Homenaje a Antonio Maceo

8 de diciembre de 2021

El Titán de Bronce

7 de Diciembre

Se conmemora a su vez el sacrificio de todos aquellos que luchando por la libertad de Cuba cayeron en pleno combate.

Nace Antonio de la Caridad Maceo Grajales en Majaguabo, San Luis, Santiago de Cuba, el 14 de junio de 1845. Hijo de Marcos Maceo, de origen venezolano y de la cubana Mariana Grajales Coello. Dos meses después es bautizado en la iglesia de Santo Tomás Apóstol de la ciudad de Santiago de Cuba.

El 10 de octubre de 1868  Carlos Manuel de Céspedes, en su ingenio La Demajagüa, con un puñado de hombres mal armados, se lanza a la manigua al grito de ¡Viva Cuba Libre!  La noche del 12 de octubre Antonio Maceo se alza en armas como soldado -en unión de sus hermanos  José y  Justo- con las fuerzas del capitán Juan Bautista Rondón.  

Durante los primeros días de noviembre gana el grado de teniente bajo las órdenes del coronel Juan Monzón, oriundo de Islas Canarias. Después, a las órdenes directas del general Donato Mármol, es ascendido a capitán y nombrado Jefe del Batallón de Majaguabo.

A los 23 años de edad ya es capitán abanderado; más tarde obtiene el grado de comandante por su desempeño en la defensa de Bayamo. Por las exitosas operaciones en Mayarí y Guantánamo es ascendido a teniente coronel.  

En 1872 el presidente Céspedes le otorga el grado de coronel por sus victorias ante el Ejército español. En el combate en Mangos de Mejías en 1877 Maceo recibe ocho heridas de balas. Durante su convalecencia empieza a efectuarse negociaciones para el cese de las hostilidades entre el Ejército Libertador cubano y el Ejército español en Cuba. En tanto es ascendido a Mayor General.

El 15 de marzo se efectúa la entrevista con Arsenio Martínez Campos en la zona de Mangos de Baraguá donde hace saber su total rechazo al Pacto del Zanjón.

Protesta de Baraguá

Finalizada la Guerra Grande, Maceo embarca rumbo a la vecina isla de Jamaica. En agosto de 1879 participa en otra intentona revolucionaria –la Guerra Chiquita-, junto con Calixto García, Guillermo Moncada, José Maceo, etc.

Abril 1, de 1895 –respondiendo al levantamiento del 24 de Febrero ordenado por José Martí- regresa a Cuba desembarcando en Duaba, Baracoa, en la goleta Honor, iniciándose a partir de ese momento una serie de combates donde se destaca la batalla de Paralejo -en julio del mismo año-. Nuevamente en Mangos de Baraguá –ahora en enero 1896- da comienzo a la Campaña de Occidente arribando al sur de la provincia de La Habana para el 13 de marzo  originándose allí el ataque e incendio de Batabanó.

Dos días después se interna en la Provincia de Pinar del Río a combate  casi todos los días, sobresaliendo la batalla de Cacarajicara. Para el 4 de diciembre -bajo torrencial lluvia- cruza la bahía de Mariel, y la línea defensiva de la  trocha Mariel-Majana, en su intento por regresar a La Habana para dirigirse a Las Villas con el propósito de reunirse con el Generalísimo Máximo Gómez.

Estando acampado en Punta Brava, aproximadamente a las tres de la tarde, se produce la escaramuza de San Pedro -Hoyo Colorado-, contra la columna del comandante Francisco Cirujeda, en la que se produce desdichadamente la caída del Mayor General.

Según documento en poder de Máximo Gómez sabemos que Antonio Maceo “ensilló él mismo su caballo, tarea que nunca confió a nadie, y ordenó que buscasen a un corneta que llamara a las fuerzas cubanas a concentrarse para el contra-ataque. Batalla que no fue favorable a los cubanos.

 Regresando al campamento es herido:  cae por el lado izquierdo de su caballo, presenta una herida lado derecho de la mandíbula inferior ocasionando fractura de la mandíbula, lesionada la carótida y salida del proyectil por el lado izquierdo del cuello.

De él había dicho Arsenio Martínez Campos, después del Pacto del Zanjón:

“…Su ambición es enorme, su coraje grandioso, su prestigio inmenso entre sus compatriotas.  Es un hombre de talento natural…”

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish