate que navegaba cercano al lugar del ataque. Orcas hay en las aguas del Pacífico a lo largo de California y nunca ha ocurrido allí algo parecido.

*¡Rebeliones ante la Santa Sede! Algo realmente inaudito. Unos empleados del Papado han contratado una abogada famosa para su conflicto con el Vaticano por asuntos de sueldos. Con un Papa como Francisco cualquier cosa puede ocurrir. Que, si es argentino, lo que para algunas personas, no para mí, es un defecto. Que si es jesuita. Que es partidario de la Teología de la Liberación. Además, el Papa Francisco es muy viejo, nació el mismo mes del mismo año, trece días después que yo, que quién sabe los desmadres que armaría si fuera Papa.

Unas monjas clarisas han ido más allá que los litigantes, abandonando la tutela de la Iglesia y acogiéndose a la disciplina del obispo Pablo de Rojas, excomulgado por el Vaticano.     

*Quizás sea mi deficiente inglés, pero lo cierto es que no comprendo el entusiasmo de Donald Trump por el personaje de Hannibal Lecter, un ser absolutamente perverso, aunque también un enfermo mental. Claro, si todos los enfermos mentales fueran como el doctor Lecter habría que bombardear los manicomios con bombas de alto poder.  Como diría un presidiario cubano acostumbrado a convivir con la maldad: ¡Qué malo era ese blanco, asere!   

 *“Cada oveja con su pareja” era una afirmación en la que mi madre creía a pie juntillas. Recuerdo las miradas paralizantes que le dedicaba a Mireya Pupo, una muchachita del batey de Báguanos que parecía estar interesada en mí. No, Mireya, una belleza de doce años, no era “de color”. Era rubia, pero muy pobre. Su padre trabajaba paleando bagazo a los hornos donde se originaba la electricidad que consumía el ingenio. Mireya era preciosa pero quizás ni ella ni su familia hubiesen podido adaptarse a nuestra manera de vivir. A pesar de su hermosura, no hubiera lucido bien junto a Mirta Socarrás, Teresita Vilasuso, Irene Llenín y otras bellezas holguineras. Se dice que el amor lo puede todo. Yo diría que casi todo.   

*Unas niñas musulmanas atacaron a otra niña por ser “infiel”, o sea, por no compartir sus creencias. El suceso ocurrió en Minnesota, estado donde se ha agrupado la absurda inmigración musulmana. Lo absurdo no es culpa de los que llegaron, sino de quienes les permitieron venir.  Y que nadie venga a pelarme la paciencia con acusaciones de intolerancia, que no hay intolerancia mayor que llamar “infiel” a quien no comparte tus creencias, y eso es lo que hacen los musulmanes.                           

Temas similares…

Centenario de Roberto Ledesma

Centenario de Roberto Ledesma

En los próximos días, el admirado cantante cubano Roberto Ledesma cumple 100 años de edad. Nacido en La Habana el 24...

0 comentarios

Enviar un comentario